Capital de trabajo: ¿Qué es y cuáles son sus tipos?

Conocer el carácter fundamental del capital de trabajo hará que tu empresa no corra los riesgos que esto conlleva; la importancia de un control, de un análisis de trabajo puede ser beneficioso para la compañía y su futuro. 

Por eso te invitamos a que leas este artículo y despejes todas las dudas que tengas sobre ello. 

¿Qué es el capital de trabajo?

El capital de trabajo es el dinero que posee una empresa y permite que funcione de manera correcta desde el inicio, pues se utiliza para pagar insumos, salarios y las obligaciones financieras contraídas. Esto permite que el negocio se mantenga en funcionamiento en el corto plazo.

Para que una empresa funcione, no solo es necesario realizar una inversión inicial en equipos activos, infraestructura sino que una vez en actividad debe haber una parte del dinero circulando entre las compras y ventas. 

¿Por qué es importante el capital de trabajo?

Muchos negocios fracasan por no tener en cuenta el capital de trabajo que necesitan para funcionar una vez que el negocio está en marcha; esto hace que el negocio empiece o se quede sin fondos disponibles para operar y se pierde el equilibrio patrimonial.

Este desequilibrio patrimonial puede llevar al cierre de negocios que serían más viables a largo plazo. El acceso al crédito resulta vital para que los emprendimientos puedan ampliar o reforzar el capital de trabajo que necesitan para sostenerse en el mercado y poder crecer. 

¿Cómo se calcula el capital de trabajo?

Hay muchas formas contables y matemáticas para poder determinar el capital de trabajo sin embargo hay una forma simple que consiste en calcular el costo promedio diario que requiere el negocio para funcionar sin dificultades de abastecimiento de insumos, planillas, alquileres, gastos fijos y otras obligaciones y multiplicar este valor por el número de días promedio que deberá financiar con capital de operación. 

Es importante contar con suficiente capital de trabajo para operar durante tres meses y evitar un desequilibrio financiero, aunque todo depende del giro del negocio. 

¿Cuáles son los componentes del capital de trabajo?

Para calcular el capital de trabajo de una empresa se debe comenzar realizando la resta entre activos y pasivos:

Activos: se corresponden con el dinero en efectivo, las deudas o facturas pendientes de cobro y  los equipos o edificios en posesión de la entidad. A estos últimos habrá que restar una depreciación en caso de que se haya producido.

Pasivos: los gastos de la entidad y las deudas. Mediante esta resta, se obtiene una cantidad correspondiente al conocido como patrimonio neto. Para continuar y acceder a la cifra del capital social, se deberá llevar a cabo la siguiente operación: Patrimonio neto – Reserva legal – Resultados de anteriores ejercicios. Cada uno de estos elementos se corresponde con la siguiente definición:

Patrimonio neto: la resta de los pasivos a los activos de una empresa.

Reserva legal: Un dinero que la empresa debe retener como ahorro de forma obligatoria de sus beneficios. La finalidad de esta reserva legal es asegurar la correcta financiación de la empresa y la cobertura ante pérdidas. Se establece que se debe retener un 10% de los beneficios anuales para destinarlos a la reserva legal hasta que esta sea igual al 20% del capital social.

Resultados de anteriores ejercicios: El cálculo de los beneficios o pérdidas que hayan tenido lugar en el año anterior. El resultado de esta operación (restar la reserva legal y el resultado anterior al patrimonio neto) supondrá la cifra del capital social de una empresa. Esta incluirá tanto elementos dinerarios como no dinerarios.

¿Cuáles son los tipos de capital de trabajo?

Existen tres tipos de capital de trabajo: el capital social, el capital contable y el capital de trabajo que ya desarrollamos anteriormente. 

El capital social: es la inversión inicial realizada por los socios o accionistas de una empresa para ponerla en funcionamiento; esta inversión se registra en el contrato social y se puede hacer tanto en dinero como en bienes.

El capital social coincide con todo lo que los socios invirtieron, por ejemplo, en las instalaciones y en el mantenimiento de las actividades en los primeros meses de la empresa, antes de que comenzara a dar ganancias y a mantenerse;

Es fundamental que el valor del capital social sea coherente con la realidad de la empresa para asegurar el mantenimiento dentro del régimen societario elegido y facilitar posibles líneas de crédito. 

El capital contable: se entiende por capital contable la diferencia entre el activo y el pasivo de una empresa. Es el reflejo de las inversiones de los propietarios de una empresa; dicho de otro modo es el patrimonio con el que cuenta la empresa. 

Las formas con las que se conoce el capital contable son: capital líquido, capital neto, capital propio, patrimonio y está conformado por las siguientes cuentas: capital social o aportaciones de los socios de la empresa, reservas, dividendos decretados en acciones, superávit de capital, utilidades del ejercicio y utilidades retenidas. 

¿Qué factores afectan el capital de trabajo?

Las pequeñas empresas debido a su tamaño y estructura tienen una serie de limitaciones, ya que no gozan del mismo grado de estabilidad financiera ni de eficiencia operativa que los competidores con mayor capacidad económica y tecnológica. Por lo tanto, sería imprescindible que los rubros de activos en los que se invierten ciertas cantidades de capital, tales como cuentas por cobrar, inventario, y cuentas por pagar sean bien administradas para de esta manera maximizar la rentabilidad de estas inversiones. 

Las partidas que conforman el Capital de Trabajo tales como: efectivo, inversiones temporales de efectivo, cuentas por cobrar e inventarios, se ven afectados por distintos factores variando en su monto. Las necesidades de Capital de Trabajo de un negocio en particular dependen de lo siguiente:

a. Actividad del Negocio

El giro del negocio es el que determina la necesidad de Capital de Trabajo, pues no todas las empresas necesitarán la misma proporción de capital de trabajo, por ejemplo una empresas industriales requerirán de mayor cantidad de capital de trabajo que una empresa de servicios puesto que la industrial necesitará una mayor inversión en materias primas, producción en proceso y artículos determinados.

b. Tiempo requerido para la obtención de la mercadería y su costo unitario

Mientras mayor sea el tiempo requerido para la fabricación de la mercadería o para la obtención de las mismas, mayor cantidad de Capital de Trabajo se requerirá y esta variará dependiendo del costo unitario de la mercadería vendida.

c. Volumen de Ventas

Existe una relación directa entre el volumen de ventas y las necesidades de Capital de Trabajo, debido a la inversión de éste en costo de operación, inventarios y cuentas por cobrar. Es lógico que a medida que se amplíe el volumen de las operaciones, la cantidad de Capital de Trabajo requerido será mayor, aunque no necesariamente en proporción exacta al crecimiento.

d. Condiciones de Compra

Las condiciones de compra de las mercaderías determinan que los requerimientos de Capital de Trabajo sean mayores o menores. Mientras más favorables sean las condiciones de crédito en que se realizan las compras, menor será la cantidad de efectivo que se invierta en el inventario.

e. La Rotación de Inventarios y Cuentas por Cobrar

Cuanto mayor sea el número de veces que los inventarios son vendidos y repuestos, menor será la cantidad de Capital de Trabajo que hará falta, la rotación elevada de inventarios debe estar acompañada de una elevada rotación de cuentas por cobrar para que el Capital de Trabajo no esté inmovilizado y de esta manera esté disponible para usarse en el ciclo de las operaciones.

f. Riesgo de una baja de valor del Activo Circulante

Una baja o disminución en el valor real en comparación con el valor de libros de los valores negociables, los inventarios y las cuentas por cobrar dará como resultado un Capital de Trabajo disminuido; entonces, mientras más grande sea el riesgo de una pérdida tan mayor será el importe del Capital de Trabajo que deba tener disponible a fin de mantener el crédito de la empresa.

¿Qué tipo de indicador es el capital de trabajo?

El capital de trabajo también es utilizado como medida de liquidez; la diferencia es que los ratios de liquidez miden la proporción entre los recursos de la empresa y sus obligaciones a corto plazo. Por otro lado, el capital de trabajo se enfoca en los recursos mismos, restando los pasivos a corto plazo de los activos circulantes. 

Un resultado positivo indica que la entidad tiene suficientes recursos para financiar su operación, el sobrante son recursos adicionales que pueden invertir en sí mismos. 

¿Qué significa un capital de trabajo alto?

Un capital de trabajo alto o positivo indica que el negocio tiene más que suficientes recursos para llevar a cabo su operación sin que sus obligaciones le causen algún problema y permitiendo usar parte de esos mismos recursos para invertir en el mismo negocio.

Aunque funciona como una medida de eficiencia operacional de una entidad debido a que funciona de manera similar a la liquidez, tener un alto capital de trabajo no siempre es lo ideal para una empresa. 

Cuando vemos solamente el concepto de liquidez, mientras mejor sea la capacidad de repago de una entidad, es mejor su salud financiera, por otra parte, ver un capital de trabajo muy alto puede indicar que la empresa cuenta con activos que no están siendo utilizados, como efectivo en exceso que no se ha invertido y solo está perdiendo valor debido a la inflación o inventarios adicionales que la empresa no ha logrado vender. 

¿Cómo manejar un exceso del capital de trabajo?

  • Incrementar la participación de los costos variables en la estructura de costos de la empresa. A menor proporción de costos fijos a variables, menor será la necesidad de capital de trabajo y viceversa.
  • Optimizar el ciclo operativo de caja, esto es disciplinar los cobros y pagos, poniendo fechas límites y esforzándose por cumplirlas.
  • Reducir la rotación de las cuentas por cobrar, en este punto, debe analizarse por separado las cuentas tomando en cuenta su antigüedad..
  • Optimizar la rotación de los inventarios y activos fijos, (habitualmente en estos rubros es donde mayores costos “ocultos” existen debido a las inmovilizaciones).
  • Poseer alternativas de inversión en activos líquidos de manera que puedan reducir el riesgo financiero.
  • Financiar parte del capital de trabajo con deuda de corto plazo, principalmente proveedores, esto significa que estamos aprovechando adecuadamente el crédito de los proveedores.
  • Disponer de más medios de cobranzas de manera que los clientes puedan acceder a mayores alternativas de pago.

¿Qué pasa si se disminuye el capital de trabajo?

Cuando una empresa tiene un capital de trabajo de $0 o negativo, porque su activo corriente es igual o inferior a su pasivo corriente, la empresa corre un gran riesgo de no tener liquidez.

Aunque esto no quiere decir que la empresa no pueda operar, sí se debe considerar tomar medidas para mejorar esta situación, tales como revisar las políticas de recaudo de cartera o mejorar su estructura de capital.

El capital de trabajo neto disminuye cuando:

  • Reduce las cuentas del patrimonio.
  • Reduce el pasivo no corriente.
  • Aumenta el activo no corriente.

¿Cuáles son los riesgos de no controlar el capital de trabajo? 

Toda empresa necesita de Capital de Trabajo para continuar su crecimiento por tal razón las dificultades en el manejo de este puede originarse con cualquier cambio principal en el volumen o naturaleza de las operaciones, existen ciertas situaciones en las cuales no se le brinda el uso eficiente, entre las cuales podemos considerar:

El no otorgar la debida importancia al rubro de cuentas por cobrar que integran el capital de trabajo contribuyendo al quiebre del negocio.

El que las empresas crean que su finalidad es vender teniendo en cuenta solo el volumen de las ventas sin considerar el buen manejo de una óptima política de créditos porque creen que vendiendo van a incrementar sus utilidades, pues a mayor venta más utilidad; sin embargo lo que se está haciendo es un círculo vicioso de convertir valores de una cuenta a otra, es decir, de existencias a facturas por cobrar.

Este tipo de empresas, muestran en sus balances muy buenas utilidades, pero si se analiza cuál ha sido el uso real que se le ha dado podemos notar que se encuentran acopiados en el rubro de las cuentas por cobrar. Lo que se está consiguiendo con esto es sencillamente mantener en la empresa una necesidad constante de efectivo para poder financiar los inventarios que se transforman en cuenta por cobrar.

La mala utilización del capital de trabajo debido a la deficiente dirección, organización y control de la empresa conllevarían a una inadecuada planificación de ventas llevando a la empresa al fracaso, pues la empresa emplearía el disponible en situaciones en las que no amerita una utilización conveniente.

Si en la distribución de sus productos no existe un adecuado control, la empresa estará empleando mal sus recursos pues muchos de estos canales de distribución están mal orientados y sus políticas de precios mal planeados; que podrían superarse con una adecuada administración basada en la planeación de compra y venta.

Por lo tanto se debe tener en cuenta que mientras mayor sea la rotación de inventarios vendidos y repuestos menor será el importe del capital de trabajo que hará falta. Una rotación más elevada de inventarios deberá venir acompañada de una cobranza de cuentas por cobrar relativamente rápida.

¿Qué ventajas y desventajas presenta el capital de trabajo?

a. VENTAJAS:

El Capital de Trabajo adecuado es esencial porque sin él los problemas son inevitables. Aunque el pasivo circulante se paga con los fondos generados por el activo circulante, el capital de trabajo debe ser suficiente, en relación al pasivo circulante para permitir un margen de seguridad.

  • Cuando una empresa cuenta con un capital de trabajo adecuado no sufrirá problemas de liquidez, es más le permite a la empresa las siguientes ventajas:
  • Hacer frente a los aspectos adversos que le ocasionan a la empresa la inflación y/o devaluación de la moneda tan perjudicial al activo circulante.
  • Proteger la solvencia técnica y aprovechar descuentos por pronto pago.
  • Realizar esfuerzos para mantener siempre la solvencia y prestigio comercial, para acceder a créditos tanto de proveedores, como bancarios, en épocas de emergencia.
  • Hacer posible que se cuente con un stock necesario que le permita atender satisfactoriamente las demandas de los clientes.
  • Mantiene la eficiencia ya que un capital de trabajo amplio impide la declinación en ella, que se establece cuando las operaciones se entorpecen debido a falta de material y por retardos para obtener los abastecimientos. Una producción constante significa trabajo constante para los empleados, lo que eleva su moral, aumenta su eficiencia, abate los costos.

b. DESVENTAJAS:

Las empresas que tienen exceso de Capital de Trabajo, por los rubros de efectivo, sus valores negociables son motivo de preocupación por esta situación tan desfavorable como un Capital de Trabajo insuficiente, debido a que no son usados productivamente.

Frente a esta tendencia existen dos criterios de los gerentes o administradores de las empresas en cuanto al manejo de la liquidez, estas son:

  • Los que prefieren no tener problemas con los acreedores dando un margen amplio de seguridad a una empresa, cumpliendo oportunamente con sus obligaciones, es decir utilizan sus recursos en forma limitada, por lo que sus utilidades generadas por su lenta rotación son pequeñas.
  • Los gerentes o administradores, que utilizan al máximo el capital de trabajo, dándole a éste mayor rotación, pero están en constante peligro de que sus obligaciones lleguen a su vencimiento y no cuenten con disponible para pagarlas y el resultado sería pérdida del margen de crédito. Esta posición ofrece utilidades más amplias pero con mayor riesgo.

¿Cuál es la importancia de la administración del capital de trabajo y de activos corrientes?

La importancia de la administración del capital de trabajo es indispensable dado que la viabilidad o la capacidad de la empresa depende de la capacidad del gerente de finanzas de mejorar de manera efectiva las cuentas por cobrar, el inventario y las cuentas por pagar. 

La meta de la administración del capital de trabajo o administración financiera a corto plazo es manejar cada uno de los activos corrientes (activo circulante, propiedades o derechos de la empresa que se pueden convertir en efectivo)  de la empresa.

Para lograr un equilibrio entre la rentabilidad y el riesgo que contribuye de manera positiva al valor de la empresa; la administración del capital de trabajo reviste de una gran importancia para las empresas pues incluso se ha determinado que la mayor parte del tiempo la administración financiera lo dedica a la administración del capital de trabajo; esto se sostiene a través de investigaciones que indican que los administradores utilizan al menos 30 horas a la semana a esta tarea. 

Continúa leyendo.

Recibo: ¿Qué es? ¿Cómo y cuándo se emite?

Nota de crédito: ¿Qué es y para qué sirve?

Liberalismo económico: ¿ Qué es, cómo surge y cuáles son sus ideas?

IVA en México: ¿Quién creó? ¿Cuáles son las tasas?

Contabilidad ¿Qué es? ¿Cuál es su objetivo y estructura?

Balance general: ¿Qué es y cómo se realiza?