Flujo de Caja: ¿Qué es y cómo se calcula?

El flujo de caja es uno de los indicadores más importantes, ya que brinda información sobre los ingresos y gastos, permitiendo determinar la solvencia y liquidez del negocio; además es un indicador clave de la salud económica de una empresa. 

En este artículo te contamos todas las características y lo que necesitás saber sobre el flujo de caja. 

¿Qué es el flujo de caja?

Un flujo de caja se trata de un informe que se realiza para determinar los ingresos que se pueden generar en una empresa durante un tiempo determinado, así como los gastos, costos y todas aquellas obligaciones que surgen a lo largo del desarrollo de esta.

Una vez que se tenga la información de los ingresos y egresos se puede determinar cuál es el estado de una empresa durante un período, por ejemplo, mensual, trimestral, semestral o anual. 

¿Cómo se calcula el flujo de caja?

El flujo de caja neto se refiere al efectivo que entra y sale de la empresa; y se calcula agregando el beneficio neto a las amortizaciones realizadas en el período, a través de la siguiente fórmula básica: 

Flujo de caja = Beneficios netos + Amortizaciones + Provisiones + Cuentas por pagar – Cuentas por cobrar. 

Si el estado de flujo es positivo, indica que los ingresos de la empresa han sido mayores que los gastos, pero si es negativo significa que se ha gastado más de lo que ha ingresado. 

Con los datos que se obtienen del flujo de caja se pueden anticipar futuros déficit o superávit dentro de la empresa. Gracias a esta información se puede buscar la financiación más conveniente o se puede también colocar el excedente en inversiones que sean rentables. Sirve también para lograr establecer una base sólida para mantener la solicitud de créditos, como parte de un plan de negocios responsable. 

Flujo de caja positivo y flujo de caja negativo

El flujo de caja positivo indica que los activos corrientes de la empresa están aumentando, lo que le permite liquidar deudas, reinvertir en el negocio, devolver dinero a los accionistas, pagar los gastos y proporcionar un amortiguador contra futuros desafíos. 

El flujo de caja negativo se refiere a situaciones en donde las salidas de efectivo son mayores que los  ingresos. 

¿Cuáles son los tipos de flujo de caja?

Los tipos de flujo de caja son: 

  • Operativo: cantidad de dinero en efectivo que entra y sale de la empresa mediante las operaciones directamente relacionadas con el ejercicio de su actividad, sin tener en cuenta los costes de financiación. 
  • Financiero: movimientos en efectivo de las inversiones financieras de la empresa relacionadas con su actividad, como el pago de los créditos o el efectivo recibido de la emisión de acciones. 
  • Inversión: cantidad de dinero ingresada o gastada según las inversiones de la empresa, generalmente en productos financieros que se pueden convertir fácilmente en liquidez, así como en la compra de inmuebles e inmovilizado tangible o intangible. 

¿Qué se debe incluir en el flujo de caja?

Con los datos que obtenemos del flujo de caja podemos anticiparnos a futuros déficit o superávit dentro de la empresa. Gracias a esta información se puede buscar la financiación más conveniente o se puede también colocar el excedente en inversiones que sean rentables. Sirve también para lograr establecer una base sólida para mantener la solicitud de créditos, como parte de un negocio responsable. 

Los elementos del flujo de caja y que conforman su estructura son los siguientes: 

  • ingresos afectos a impuestos
  • egresos afectos a impuestos
  • gastos no desembolsables
  • utilidades antes de los impuestos
  • impuestos
  • utilidades después de los impuestos
  • ajustes por gastos no desembolsables
  • egresos no afectados por impuestos
  • ingresos no afectados por impuestos 

Por otra parte las características del flujo de caja es que toma en cuenta las entradas y salidas de caja o efectivo en un período determinado de tiempo, trabaja correctamente con las cifras exactas de ingresos y gastos, ayuda a conocer donde se genera el dinero de la empresa, actúa como un indicador importante de la liquidez que tiene una empresa y además, se calcula por medio de una matriz o cuadro que tiene una serie de columnas y filas. 

¿Cuáles son las ventajas del flujo de caja?

Un flujo de caja es un informe financiero que muestra los detalles de la salida y las entradas netas de dinero que tiene una empresa o proyecto en un período determinado. 

Un flujo de caja tiene ventajas como: 

  • brindar información acerca de la capacidad de la empresa para pagar sus deudas
  • conocer de manera rápida la liquidez de la empresa
  • tomar decisiones más certeras. 

¿Cómo puedo hacer un flujo de caja personal? 

El flujo de caja personal (FCP) es una herramienta que permite administrar tu dinero y detectar posibles problemas de liquidez. 

En primer lugar, se deben identificar los ingresos, estos incluyen toda aquella cantidad de dinero obtenido o recaudado mediante: sueldo, interés de ahorro o inversión, arrendamiento, entre otros. 

También deben tener en cuenta los gastos, estos son todo el dinero que se utiliza para necesidades vitales como vestir, comer, gastos del hogar, transporte; además es importante tener en cuenta gastos fijos y variables, gastos hormiga y priorizar los gastos. 

Para crear un flujo de caja es necesario: 

  • Elaborar una columna para ingresos y otra para gastos
  • Detalla en cada columna, todo el dinero que recibiste el mes anterior y todo lo que gastaste
  • Suma los totales de cada columna, de manera que vas a obtener un monto de ingresos totales y un monto de gastos totales
  • Aplica la siguiente fórmula: Flujo de caja = ingresos totales – gastos totales.

Una vez que aplicas esta fórmula conocerás cuál es tu flujo de caja: ¿te sobre dinero? ¿no te sobra ni te falta? ¿te falta dinero para cubrir tus gastos? 

Tan importante cómo saber calcular tu FCP es saber qué hacer con el resultado ya que tu aptitud financiera se mide en la inteligencia con la que administras ese dinero. 

Todas las empresas deben ser rentables y para eso, las finanzas internas deben estar en orden. Sin embargo, muchas empresas se quedan cortas en sus flujos de caja, quedan en cero o negativo. 

Si tu empresa se encuentra frente a esto, para mantener un flujo de caja sano se debe considerar. 

  • Reducir costos
  • Aplicar orden 
  • Organizar pagos
  • Tener un Plan B

¿Cómo puedo hacer un flujo de caja para empresas?

Es ideal que el flujo de caja se haga de manera anticipada, tomando la información de lo que conocemos y que podemos estar seguros de que vamos a predecir. De esta manera podemos saber cuáles son nuestras fuentes de ingresos y gastos regulares, para poder prever y tomar decisiones acertadas. 

  1. Lo principal es establecer el periodo de ingreso para nuestro flujo de caja, bien sea diario, semanal, mensual, trimestral o anual. Los startups y pymes suelen hacer flujos de caja diarios, semanales y mensuales, mientras que las grandes, que ya llevan en el mercado muchos años, suelen optar por los flujos de caja trimestrales o anuales. 
  2. Establecer el saldo inicial: el siguiente paso es establecer el saldo inicial; este saldo es el dinero, generalmente el capital inicial que hemos usado para constituir la empresa (si es nueva) o el dinero que sobró en caja del periodo anterior y que podemos utilizar en pagos de servicios, salarios, deudas y otras cosas.
  3. Agregar los ingresos: los ingresos de una empresa son todas aquellas fuentes que permiten incrementar el dinero en caja y que están disponible para utilizarse. En el flujo de caja solo se debe incluir el dinero que tengamos a la mano, es decir, aquel que podamos gastar. Dentro de este informe podemos incluir los cheques o las cuentas por cobrar solo si sabemos en qué fecha lo vamos a cobrar ya que aunque el dinero que ha entrado en la empresa y que sí se incluye en otros informes no disponemos de ese dinero en caja para utilizarlo. 
  4. Calcular el total de los ingresos: no es más que la sumatoria de todas las ventas y fuentes de ingresos que hemos tenido en el periodo establecido.
  5. Agregar los egresos: equivalen a los gastos que tenemos durante el periodo establecido en nuestro flujo de caja. En esta cuenta entran las compras que salgan de caja, sin importar si son útiles o no a la empresa. Los desembolsos que no se hagan de contado, como pagas o proveedores, se deben registrar en la fecha de desembolso. De igual manera, los gastos de nómina, incluso dos de la seguridad social, se incluirán en los egresos como previsión y se anotarán en el mes que se efectúen. 
  6. Calcular el total de egresos: tal como los ingresos, los egresos se suman para obtener el total. 
  7. Calcular el flujo neto: una vez que tenemos el total de ingresos y el total de egresos establecidos, sumamos el saldo inicial con el total de ingresos y luego le restamos el total de egresos. El saldo puede resultar positivo, negativo o neutro. 
  8. Para el segundo mes se repite el mismo proceso: se toma el saldo inicial, a los ingresos se le suman los gastos efectuados y se sacan los egresos. Sumamos saldo inicial con el total de ingresos y luego restamos el total de egresos para obtener el flujo neto. 

¿Cómo aumentar el flujo de caja?

Un flujo de caja sano y al día nos permite obtener las alertas necesarias y en los momentos precisos para evitar riesgos de quiebre en la empresa y estos tips serán de ayuda para aumentarlo. 

Crear plazos de pago: una de las principales causas de la falta de flujo de efectivo para las pequeñas y medianas empresas es cobrar las facturas. Y con respecto a ello, el 38% de la PyMES tiene un promedio de plazo de pago entre 30 y 59 días y un 24% entre 60 y 89 días, lo que puede complicar el tema de la garantización de facturas. 

Mejor control de gastos: una forma de aumentar el flujo de caja es llevar el control de los gastos; es decir, conocer de dónde sale o entra el dinero. 

Evitar proyectos Inviables: en muchas ocasiones algún proyecto dura más de lo planeado y aún así se sigue en operación sin generar ingresos. 

Apóyate en la tecnología: cuando la situación de liquidez no es  la mejor, reducir gastos es la opción para no endeudarse. Esto ayuda a la garantización de facturas y ventas para el negocio, como la reducción de gastos de papelería, inmuebles u otros gastos corrientes. 

Reduce gastos: existen soluciones digitales que ofrecen un servicio para la garantización de ventas a crédito con factura o cheque, pues permite seleccionar clientes clave y convertir las cuentas por cobrar en activos libres de riesgo, entre otros beneficios. 

¿Cuáles son los principales motivos por los que tu flujo de caja presenta problemas?

Para evitar que tu empresa entre en crisis, es importante evitar este tipo de situaciones que imposibilitan un flujo de caja exitoso: 

  • No hacer seguimiento a la salida de dinero, a los gastos continuos de la empresa que puede superar los ingresos. 
  • No tener una estrategia de cobro para retrasos de pagos de tus clientes morosos, por ejemplo. 
  • Tener facturas vencidas acumuladas de clientes morosos que no se preocuparon por regularizar sus pagos. 

¿Qué elementos debo tener en cuenta para analizar el flujo de caja?

  • Determinar si es preciso cobrar al contado o a crédito
  • Determinar cuánto se puede gastar en mercadería
  • Determinar si es recomendable o no realizar compras al contado o a crédito
  • Analizar si es necesario realizar una inversión en equipos o inmobiliario
  • Medir los índices de crecimiento de la empresa
  • Facilita llevar la f¿gestión del control y medición del presupuesto del efectivo de la empresa
  • Estimar que es lo más recomendable, pagar una deuda en la fecha estipulada o solicitar un financiamiento para su pago. 
Continúa leyendo.

Recibo: ¿Qué es? ¿Cómo y cuándo se emite?

Nota de crédito: ¿Qué es y para qué sirve?

Liberalismo económico: ¿ Qué es, cómo surge y cuáles son sus ideas?

IVA en México: ¿Quién creó? ¿Cuáles son las tasas?

Contabilidad ¿Qué es? ¿Cuál es su objetivo y estructura?

Balance general: ¿Qué es y cómo se realiza?