Interés simple ¿Qué es y cómo se calcula?

¿Qué es el interés simple y cómo se calcula? ¿Cuál es su importancia y en qué se aplica? Todo esto y más te lo contamos en este artículo. 

Introducción

Dentro del ámbito financiero, que no solo incluye a las grandes entidades bancarias sino también a la economía cotidiana, nos encontramos con conceptos que quizás para nosotros no están del todo claros; como lo son el concepto de interés simple y compuesto. 

Si quieres saber sobre sus características y funcionamiento, te dejamos este artículo para que esclarezcas tus dudas. 

¿Qué es el interés simple? 

El interés es el costo que se paga por el uso de dinero ajeno por un período de tiempo específico, es simple cuando solo cuando un capital genera ganancias al finalizar el plazo de inversión o bien si representa el monto final a pagar, en el caso de una deuda. Este concepto se utiliza en el ámbito de los negocios y en el cotidiano cuando ahorramos, invertimos o compramos algún producto a crédito y queremos saber cuál será el monto final a recibir o pagar.

¿Cuáles son las características del interés simple? 

La primera característica del interés simple es que no se acumula al capital, generalmente se paga de período a período.

Por ejemplo:  supongamos que me prestaron o presté un capital de 80 mil pesos y que es a una tasa de interés del 2% mensual quiere decir que me van a cobrar 1.600 pesos de intereses.

Otra de las características es que los intereses siempre se aplican sobre el mismo capital; el interés siempre es el mismo, sin importar si me lo prestan por 3 o 5 meses.  

Es decir, si nuestro préstamo era de 80.000 pesos que debíamos volver en 4 meses, deberíamos devolver 2.000 pesos del capital más los 1.600 del interés, por lo que el total de la cuota sería de 3.600 pesos; aquí se da otra característica que es que el interés es el mismo para cada período. 

¿Cuáles son los cuatro elementos que componen el interés simple?

El interés simple está compuesto por cuatro elementos: capital, monto, tasa y tiempo. 

  1. Capital: es la cantidad de dinero que se utiliza y sobre esa cifra se calculará nuestro interés y se representa con la letra C o P, ya que también puede ser denominado como Principal.  
  2. Monto: es la cantidad de dinero que se va a recibir por prestar la cantidad de dinero determinada. Es la suma del capital y los intereses y se puede representar con la letra (s)
  3. La tasa de interés: es la medida de pago o de cobro que debemos realizar por utilizar cierta cantidad de dinero. Es la cantidad de dinero cobrado o pagado por el uso del capital durante un tiempo determinado; se representa con la letra (i)
  4. Tiempo: es la cantidad de tiempo durante el cual, el dinero se prestará y en base a ello lograremos obtener la tasa de interés que debemos pagar cada cierto tiempo. Se representa con la letra (t) 

“¿Qué es la tasa del interés simple?”

La tasa de interés simple es aquella que no se suma al capital para generar nuevos intereses;  en estos casos, quien posee el capital puede cobrar los intereses generados en cada período.

Es la diferencia entre lo que se devuelve y lo que se presta, cuestión que no depende del tiempo transcurrido.  

¿Cómo se calcula el interés simple? 

Supongamos que me prestaron un capital de 50.000 con un porcentaje de interés mensual del 2 %, si quisiéramos saber cuánto interés deberíamos pagar después de 1 mes de préstamo, deberíamos multiplicar 50.000 por el 2 % y luego dividirlo por 100, eso nos va a dar 1000.

Pero ¿qué pasa si el préstamo es por dos meses? se multiplica el interés que sacamos anteriormente por 2 y eso nos da 2 mil.

Entonces, una de las fórmulas que se utiliza es I= c.i.t.

Otra fórmula utilizada es: VF = VA (1 + n * i).

  • VF = Valor Futuro
  • VA = Valor Actual
  • i = Tasa de interés
  • n = Periodo de tiempo
  • Podemos obtener el interés que produce un capital con la siguiente fórmula: 
  • I = C * i * n

Ejemplo: Si queremos calcular el interés simple que produce un capital de 1.000.000 pesos invertido durante 5 años a una tasa del 8% anual. El interés simple se calculará de la siguiente forma:

I = 1.000.000 * 0,08 * 5 = 400.000

Si queremos calcular el mismo interés durante un periodo menor a un año (60 días), se calculará de la siguiente forma:

Periodo: 60 días = 60/360 = 0,16             I = 1.000.000 * 0,08 * 60/360 =  13.333

“¿Dónde se ve aplicado el interés simple en tu vida cotidiana?”

El interés simple es una herramienta que es utilizada en el ámbito financiero a gran escala y también, puedes usarlo para medir los beneficios de algo más simple, como un préstamo. 

O también en situaciones como cuando ahorras, cuando inviertes dinero, cuando prestas o tomas prestado, cuando te ofrecen un descuento, cuando calculas el precio de un alquiler, cuando compras un artículo a crédito, cuando tienes un negocio y quisieras saber cuál sería su valor, si quisieras venderlo. 

Todos estos son pequeños ejemplos de cómo se aplica el interés simple a tu vida. 

¿Dónde se aplica el interés simple? 

El interés simple es aplicable a la inversión, en un ejemplo, en instrumentos de inversión bancaria como pagarés liquidables al vencimiento en un período de tiempo definido en una tasa de interés pactada. 

¿Qué importancia tiene el interés simple?

Podemos decir que es importante ya que el interés simple , es también la ganancia del capital (principal, stock inicial de efectivo) a la tasa de interés por unidad de tiempo, durante todo el periodo de transacción comercial. 

La fórmula de la capitalización simple permite calcular el equivalente de un capital en un momento posterior. 

Generalmente, el interés simple siempre es utilizado en el corto plazo (períodos de hasta 1 año) Lo importante a la hora de considerar el interés simple es que los intereses producidos por el capital en un determinado período no se acumulan al mismo para generar los intereses correspondientes al siguiente período. 

Esto quiere decir que el interés simple que genere el capital invertido será igual en todos los períodos de duración de la inversión, siempre y cuando el plazo y la tasa no varíen. 

Interés simple, simple exacto y ordinario

En todas las operaciones económicas, sobre todo las que incluyen un préstamo, en el que la entidad entrega a un prestatario una cierta cantidad de dinero, a cambio de que este sea devuelto con un interés o recargo en un tiempo determinado, a esto se lo denomina interés simple. 

Se denomina interés simple exacto a aquel que se calcula a través del período de un año, 365 días o 366 días si es año bisiesto; para aprender a calcularlo, podemos utilizar el siguiente ejemplo: Determinar el interés simple exacto de $ 2500 a una tasa de interés del 5 % anual del 15 de abril al 25 de julio de 2019. 

C= 2500

i= 5% / 0,05

t= 100 días 

La fórmula que vamos a utilizar es I= C . i . t ; al resultado de este cálculo se lo va a dividir en 365 días

I= 2500×0,05×100 ÷ 365 

I= 34,25 $ 

El interés simple ordinario es aquel que se calcula teniendo en cuenta que el año tiene 360 días, que también se lo conoce como año comercial. 

Para calcularlo se utilizará el mismo ejemplo: 

C=2500

i= 5% o 0,05

t= 100 días

I= C . i . t sin embargo, a este resultado se lo va a dividir por 360 

Entonces I= 2500×0,05×100÷360

I= 35$ 

¿Cómo es el crecimiento del interés simple?

En cada unidad de tiempo transcurrida se suma una cantidad proporcional al capital inicial, siendo la constante de proporcionalidad la misma tasa de interés.

¿Cuáles son las desventajas del interés simple? 

Antes de acceder a un crédito, es fundamental que tengas en cuenta las desventajas que presenta el interés simple y son las siguientes: 

  • Es un interés cuya aplicación dentro de las finanzas es muy limitada.
  • No posee o no tiene el valor de dinero en el tiempo por lo que el valor final no es representativo del valor inicial.
  • No capitaliza los intereses que se pagan en los periodos anteriores y por esta razón pierden poder de adquisición.

Diferencias entre el interés simple y el interés compuesto

Antes de ver las diferencias entre el interés simple y compuesto, te mostramos como se define al interés compuesto.

El interés compuesto es el que se genera en cada período al agregar al capital inicial los intereses del período, generando un nuevo capital sobre el cual en el siguiente período se calcula un nuevo interés. 

En esta tabla comparativa, te mostramos cuáles son las principales diferencias entre ambos tipos de intereses. 

Interés simpleInterés compuesto
Se utiliza en operaciones a corto plazoSe utiliza en operaciones de corto y largo plazo
Aquí, el capital permanece constanteEl capital varía al final de cada período de tiempo
Es utilizado en el sector financiero informal Es utilizado en el sector financiero formal
Crece de manera lineal Crece de manera exponencial
No se capitaliza Sí se capitaliza
Con períodos de capitalización inferiores a la unidad de referencia, los intereses calculados con el interés simple son mayoresCon períodos de capitalización inferiores a la unidad de referencia, los intereses calculados con el interés compuesto son menores al simple
Con períodos de capitalización iguales, ambas fórmulas dan resultados idénticosCon períodos de capitalización iguales, ambas fórmulas dan resultados idénticos
Con períodos de capitalización mayores a un período de interés, el interés que se calcula con la fórmula del interés simple es menor al que se obtiene con la fórmula del interés compuestoCon períodos de capitalización mayores a un período de interés, el interés que se calcula con la fórmula del interés compuesto es menor al que se obtiene con la fórmula del interés simple
Continúa leyendo.

¿Cómo el financiamiento puede aliviar el flujo de caja?

Facturas electrónicas: qué son, beneficios, diferencias, ¡y más!

¿Cuáles son los requisitos para dar de alta una empresa en México?

¿Qué es el Servicio de Administración Tributaria (SAT)? 

Persona moral ¿Qué es? Características, obligaciones y más. 

Liquidez. ¿Qué significa? ¿Cuál es su importancia?