Acreedor: ¿Qué es y cuál es su función?

Due diligence: ¿Qué es y cómo se lleva a cabo?

Todas las personas, físicas o morales, tomaron deuda alguna vez. Incluso los países tienen deudas. Cuando alguien tiene deudas, incluso cuando va cumpliendo los plazos convenidos a la hora de recibir el crédito o préstamo, se convierte en deudor. 

Por otro lado, si hay una persona que recibe un crédito o préstamo, hay alguien que otorga. Puede ser otra persona física, una entidad financiera, un banco o una empresa de tarjetas de crédito. Incluso cuando hablamos de empresa, suelen ser otras empresas prestadoras de servicios o dadoras de bienes. La otra parte, aquella con la que han contraído la deuda, se llama acreedor. 

En la siguiente nota veremos qué es un acreedor, qué tipos de acreedores hay, que funciones tiene un acreedor, cuál es la diferencia con el deudor, cuál con el proveedor y muchas cosas más. 

¿Qué es un acreedor? 

Un acreedor es aquella persona, física o moral, que otorgó un crédito o un bien, mueble o inmueble, a otra. A cambio de esto tiene el derecho a recibir un pago. La otra persona, aquella que recibió el crédito o el bien, es considerada la deudora, ya que es la que contrajo la deuda. 

El acreedor adquiere el derecho a reclamar el pago en las fechas acordadas con el deudor. Por lo general estas suelen estar fijadas previamente. El adjetivo deudor no hace referencia a que la persona se haya negado a pagar, simplemente se llama así a quien contrae la deuda. 

El acreedor lo será hasta tanto la deuda sea cancelada. Pero puede suceder que el deudor no cumpla con sus obligaciones. En ese caso el acreedor puede realizar un reclamo activo real. Esto significa que el deudor realiza la compensación de su deuda liquidando algún bien propio, puede ser un inmueble o un vehículo. 

Pero no siempre las relaciones entre deudor y acreedor funcionan así. Por lo general, principalmente si hablamos de empresas, la relación se mantiene durante años. Quién adquiere un determinado bien o servicio de parte de otra empresa, siempre será el deudor. Y quién brinda sus bienes o servicios, será el acreedor. 

¿Qué función tiene un acreedor? 

El acreedor tiene las funciones que le confiere el hecho de que el deudor haya contraído una deuda. Esto es el derecho al cobro por el empréstito y, llegado el caso, el reclamo por el mismo. Su función puede cumplirse de manera natural, cuando el deudor abona en tiempo y forma, o a través de un reclamo cuando este no cumple con los plazos.

Por fuera de estos derechos el acreedor no tiene ningún otro. Es decir, si el deudor cumple con los plazos estipulados, el acreedor carece de derechos por sobre los bienes del otro. Incluso, en caso de una hipoteca. El deudor sigue siendo dueño y beneficiario de sus propios bienes hasta tanto no cumpla con sus obligaciones. 

A su vez el acreedor tiene la obligación de respetar los plazos pactados con el deudor. Por ejemplo, si se estipuló que el pago fuera a realizarse en tres etapas, por trimestre, este no puede reclamar que el pago se realice antes. Así como el deudor tiene la obligación de cumplir con los pagos pactados, el acreedor no puede reclamar que estos se adelanten.

Una vez saldada la deuda, el acreedor puede volver a realizar el préstamo o la venta de bienes o servicios al deudor. Esto, por lo general, es lo que suele suceder en empresas o comercios. 

¿Qué es un acreedor diverso?

Los acreedores y deudores pueden ser personas físicas o morales. Es decir, empresas o terceros que adquieren esa deuda para uso propio. Pero cuando nos referimos al caso particular de un vínculo entre compañías, existe un tipo de acreedor que se distingue del resto.

Hablamos del acreedor diverso. En este caso, como su nombre lo indica, es una clase de acreedor que difiere del resto. Esto sucede porque, el motivo de la deuda, no está relacionado con la compra de bienes o servicios. Al acreedor diverso se le adeuda por una razón diferente a la adquisición de mercancías o servicios.

¿Qué tipo de acreedores hay? 

Existen dos clases de acreedores, tanto para las personas físicas como para las personas morales: 

  • Acreedor personal: Este es el caso de deudas contraídas con gente cercana como familiares o amigos. En esta clase de deuda no hay documentos que certifiquen la deuda, por eso se da en casos de extrema confianza. Ya que, la deuda es ejecutable pero de hecho la obligación de pago no existe, por lo cual no se pueden iniciar acciones legales contra el deudor. 
  • Acreedor Real: Tal es el caso de deudas más formales, con empresas o instituciones financieras. Aquí sí existe un documento que certifica la existencia de la deuda. El vínculo entre el deudor y el acreedor queda certificado y detallado en un contrato entre ambos. El mismo es el que da el derecho al reclamo al acreedor. 

¿Qué diferencias hay entre deudor y acreedor? 

El acreedor y el deudor son las dos partes de un préstamo o compra. Uno es el que tiene el derecho al cobro y el otro la obligación del pago. La diferencia entre ambos reside en los derechos y obligaciones frente a la deuda. El deudor tiene la obligación de pagar; el acreedor tiene el derecho al cobro.

¿Qué diferencia hay entre acreedor y proveedor? 

Cuando nos referimos a empresas, los proveedores suelen ser acreedores. El proveedor, como su nombre lo indica, es aquel que provee de bienes o servicios a una compañía. A menos que las compras se realicen de contado, es decir que no haya deuda, el proveedor siempre será acreedor. 

Esto se da por el hecho de que las relaciones comerciales no suelen darse sobre dinero en efectivo sino a través de cheques o pagarés. De esta manera, el proveedor siempre es un acreedor. Pero, para que la relación funcione, se deben cumplir los plazos acordados. De esta manera el mecanismo comercial entre proveedor y cliente, o acreedor y deudor, funciona para ambos.

¿Qué es un acreedor pasivo y activo? 

Las relaciones entre deudores y acreedores pueden variar según la confianza y el vínculo que exista entre ambos. En el caso de que el acreedor conozca el comportamiento crediticio del deudor, y que este siempre cumpla, será un acreedor pasivo, ya que no hará falta reclamar ni iniciar acciones legales para que el cobro suceda.

En caso de que el deudor no cumpla con los plazos estipulados en el contrato, el acreedor tiene el derecho a reclamar por el pago. De esta manera, al iniciar acciones legales o intimar por el cobro, su rol se transforma en activo.

¿Qué es un saldo acreedor? 

En contabilidad las deudas deben ser ingresadas en los libros contables. Se considera saldo a la diferencia que existe entre debe y haber. 

Cuando el debe es más alto que el haber, se considera saldo deudor.

Al contrario, cuando el haber es mayor al debe, entonces se le llama saldo acreedor. 

¿Qué sucede si muere un acreedor de un pagaré? 

Existen diversas formas de llevar una deuda a un documento. Una de esas es el pagaré. En este caso el deudor firma que, para una determinada fecha, la deuda estará saldada. 

Si sucediera que el firmante del pagaré pereciera, entonces su heredero o sus herederos, deberán finalizar la deuda que dejó el fallecido. Para el acreedor no existe modificación, la deuda la cobrará igual.