Administración pública: ¿Qué es y cómo funciona?

Régimen simplificado de confianza: ¿De que se trata?

El organismo de Administración Pública es una entidad que concentra otras instituciones y su objetivo es asegurar el bien y el correcto funcionamiento de toda una comunidad. 

¿Qué es la Administración Pública?

Cuando hablamos de Administración Pública, hablamos de una entidad que concentra todos los organismos de gestión pública, que han sido creados para llevar adelante tareas administrativas y gestoras en relación a los otros organismos que dependen de ella, como entes estatales o instituciones del mismo sector. 

Si bien el concepto de administración pública es concreto en cuanto a su significado, este a su vez depende del enfoque a través el cual se analiza dicha conceptualización. 

Por una parte, se puede ver la administración pública desde un enfoque formal, que es la que utilizan el Estado en general y los organismos que la componen para satisfacer todas las necesidades de los habitantes de la nación. 

Por otro lado, se utiliza una perspectiva material en cuanto a las tareas de la administración pública, a partir de aquí, se consideran todas las problemáticas relacionadas a su gestión.  

Si tenemos en cuenta la perspectiva empírica de la óptica materialista de la administración pública, podemos decir que esta institución se encarga de manejar hábilmente los recursos y controlar el trabajo de los funcionarios que la componen con la finalidad de cumplir las expectativas de los ciudadanos. 

¿Cómo funciona la Administración Pública?

Las funciones fundamentales de la Administración Pública son las de entablar e impulsar un contacto estrecho entre el ámbito político en general o el gobierno y los ciudadanos. 

Esto se lleva a cabo a través de las instituciones y funcionarios que componen esta entidad. 

¿De qué trata la ley orgánica de la administración Pública Federal?

La Ley Orgánica de la Administración Pública Federal se instaura a partir de las bases sentadas por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; en ella se establecen los principios bajo los que se rige la organización y el trabajo de la administración pública, centralizada y paraestatal del país. 

Esta ley explica la organización de los poderes gubernamentales de México, en el que está incluída la presidencia, las secretarías estatales, las administraciones departamentales además del organismo que integra la administración pública centralizada, como la consejería del poder federal. 

En sí misma, el concepto de organización engloba las maneras y los procesos sobre la mejor estrategia para gestionar tanto en distribución como orden de los recursos materiales y humanos, impulsados por el cumplimiento de un objetivo común. 

Si hacemos referencia a la aplicación práctica de la organización, esta implica el desarrollo sistemático de un plan de acción además del control de la ejecución del mismo, es decir, poniendo la lupa sobre cuestiones como las actividades y los procesos en pos de una finalidad común y concreta. 

Para ejemplificar un tipo de organización, se encuentran las orientadas a la ayuda comunitaria, como puede ser un grupo social que se encarga de ayudar a personas en situación de indigencia. 

Junto con la Administración Pública surge la responsabilidad de esta con el Estado y a su vez, de ambos con el pueblo a través de una gestión directa, controlada y regulada. 

Para llevar a cabo sus funciones, la administración pública brinda una gran variedad de servicios públicos, que se clasifican de la siguiente manera: 

  • Servicios básicos: son aquellos que garantizan la supervivencia de los ciudadanos en su cotidianeidad, como lo son los servicios de luz o gas.   
  • Servicios administrativos: hace referencia a los trámites que se gestionan en entidades públicas como es el caso de las identificaciones nacionales. .
  • Servicios auxiliares: son aquellos que se imparten en situaciones especiales o de emergencia como los servicios de protección civil.

Por otra parte, el servicio público cumple con ciertas características: 

  • Es de carácter general: es decir que el alcance de sus servicios incluye a todos los ciudadanos. 
  • Es de carácter uniforme:  todos los ciudadanos deben acceder a sus servicios de manera equitativa. 
  • Es de carácter continuo: quiere decir que el servicio es ininterrumpido.  
  • Es de carácter regular: todos los servicios se llevan a cabo a partir de lo establecido por la ley.  
  • Es de carácter obligatorio: los funcionarios deben asegurar la prestación de los servicios públicos. 
  • Es de carácter persistente: hace referencia a la necesidad de contemplar todas las necesidades de una comunidad. 
  • Es de carácter gratuito: los servicios que se ofrecen al público son sin fines de lucro. 

¿Qué diferencia hay entre la administración pública estatal y la paraestatal?

Cuando hablamos de una administración paraestatal hacemos referencia a una clasificación de la misma en la que se incluyen todas aquellas entidades, instituciones, organismos y agencias que trabajan conjuntamente con el Estado pero que no pertenecen al mismo, lo que les otorga cierto grado de autonomía aunque sus objetivos concuerden con los de la administración pública. 

En este punto es fundamental tener en cuenta que la constitución de la Administración Pública está establecida por organismos encargados de la gestión y administración de las instituciones estatales. 

Es por este motivo que la administración de carácter paraestatal posee personería jurídica propia y es diferente a la que posee el Estado. 

También se conoce como paraestatales a agrupaciones que actúan a pesar del Estado, es decir, al margen del mismo pero que sin embargo responden a los mismos objetivos. 

Por ejemplo, como puede suceder en un acto represivo sobre grupos subversivos. 

Otro ejemplo de administración paraestatal es la que se observa en la Casa de la Moneda de México que se encarga de fabricar y emitir la moneda del país aunque dependa de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. 

.

¿Cuáles son las características de la Administración Pública?

Las características principales de la Administración Pública son: 

  • dispone de recursos que ayudan a establecer una relación más estrecha del gobierno con los habitantes del país, ya sea a través de sus funcionarios o administrativos. 
  • por otro lado, se encargan del manejo de los ingresos tributarios ya sean impuestos, o tasas, etc cuya procedencia es de origen de otros ámbitos económicos, estos son exigidos en pos de la mejora de los contribuyentes y el cumplimiento de sus intereses.