Ajuste contable ¿Qué es y cómo funciona?

Presupuesto de Tesorería: ¿Qué es y cómo se calcula?

El ajuste contable es un proceso obligatorio para cualquier empresa que desee mantener su salud financiera. 

Si querés saber más sobre estos ajustes, te invitamos a leer este artículo. 

¿Qué es un ajuste contable?

Un ajuste contable es la acción que se realiza en el área financiera de una empresa para modificar o ingresar los gastos, activos y pasivos que se realicen durante el periodo correspondiente, que por lo general se realiza luego de un año.

Esto se hace como una oportunidad para corregir aquellos gastos o ingresos que no han sido incluídos, ya sea en periodos anteriores o incluso en el ejercicio que transcurre. 

Ejemplos 

Por ejemplo, si pedimos un crédito el día 1 de mayo que debemos liquidar en 12 meses, es decir, el 1 de mayo del siguiente año; el primer día se hará el registro como si se tratara de una deuda a largo plazo pero el 1 de octubre se contabilizará como un crédito a corto plazo porque solo restarán 6 meses para el pago de la deuda. 

¿Por qué se realizan los ajustes contables?

Los ajustes contables son necesarios para mantener el aspecto contable lo más correcto posible teniendo en cuenta tantos pasivos como activos, así como modificar los números de gastos e ingresos. 

Ocasionalmente, el ejercicio contable cierra el 31 de diciembre pero aún así puede suceder que los gastos e ingresos contabilizados pertenezcan a otro periodo o que no se hayan ingresado los activos y pasivos correspondientes al ejercicio en curso. 

Y es por este motivo que los ajustes contables se llevan a cabo, para registrar correctamente los números. 

¿Qué tipo de ajustes contables hay?

Ajuste por amortización del inmovilizado: los inmovilizados son aquellos elementos de una empresa que corren peligro de perder valor por la falta de uso, ya sea por el paso del tiempo o por diferentes contextos. 

En los casos cuando los activos se deprecian por el paso del tiempo es cuando se llevan a cabo los ajustes por amortización; y allí se modifican los valores del activo, se revalorizan y se contabiliza como un gasto. 

Esta revalorización se realiza en el momento en el que se vende el inmovilizado o en la fecha de cierre del ejercicio contable. 

Ajuste por deterioros: generalmente y debidos a cuestiones contextuales, los activos empresariales pierden valor. 

Pero este deterioro no solo afecta a los inmovilizados sino también a los activos; como por ejemplo: si tenemos mercancía guardada y por una tormenta este material se pierde o se moja, estos pierden su valor inicial. 

Cuando esto ocurre se realiza un ajuste y se contabiliza como un gasto lo que provoca una reducción de los resultados contables: este ajuste se puede hacer al instante o bien cuando termine el ejercicio contable. 

Regularización de existencias: se instaura el 31 de diciembre como el final del ejercicio contable y es aquí donde se hace un conteo de las existencias finales en el depósito y se establece una diferencia entre estas y las existentes al comienzo del año (1 de enero) 

Si las existencias del depósito aumentaron se contabiliza como un ingreso pero si sucede lo contrario, se contabiliza como un gasto.

Periodificación de gastos e ingresos (gastos e ingresos anticipados): este tipo de ajuste nos permite ubicar la contabilización de los ingresos y gastos como parte del ejercicio actual pero que en realidad pertenecen a ejercicios a futuro.  

El proceso de periodificación siempre se realiza el 31 de diciembre, que es la fecha que marca el cierre del ejercicio. 

Reclasificación de largo a corto plazo: como lo pudimos ver en el ejemplo sobre ajuste contable hay deudas que si bien son contabilizadas a largo plazo, al continuar en el siguiente año son contabilizadas como deudas a corto plazo. 

¿Qué diferencia hay entre reclasificación y ajuste contable?

A diferencia de la reclasificación contable, un ajuste sí tiene en consideración aquellos contextos económicos que originan algún tipo de cambio en los resultados, cuyo caso contrario es el de las reclasificaciones. 

La característica principal de la reclasificación contable es que albergan operaciones que solo son para cambiar o permutativas; mientras que el asiento contable se trata de operaciones que pueden ser modificadas. 

¿Qué es el asiento de ajuste contable?

El proceso de asiento se realiza al final de un ejercicio contable y permite actualizar las cuentas ingresadas de la empresa para asegurarse que el resultado contable obtenido es correcto. 

Durante un periodo contable, se registran muchas operaciones de gastos e ingresos sin embargo, hay ocasiones en las que se produzcan ciertos acontecimientos que alteren los resultados; estos son:  

  • El registro de montos tanto de gastos como ingresos que pertenezcan a otro periodo contable. 
  • Que el registro de operaciones de un ejercicio no se hayan apuntado en el ejercicio que corresponda. 
  • Queda el registro pendiente de algunos gastos e ingresos durante un ejercicio contable. 

¿Cómo es el registro contable de ajuste anual por inflación?

Para mantenerse dentro de la ley de las Normas Internacionales de Información Financiera, los ajustes contables por inflación deben registrarse conforme estos lineamientos. 

Siguiendo esta ley (NIIF) y sus principios, estos ajustes contribuirían a visualizar aquellos ámbitos económicos que necesitan de un ajuste por inflación.  

¿Cuándo se registran los ajustes?

Por lo general, los ajustes contables se realizan al finalizar un ejercicio cuya fecha es del 31 de diciembre y consiste en corregir  los apuntes tanto de ingresos y gastos, pasivos o activos para registrarlos en el periodo contable correspondiente.

¿Cuáles son las cuentas que se ajustan?

Las cuentas que integran los ajustes: 

  • Ingresos que no han sido cobrados
  • Gastos que no han sido pagados
  • Ingresos que han sido cobrados con anticipación
  • Gastos abonados por adelantado
  • Cuando se actualizan los pasivos y los activos
  • Cuando un bien incurre en depreciación de uso
  • Previsión para cuentas con carácter de incobrables