Ampliación de capital: ¿De qué se trata?

Bono convertible: ¿Qué es y cómo se calcula?

Las empresas suelen contar con un determinado capital disponible para realizar nuevas inversiones. Este capital, en ocasiones, no es suficiente para las intenciones de la compañía dentro de los mercados.

Para esos casos se utiliza la ampliación de capital. Consiste en buscar mediante distintos caminos el capital necesario para poder acometer las inversiones deseadas o, en todo caso, conseguir la financiación necesaria para otros menesteres.

En la siguiente nota veremos qué es una ampliación de capital, cómo se hace, cuándo se amplía el capital, como afecta este hecho a los accionistas de la empresa, quién decide realizarlo y mucho más.

¿Qué es una ampliación de capital? 

Las empresas con ánimo de lucro, buscan ampliar sus inversiones con el objetivo de incrementar al máximo los beneficios obtenidos en cada período para sus accionistas.

Sucede que a veces el capital disponible dentro de la propia compañía no es suficiente para incrementar el volumen de inversiones. Entonces se deben buscar mecanismos para lograr ampliar la base de capital con el objetivo de poder hacer frente a las inversiones deseadas.

A esta herramienta se la conoce como ampliación de capital. Es la estrategia para aumentar los recursos de la compañía con la idea de poder generar nuevas y mejores inversiones que brinden mayores utilidades.

Esta acción está ligada al ámbito financiero de la compañía. Se realiza con la autorización de la junta directiva y durante la asamblea accionaria, ya que es una operación que modifica sustancialmente la estructura accionaria de la empresa.

Es a través de la ampliación de capital que la compañía puede acceder a cubrir sus búsquedas de financiación y lograr realizar las inversiones pautadas para el crecimiento de la empresa y el lucro de sus accionistas.

¿Cómo se hace una ampliación de capital? 

La ampliación de capital puede realizarse de diversas maneras según las necesidades y la propia estructura financiera de la empresa. Según cada caso, el directorio y la asamblea de accionistas puede elegir aquello que más le convenga.

Cabe aclarar que la ampliación de capital conlleva un riesgo. Ya que al utilizar esta clase de estrategia se modifican los cimientos accionarios de la compañía, generando cambios en los valores de las acciones o en el porcentaje que tenga un accionista.

Existen tres caminos mediante los cuales la compañía puede ampliar su capital con el objetivo de generar mejores dividendos, mayor estructura y más posibilidades de inversiones frente a nuevos proyectos.

La primera manera es emitir acciones. Estos títulos serán nuevos. La emisión de acciones genera grandes modificaciones en la estructura accionaria de la compañía y por tanto en los porcentajes de posesión de sus dueños. 

La emisión de acciones puede hacerse de dos formas:

  • A la par: Es cuando el valor de los nuevos títulos es igual al de las acciones ya existentes:
  • Sobre la par: Sucede cuando los nuevos accionistas deben abonar una suerte de prima al ingresar a la empresa.
  • Bajo par: Las nuevas acciones no pueden tener un valor menor al de las acciones existentes. Esto está penado por la ley.

Otra forma de realizar una ampliación de capital es a partir de las acciones que ya forman parte de la estructura accionaria. Lo que se hace en estos casos es incrementar su precio. En otras palabras, su valor nominal.

Por último, la tercera opción para ampliar el capital de la compañía es a través de cargar sobre los dividendos que no han sido repartidos en la compañía. En otras palabras: las reservas. Mediante esta estrategia los socios no deberán poner capital, en su lugar reciben un nuevo tipo de acción: las liberadas, que son gratuitas.

¿Cuándo se amplía el capital de una empresa? 

Los motivos que pueden generar que una empresa busque ampliar su capital no siempre son los mismos. El caso que hemos visto hasta ahora, el más frecuente, es la búsqueda de capital para nuevas inversiones. Pero también existen otros argumentos.

Ampliar el capital de la compañía genera una cuestión clara: mayor liquidez. Este es el objetivo primordial. Lo que varía, según los casos, es la funcionalidad que se le da a ese capital. Y eso puede cambiar en base a la experiencia propia de cada empresa.

En primer lugar, como ya comentamos, es obtener liquidez para afrontar nuevas inversiones bajo el pretexto de generar mayores beneficios que puedan ser repartidos entre la masa societaria de la compañía. Pero no es el único.

También existen los casos de ampliación de capital con el objetivo de consolidar y brindar mayores seguridades a la estructura financiera de la compañía. Esto se hace a partir de a través de una amortización de su deuda o, en todo caso, de su reestructuración.

Finalmente está la posibilidad de mejorar los beneficios mediante la ampliación de capital. En este caso el objetivo de esta herramienta es lograr abonar beneficios a través de los títulos accionarios.

¿Cómo afecta una ampliación de capital a los accionistas? 

A partir de una ampliación de capital lo que se modifica es la estructura accionaria de la empresa. Esto repercute directamente en la masa societaria. Es decir, en los accionistas. Los dueños de las acciones. 

Al generar la ampliación de capital según el crecimiento de la cantidad de acciones disponibles, por una ecuación lógica, las acciones pasan a tener menos valor. Es decir, los títulos accionarios tienen menor cotización a partir de esto por el hecho de que el valor total de la compañía pasa a dividirse en mayor cantidad de acciones.

¿Quién puede hacer una ampliación de capital?

La toma de decisiones para generar una reestructuración de la masa societaria, como es que genera la ampliación de capital, es algo que no puede realizar una sola persona y debe ser consultado.

En principio la dirección de las empresas que suelen manejar grandes cantidades de dinero en forma de acciones está delegada en un organismo llamado directorio. Este es el encargado de decidir el rumbo de la empresa y las acciones a seguir.

Pero en los casos de la ampliación de capital, no pueden ser decididos solo por el directorio. Para esto funcionan las asambleas de accionistas. Son ellos los que deben convalidar esta decisión y aprobarla través de su voto.