Ánimo de lucro: ¿De qué se trata?

Economía de Escala: ¿De qué se trata?

Cada vez que alguien tiene algo de dinero y busca incrementarlo, ya sea una empresa o una persona física, está realizando algo llamado ánimo de lucro. 

Esta es la capacidad y la búsqueda de generar dividendos positivos a partir de un capital previo. Es básicamente lo que mueve al mundo empresarial a nivel mundial. Aunque también existen organizaciones sin ánimo de lucro.

En la siguiente nota veremos qué es el ánimo de lucro, qué significa, qué empresas tienen ánimo de lucro, cuáles son sus características, cuáles no tienen ánimo de lucro y mucho más. 

¿Qué es el ánimo de lucro?    

El ánimo de lucro es aquello inherente a toda organización empresarial. Es decir es la búsqueda de obtener beneficios y ganancias a partir de una determinada actividad comercial o financiera.

Las organizaciones empresariales, también llamadas empresas o compañías, cuentan con un determinado capital de base, es decir de un dinero para invertir. El objetivo de estas inversiones es generar lucro, es decir beneficios.

El ánimo de lucro es lo que mueve hoy en día a los mercados comerciales. Gracias a este espíritu es posible la existencia de numerosas empresas que proveen de bienes y servicios a las personas a cambio de obtener ganancias. 

Si no existiera el ánimo de lucro no existiría el mundo tal como lo conocemos. Ya que gracias a este se busca generar más y mayores ganancias y, de esta manera, continuar creciendo empresarialmente.

Pero el ánimo de lucro no es algo que solo tengan las empresas. También lo tienen las personas. El ánimo de lucro es lo que lleva a alguien a juntar sus pocos ahorros para poner un comercio pequeño en su barrio o a comerciar determinados productos entre sus vecinos.

Y no solo a partir de su capital, sino también de su fuerza de trabajo. Las personas que como autónomas venden su fuerza de trabajo también están utilizando el ánimo de lucro. 

En definitiva, el ánimo de lucro es toda acción que nazca de una persona física o moral con la intención de tomar un capital o patrimonio y buscar incrementarlo a través de diferentes operaciones económicas o financieras.

¿Qué quiere decir sin ánimo de lucro? 

Más allá de comprender qué es el ánimo de lucro también podemos establecer qué quiere decir esto. Principalmente dentro del espacio del derecho. Ya que esta figura es utilizada principalmente en esa clase de lenguaje.

Según el derecho, el ánimo de lucro es la búsqueda de una persona de que crezca su patrimonio, principalmente su capital. Aunque también puede ser considerado cuando se buscan otra clase de beneficios. Esto no solo consta de las actividades legales, sino también las ilegales. Siempre hablando de lo que significa en derecho.

En otras palabras, en derecho cualquier clase de búsqueda que involucre aumentar la calidad patrimonial de un sujeto o empresa, es ánimo de lucro. O volviendo a lo que se dijo más arriba, siempre que se busque generar ganancias como un fin en sí mismo.

¿Cuáles son las empresas con ánimo de lucro?    

Las empresas con ánimo de lucro son aquellas que tienen como objetivo principal generar ganancias. Es decir que todo lo realizan en función a obtener beneficios a partir de las actividades que realicen.

Cuando nos referimos a empresas con ánimo de lucro nos referimos a la mayoría de las mismas. Ya que, salvo algunas excepciones, las personas se organizan en torno a sociedades empresariales con el objetivo de obtener ganancias. Es decir, de generar lucro.

No solo las grandes empresas. Las personas cuando comienzan un negocio lo hacen con ese objetivo: obtener ganancias. Tener un patrimonio mayor al que tenían antes de comenzar las actividades.

El ánimo de lucro, de alguna manera, es aquello que mueve al mundo económico y financiero en la actualidad. Sin esta clase de búsqueda no existirían muchas de las cosas que tenemos naturalizadas.

¿Cuáles son las características de las empresas con ánimo de lucro? 

Las empresas con ánimos de lucro, no importa si son grandes, medianas, chicas o micro, comparten algunas características. Esto se debe a que algunas cualidades son intrínsecas al hecho de formar una sociedad para obtener beneficios.

Ante todo la característica principal es obtener ganancias. Las empresas con ánimo de lucro buscan, a partir de determinadas actividades u operaciones, generar beneficios. Es decir, lucro.

Para esto, por lo general, las personas se unen bajo sociedades comerciales o empresariales. El objetivo es producir productos o brindar servicios. Estos deben tener la rentabilidad deseada, de manera que las ganancias sean las que se esperan. 

Esta clase de sociedad se conforman por personas que buscan incrementar su patrimonio a partir de la obtención de ganancias surgidas de las operaciones previamente mencionadas.

¿Cuáles son las empresas sin ánimo de lucro? 

Las empresas o sociedades sin ánimo de lucro, también están formadas por más de una persona. Incluso pueden generar ganancias. Pero estas no son para uso personal ni para incrementar el patrimonio. 

Las empresas sin ánimo de lucro son aquellas conformadas para generar buscar ayudar a sus socios, a su comunidad o a un grupo de personas. Estas realizan un actividad en común y en ocasiones comercian, pero no es para beneficio propio.

Las empresas sin ánimo de lucro tienen personalidad jurídica propia. Pueden comerciar. Por ejemplo, una empresa sin ánimo de lucro que se dedique al medio ambiente, puede vender productos para recaudar fondos para esta clase de causa. Eso no es ánimo de lucro.

Otra clase de empresa que suele ser sin ánimo de lucro son aquellas que venden servicios educativos. Están generando operaciones económicas, sí. Pero este no es el objetivo primordial. Su finalidad no es el lucro sino la educación.

¿Cómo saber si una entidad es sin ánimo de lucro?

Las empresas o entidades sin ánimo de lucro tienen que aclarar que tienen esta condición. En ocasiones empresas con fines de lucro se esconden bajo esta clase de figura a fin de pagar menos impuestos y tributos.

Por esto es necesario que declaren constantemente qué funciones otorgan a lo recaudado y de donde provienen esos ingresos. 

Las entidades sin ánimo de lucro deben especificar esta característica. Las personas que comercian o financian esta clase de empresas deben estar al tanto de esto.