Arrendamiento financiero: ¿Qué es y cómo funciona?

Consultoría empresarial: ¿qué es y cómo funciona?

El arrendamiento financiero es una herramienta recurrente en el ámbito financiero que puede ser beneficioso para las partes que lo componen. 

Para saber más sobre el arrendamiento financiero, su constitución y sus características, lo detallamos en el siguiente artículo. 

¿Qué es un arrendamiento financiero?

Un arrendamiento financiero se corresponde con una figura de tipo legal a través del cual dos individuos, que pueden ser personas físicas o morales, llegan a un acuerdo y se comprometen recíprocamente de la siguiente manera: 

  • El arrendador: pone a disposición, a través del pago de un monto específico, un inmueble o bien mueble.  
  • El arrendatario: se compromete a cumplir con el pago de un monto por el goce o en concepto de uso, con la posibilidad de compra. 

El arrendamiento es una opción a la que recurren los negocios o empresas que buscan expandirse además, es una herramienta habitual para los emprendedores que aún no cuentan con la liquidez suficiente para comprar lo necesario para su negocio. 

Los bienes que suelen formar parte del arrendamiento son automóviles que cumplen algún tipo de servicio, equipamiento técnico y oficinas; esto es conocido, también, como leasing. 

Ejemplo de arrendamiento

Por ejemplo, una empresa que se dedica a la fabricación de teléfonos móviles, decidió arrendar equipamiento especializado a otra empresa. 

La vida útil que le corresponde al equipamiento es de siete años, sin embargo el plazo por el cual se arrienda la maquinaria es por seis años. 

El valor por la maquinaria adquirida es de $10 millones y el valor total por los pagos correspondientes al arrendamiento superan los $7 millones.

Una de las características de este contrato de arrendamiento es que el equipamiento solo puede ser utilizado para la fabricación de dispositivos móviles, además el contrato, contempla que, si la empresa lo desea, el plazo de arrendamiento puede extenderse aplicando tasas más bajas de impuestos y también la posibilidad de comprar el equipamiento al concluir el periodo arrendatario, a través de un pacto previo. 

¿Qué diferencia hay entre arrendamiento puro y arrendamiento financiero?

El arrendamiento puro hace referencia a la acción de adquirir activos productivos sin la necesidad de comprarlos; esto, por lo general, es utilizado por personas físicas que cuentan con una empresa y pueden adquirir diferentes tipos de maquinarias o suplementos para llevar a cabo su actividad. 

El arrendamiento financiero es una herramienta de financiamiento que permite adquirir un bien mueble o inmueble sin la necesidad de que la empresa recurra a utilizar recursos propios. 

La principal diferencia entre el arrendamiento puro y el arrendamiento financiero es la posibilidad de comprar al final del contrato. 

En estos casos se fija un monto que el arrendatario deberá pagar como valor del bien adquirido más la tasa de interés impuesto.  

Los contratos de arrendamiento tienen una duración de un año, en él, el arrendatario figura como propietario para cumplir con los principios fiscales, lo que le permitirá deducir del valor, su inversión. 

Si la opción de adquisición del bien no es ejercida, el bien deberá ser devuelto al arrendador, si no es que el contrato sostiene lo contrario. 

¿Cómo es y cómo se realiza un contrato de arrendamiento?

El contrato de arrendamiento consiste en un acuerdo entre el arrendador y el arrendatario, en el cual, el primero establece a través de ciertas especificaciones, una renta a abonar por el beneficio de contra con el inmueble y todo lo que ello conlleva. 

Para establecer un contrato de arrendamiento es necesario que esté por escrito y que cuente con la siguiente información básica: 

  • Nombre completo del arrendador y arrendatario.
  • Dirección del inmueble. 
  • Descripción detallada del inmueble, instalaciones y accesorios y el detalle de los mismos, redactados en lo que conocemos como inventario.
  • Monto a pagar mensualmente en concepto de la renta 
  • Monto de la garantía o depósito de seguridad, si la hubiera. 
  • Debe estar expreso la finalidad del arrendamiento de ese inmueble: habitacional, comercial, etc. 
  • Fecha de inicio y finalización del contrato de arrendamiento 

Otras cláusulas que pueden estar incluidas en el contrato de arrendamiento son: 

  • El plazo para abonar el monto del arrendamiento.
  • Usos recomendados para la propiedad. 
  • Usos permitidos de las áreas comunes. 
  • Si se permite el subarrendamiento o no.
  • Si se permiten mascotas. 
  • Quién se responsabiliza por el pago de servicios.
  • Quién se responsabiliza por el mantenimiento. 

¿Qué tipos de arrendamiento existen?

Existen cuatro tipos principales de arrendamiento: 

Arrendamiento de capital

Este tipo de arrendamiento presenta la particularidad de contar con un contrato a largo plazo que no puede ser cancelado; es decir, el arrendatario está obligado a pagar el monto del alquiler hasta que el plazo se encuentre vencido. 

Por lo general, el periodo de arrendamiento se condice con el tiempo de vida útil del bien arrendado. 

Al ser un arrendamiento a largo plazo, el arrendatario debe registrar el bien arrendado como un activo, al momento de hacer su balance general además del valor de los pagos del arrendamiento como deuda.

Por su misma característica de no cancelable, este tipo de arrendamiento debe ser registrado por el arrendatario en su balance, como una venta fiscal. 

Arrendamiento operativo

Este tipo de arrendamiento también es conocido como abierto, ya que el arrendatario utiliza el bien arrendado por un plazo de tiempo específico. 

En estos casos, el arrendador asume todos los riesgos, entre ellos los de obsolescencia y de incidentes; sin embargo, hay posibilidades de rescindir el contrato ya sea por parte del arrendador y del arrendatario, previo aviso.  

Usualmente, este tipo de arrendamiento, puesto que supone riesgos de pérdidas y obsolescencias, es el que prefieren los arrendatarios; sin embargo, el arrendador no podrá controlar la totalidad de los costos que supone el activo arrendado. 

Arrendamiento apalancado

Este tipo de arrendamiento es uno de los más populares y se utiliza cuando los activos o bienes a arrendar son grandes equipos, como por ejemplo, aquellos utilizados en actividades ferroviarias, petroleras o cualquier otro tipo de área en la que se utilicen maquinaria pesada. 

La gran diferencia de este tipo de arrendamiento en relación a los que presentamos anteriormente, es que no solo intervienen el arrendatario y el arrendador sino también se suma el prestamista. 

La finalidad del prestamista es aliviar el cargo del arrendador ante un equipamiento de gran valor que se le dificulte financiar. 

Venta y arrendamiento

En este tipo de arrendamiento, aquel propietario del bien, lo vende al arrendador por el cual paga la suma de manera inmediata; sin embargo, los papeles se invierten y el vendedor se convierte en el arrendatario inmediato. 

Aquí el bien o activo, sigue estando en manos del arrendatario pero es propiedad del arrendador que a su vez, es el comprador. 

Si bien parece un proceso engorroso, esto se lleva a cabo para que la empresa encargada de la venta tenga el beneficio de la financiación a los efectos de lograr la administración del negocio a la par del activo, lo que resulta de mucha ventaja para ambas partes.  

Este tipo de transacciones se hacen mediante escritos avalados y son adecuados para aquellos activos que no están sujetos a la depreciación como puede suceder en el caso de terrenos o tierras. 

¿Qué ventajas y desventajas supone un arrendamiento?

    Ventajas

  • No es de primera necesidad contar con ahorros, ya que solo es necesario que dispongas del dinero que requiere el arrendamiento mes a mes.  
  • No supone el pago de impuestos.  
  • El dueño del bien mueble o inmueble, se hace cargo del pago de los gastos de mantenimiento. 
  • El arrendamiento cuenta con la flexibilidad justa para aquellos que no se establecen por mucho tiempo en una ciudad.
  • Arrendar es un proceso más ágil y rápido. 

    Desventajas

  • El periodo de permanencia en un inmueble y su renovación dependen del dueño.
  • Todas aquellas reformas que se hagan al inmueble deben contar con autorización previa del dueño; además, el dinero invertido no se recupera al momento de entregar la vivienda.
  • El dinero que se paga en un arriendo se convierte en un gasto y no en una inversión. 
  • El pago del arriendo no significa beneficios para el arrendador.
  • En caso de cancelar el contrato con anterioridad, en él se incluye una cláusula penalizante que se hará efectiva en ese momento.