Asesor fiscal: ¿De qué se trata?

VPS: ¿Qué es y para qué sirve?

El impuesto tributario resulta de gran importancia tanto para pequeñas y grandes empresas así como para contribuyentes particulares, ya que muchas veces representan una gran cantidad de dinero y una mala administración de ellos puede generar pérdidas graves. 

Debido a las grandes variantes impositivas que cada territorio exige, tanto los ciudadanos como las grandes y pequeñas empresas optaron por recurrir a un agente externo que los ayude a gestionar este factor de la economía que a su vez, varía de manera constante en el tiempo. 

Hay muchos individuos que desconocen la legislación impositiva que impone el estado y puede derivar en problemas legales en los cuales es probable que se pierda una gran cantidad de dinero o incluso, puede penarse con la cárcel. 

Por eso en este artículo veremos qué es un asesor fiscal, cuáles son sus cualidades más importantes, qué actividades realizan concretamente y cuál es el monto de sus honorarios.  

¿Qué es un asesor fiscal? 

Un asesor fiscal es un profesional que lleva a cabo ciertas actividades en las áreas económicas y financieras. 

Es el encargado de realizar los pagos de los impuestos teniendo en cuenta las variabilidades del territorio al respecto. 

Sin embargo, este no solo gestiona los pagos y la administración de los impuestos sino también en la organización de los bienes personales para lograr un mejor rendimiento de lo que el cliente disponga y que aumente su capacidad adquisitiva. 

Es aquel que, utiliza tanto su conocimiento sobre economía o derecho, para contribuir a que su cliente obtenga una buena administración de sus bienes y no tenga problemas legales o financieros que puedan suscitarse.

¿Cuál es el trabajo de un asesor fiscal?

El trabajo de un asesor fiscal es la de gestionar los cálculos y realizar los pagos de los tributos de una manera más rápida y eficiente de quien haya contratado sus servicios. 

Otra de las actividades que llevan a cabo es la de otorgar consejería profesional para el buen manejo de la economía de sus clientes.

Entonces, el asesor fiscal, busca brindarle al cliente un mayor beneficio al optimizar al máximo esas cargas tributarias.

En el caso de las empresas, su deber es el de controlar y seguir de cerca los movimientos contables y cuentas bancarias, y en muchos casos, suelen realizar todo tipo de registros públicos para la legalización de los libros contables de la misma. 

Un asesor fiscal realiza, desde la supervisión de la situación fiscal, los concursos de acreedores, las inspecciones de hacienda, la declaración de renta y patrimonio; en los casos particulares y en el ámbito empresarial se pueden encargar del pago de los impuestos, la declaración de sociedades o también el cierre o la creación de la empresa.

En síntesis, un asesor fiscal es contratado para solucionar los problemas económicos que un individuo o empresa tenga, llevando registro y controlando sus movimientos financieros, brindándole al cliente la facilidad para gestionar sus obligaciones impositivas. 

De este modo se genera entre el asesor y el cliente una relación de confianza y seguridad. 

Un asesor fiscal se requiere para el manejo profesional de los temas legales que tengan que ver con el patrimonio, el pago de impuestos o declaraciones impositivas de una empresa o individuo.

¿Cómo ser un asesor fiscal? 

Para ser un asesor fiscal se requiere de conocimientos en el área económica o jurídica para gestionar las leyes tributarias que cada país dispone según sus propios lineamientos. 

También se suele pedir que un asesor fiscal, independientemente de su título universitario pueda resolver conflictos financieros y legales, ya que esto sería una prueba de que el profesional está capacitado para manejar la economía de su cliente de la manera correcta. 

Se solicita que un asesor fiscal tenga facilidad en el ámbito matemático pero también que demuestre conocimiento y entereza para resolver problemas judiciales.

¿Qué hay que estudiar para ser asesor? 

Para ser un asesor fiscal se recomienda realizar estudios relacionados con el Derecho, la Economía, Ciencias Empresariales o también la Administración y Dirección de empresas ya que estas son carreras de grado que ayudan y facilitan especializarse en el aspecto económico y jurídico que son importantes para realizar tareas de asesoramiento fiscal. 

Por otra parte, existen carreras de postgrado en las cuales se otorga un título universitario de asesor fiscal; Es decir, en muchos casos no se suele solicitar el título de asesor financiero, pero sí uno relacionado al derecho o a la economía, por ejemplo.

¿Cuánto puede ganar un asesor fiscal?

El sueldo mensual de un asesor fiscal varía mucho según dónde lleve a cabo sus actividades, ya sea una empresa o bien, brinde asesoría particular. 

En Argentina, el sueldo de un asesor fiscal que lleva actividades en estudios contables ronda los $133.221/mes . En otros países, como por ejemplo España, un asesor fiscal tendría un sueldo aproximado de unos 3.070€/mes; mientras que en México, el sueldo de asesor fiscal ronda los $17,015. 

El sueldo de un asesor fiscal varía dependiendo de si realiza su trabajo en una empresa multinacional donde los recursos son mayores que una empresa nacional, o si es contratado por un particular que busca optimizar la administración de sus bienes y llevar un registro claro de los mismos.