Auditoria Fiscal: ¿Qué es y quién la realiza?

Costos de distribución: ¿De qué se trata y cómo se calculan?

Las empresas deben rendir cuentas no solo al interior de ellas mismas, frente a sus socios y accionistas, sino a las entidades públicas y al estado. Esto se realiza, por lo general, mediante el pago de impuestos y tributos que dependen de las ganancias y el patrimonio declarados. 

Para conocer que la empresa tiene los pagos de tributos y sus activos se corresponden a sus declaraciones, se realizan auditorias fiscales. 

En la siguiente nota veremos qué es una auditoría fiscal, quién la realiza, qué objetivos tiene, cuál es su alcance y mucho más.

¿Qué es una auditoría fiscal? 

Las empresas deben tributar y declarar su patrimonio frente a las distintas instituciones fiscales representantes del Estado. Dependiendo de sus beneficios, activos y patrimonio, varía la suma de dinero que deben abonar en concepto de impuestos y tributos. Para verificar que lo declarado por la compañía es cierto se utilizan las auditorías fiscales.

La auditoría fiscal es un proceso mediante el cuál se realiza un chequeo acerca del pago de tributos de una persona física o moral. De esta manera se comprueba si la persona o empresa está al día con los pagos tributarios. Además de verificar si sus activos se corresponden con sus declaraciones o si está inquiriendo en alguna actividad económica o financiera ilegal.

La auditoría fiscal puede ser realizada por el estado o por la propia compañía o persona. En este último caso se hace a fin de conocer de antemano posibles irregularidades por parte del área administrativa o contable de la empresa. 

Para comprobar el correcto funcionamiento del directorio, de la parte contable o administrativa, los propios accionistas o el propio dueño, pueden solicitar esta clase de auditoría. A fin de conocer posibles actos ilegales y solucionarlos antes de que se conviertan en un verdadero problema irreversible.

Así mismo cuando el Estado dispone una auditoría fiscal la empresa no puede negarse bajo ninguna circunstancia y debe poner a disposición toda la información requerida por parte de las personas que lleven adelante la auditoría.

¿Cuál es la importancia de la auditoría fiscal? 

Una auditoría fiscal tiene gran importancia tanto para la empresa como para los órganos fiduciarios. Ya que de esta manera se conocen diferentes aspectos económicos y financieros de la compañía o de la persona física. Y así determinar si se inquirió o no en aspectos ilegales.

La auditoría fiscal es una herramienta importante tanto para que el Estado recaude lo que le corresponde como para las empresas, de manera de conocer si sus empleados están teniendo un comportamiento ético o si están realizando actividades ilegales. 

Para el Estado es la herramienta que le permite acceder a las cuentas de las empresas. Como en ocasiones estas declaran patrimonios o ventas menores a las reales, mediante la auditoría el Estado puede conocer en profundidad las cuentas de las empresas que deben tributarle y acceder, de esta manera, al correcto cobro de impuestos.

¿Cuál es el alcance de la auditoría fiscal? 

El alcance de la auditoría fiscal siempre es para con las cuentas de la empresa o la persona auditada. Es decir, no puede involucrarse a cuestiones personales que no estén ligadas a las cuentas a revisar.

Para esto se deben evaluar diferentes elementos vinculados a las finanzas y la economía del auditado, persona o empresa. El alcance no puede correrse de estos elementos. 

La auditoría fiscal tiene potestad sobre el estudio de diferentes áreas de la empresa que se vinculan a los aspectos mencionados. Por empezar los libros contables de la empresa. Así como también los movimientos económicos. Por otro lado la documentación que avale y refleje todas las operaciones realizadas por la empresa o la persona durante el período estudiado. 

A través de estos libros o documentos es posible acceder a la información verdadera vinculada a la economía o las finanzas de la compañía. Ya que en ellos se reflejan todos los ingresos y egresos de un determinado período.

¿Quién realiza la auditoría fiscal? 

Para realizar una auditoría fiscal debe haber una persona a cargo de todo el proceso. Este es el Auditor Fiscal. Quién tiene la responsabilidad de que la auditoría se haga de manera correcta.

Este debe comprobar que las declaraciones efectuadas por la empresa o la persona fueron hechas de manera fidedigna. Por lo general representa a un organismo público, pero también puede haber sido designado por la propia empresa frente a sospechas de irregularidad por parte de sus propios empleados, socios o integrantes del directorio.

El auditor fiscal es quién estará encargado de definir si los pagos de tributos fueron realizados de manera correcta o no. Lo mismo si los patrimonios y declaraciones juradas se corresponden y fueron efectuadas sin fraude.

A partir de los registros a los que tuvo acceso el auditor, y junto con estos los datos requeridos, debe efectuar un dictamen. También conocido como informe de auditoría. En él debe incluir las informaciones recopiladas a partir de la auditoría. Además de volcar su propia mirada sobre los hechos.

¿Cuáles son los procedimientos de la auditoría fiscal?

A partir del momento en que la empresa o persona es notificada sobre la realización de la auditoría fiscal, debe proceder a brindar toda la información requerida por el auditor para el correcto funcionamiento de la auditoría.

Así mismo la auditoría debe seguir un determinado procedimiento, a fin de que esta sea realizada conforme la ley y, a su vez, recabe toda la información necesaria para que el auditor pueda realizar un informe correcto.

Las auditorías, aunque pueden ser realizadas por los privados, suelen ser una herramienta vinculada a la administración fiscal. Es decir, al área del Estado responsable del cobro de impuestos o tributos.

Estas áreas utilizan las auditorías a fin de conocer los estados tributarios de las empresas o personas. Y, en caso de que sucediera, detectar irregularidades o incumplimientos en los pagos. A través de la auditoría se consiguen las pruebas con el objetivo de comprobar estas irregularidades.

En caso de que la empresa tenga todo en regla la auditoría habrá finalizado sin más. En caso de comprobar o encontrar irregularidades, el fisco tiene la potestad de sancionar a la compañía.