Autoliquidación: ¿De qué se trata?

Autoliquidación: ¿De qué se trata?

En las actividades diarias de las empresas, las ganancias, pérdidas y dividendos son factores que forman parte de la cotidianeidad de las mismas; sin embargo, los administradores cuentan con las herramientas necesarias para analizarlos.


Y si bien estos elementos que mencionamos anteriormente son implicancias comunes de las empresas alrededor del mundo, hay un concepto que no es determinante en todos los países, y son los impuestos; estos varían dependiendo del territorio sobre el cual se aplican y en donde la empresa lleve a cabo sus operaciones. 

Debido a esto, los administradores han tenido que adaptarse a esta situación y para saber cuánto deben abonar en razón de impuestos, se han apoyado en las autoliquidaciones.

Por eso en este artículo veremos qué son las autoliquidaciones, cómo se regulan, en qué  constan además de saber el funcionamiento del IVA, sus posibilidades de autoliquidación y bajo qué parámetros se hace. 

¿Qué es la autoliquidación?

El concepto de autoliquidación remite a una operación mediante la cual un individuo reconoce jurídicamente, sus deudas e impuestos además de someterse a la obligación de pagarlos en su totalidad a las entidades cobradoras.  

En otras palabras, la autoliquidación es un recuento que hacen las personas jurídicas de todos los impuestos que están obligados a pagar y que, efectivamente, luego abonan para cancelar la deuda.   

Por ejemplo, en Hacienda se liquidan los impuestos correspondientes a través de los cálculos que las personas jurídicas han hecho previamente de las deudas que mantiene con el estado. 

Como persona jurídica también, si se comete un error al autoliquidar se puede solicitar una rectificación de la deuda; que es una forma de que el ente recaudador devuelva esa parte de dinero que se abonó de más.

¿Cómo pagar autoliquidación?

Para pagar la autoliquidación podemos optar por dos caminos: el primero es abonar las autoliquidaciones en efectivo o a través de nuestra cuenta bancaria pero en una sucursal de la entidad a la cual debemos abonar la deuda. 

El segundo es aquel que surgió a partir de las nuevas tecnologías y con ellas las posibilidades de la modernidad; y es abonar el monto adeudado a través de la página web de la entidad permitiéndonos hacer un giro bancario directo sin la necesidad de presentarnos a ningún lugar físico, con esto obtendremos una dinámica más rápida y concisa.

¿Qué son las autoliquidaciones del IVA? 

El iva o el impuesto al valor agregado es un impuesto que se encuentra en la gran mayoría de los productos, este también forma parte de la economía mundial ya que se reconoce como uno de los métodos que genera más ganancia alrededor del mundo.

Las autoliquidaciones del IVA consisten en los siguientes factores: por un lado se encuentra el cálculo que la empresa realiza sobre el total de IVA que se registra como una ganancia; es decir el valor de dinero que el estado le debe a la empresa por la compra de determinada cantidad de materia prima y por otro, se encuentra la cantidad que debo pagar  en relación al tributo por la venta de los productos finales. 

Luego de obtener esos dos valores, se realiza una resta entre lo que la empresa debe y lo que el estado le debe a la empresa y el resultado de esta operación es lo que se debe pagar como impuesto al valor añadido. 

 ¿Cuándo se presenta la autoliquidación del IVA? 

Normalmente las autoliquidaciones del impuesto al valor añadido suelen presentarse de forma trimestral

Es decir, en un periodo cada tres meses, las entidades responsables de autoliquidar el impuesto al valor añadido se encarga de presentar al órgano correspondiente las cuentas anteriormente mencionadas: la diferencia entre el IVA que posee a favor versus el IVA que debe abonar, lo que resulta en el monto final del IVA a pagar. 

En el caso de que una entidad por diferentes motivos no entregase su autoliquidación del IVA en tiempo y forma o abona menos de lo que debe, el órgano encargado podrá sancionar a la entidad con una multa sobre esos valores que podrían ser desde un porcentaje de la deuda total a un importe predeterminado. 

¿Qué diferencia existe entre una declaración y una autoliquidación?

Una declaración es una presentación de ciertos estados contables básicamente de tres estados contables grandes: 

  • El primero de ellos es la declaración pertinente de los flujos de efectivos del ente.
  • El segundo es conocido como la declaración de los ingresos pertinentes al ejercicio del ente en ese periodo.
  • El último estado es el que presenta la declaración contable son los respectivos balances del ente.

Entonces la diferencia notable entre estos dos conceptos es clara. Mientras que uno, la declaración contable, se centra en la presentación de los beneficios y pérdidas de una entidad y sobre todo el ejercicio natural del ente, las autoliquidaciones se centran solamente en las deudas tributarias que posee la entidad. 

Es decir, uno entra en los impuestos y el otro no, esa es la gran diferencia entre ambos conceptos y que denota la gran diferencia sobre la presentación de estos requerimientos requeridos por los organismos pertinentes de controlar las empresas en los respectivos países.