Aval: ¿Qué es y qué características tiene?

Servidor Proxy: ¿Qué es y cómo funciona?

Cuando se asume un compromiso, en este caso una deuda, es inherente a esta el pago de la misma; sin embargo, cuando aquel que contrajo la deuda no puede afrontarla se recurre a un tercero para que cumpla con esta función, es allí cuando se recurre a un aval. 

Este documento implica ciertos beneficios y representa un respaldo para quien otorga el préstamo a fin de reducir el riesgo económico que causa no saldar dicha deuda. 

Si quieres saber más sobre las características del aval no dejes de leer este artículo.

¿Qué es un aval?

El aval es una figura económica a la cual se recurre cuando un individuo o entidad asume el compromiso de abonar la deuda adquirida por otra persona; cuando se opta por este tipo de documento, trae consigo  ciertos beneficios. 

Un aval está compuesto por tres entidades: 

  • la persona solicitante y la que se compromete a cumplir las obligaciones (deudor)
  • la persona que recibirá el pago en caso de que el deudor no cumpla con su parte
  • el avalista

Generalmente, los avales se utilizan en el pago de propiedades, bienes raíces y préstamos ya que es un acto al cual se suele recurrir cuando se necesita pedir un crédito o préstamo, en el que se fija un plazo de tiempo para cumplimentar con los pagos y amortizar la deuda de manera completa. 

Ante la posibilidad de que el beneficiario tenga pérdidas es necesario que la entidad realice un estudio sobre la persona que lo solicita, ya que de esa manera es más sencillo conocer la solvencia del deudor y su capacidad de pago. 

En el ámbito financiero, el avalista es normalmente un banco o institución financiera y los avales son, por lo general, requeridos por ellos para préstamos de alto valor a sus clientes, como lo son los créditos hipotecarios. 

La principal ventaja de un aval económico es que garantiza el cumplimiento de un compromiso; por el contrario, sus desventajas implican que adquirir un aval conlleva un gasto adicional que se pagará en varios periodos. Ante eso, muchos clientes y/o negocios se plantean alternativas como el seguro de caución que podría ser más económico y se trata de una póliza que indemniza al asegurado si el tomador del seguro desconoce sus obligaciones contractuales. 

¿Quién me puede avalar?

En el ámbito legal, un aval puede ser una persona física o moral, que asegura que la deuda será saldada, teniendo esto en cuenta la institución que otorgó el préstamo tiene todo el derecho de exigir al aval que cubra su deuda e inclusive, si esto no sucediera, puede iniciar acciones legales contra el.  

¿Cuáles son los tipos de avales?

Existen diferentes tipos de aval que se pueden clasificar según la obligación que garantice: 

  • aquel que garantiza el pago de cierta cantidad de lo asumido en la deuda, en un periodo determinado de tiempo; a este tipo se lo conoce como aval económico.  
  • aquel que es asumido por la entidad bancaria y que a su vez, funciona como respaldo de aquellas obligaciones asumidas por el deudor; a este se lo denomina aval técnico
  • uno de los más comunes en el ámbito financiero, ya que en él se deja sentado la asunción de un tercero por sobre la deuda impaga del deudor, es el aval personal.  Generalmente, los avales personales son los asumidos en los créditos de financiación para empresas o garantías de patrimonio del  deudor. 
  • cuando una entidad bancaria es la que asume la deuda y cumple con las obligaciones del deudor, se dice que es un aval bancario. 

¿Cuánto tiempo dura un aval?

Teniendo en cuenta que un aval se desarrolla como garantía de una operación previa, es una regla general que tendrá la misma duración que la transacción a la cual sirve de garantía; lo más habitual, en estos casos, se establece una fecha límite en la cual no podrá realizarse ningún reclamo al avalista en relación al cumplimiento de su obligación. 

¿Qué es un aval de un pagaré?

Gracias a la figura del aval es posible garantizar el pago total o parcial de un pagaré; este documento deberá constar en el pagaré o bien emitirlo en una hoja adherido al aval

El avalista es la persona que se obliga al pago del documento de forma solidaria con el signatario del pagaré.

¿Qué es un aval parcial?

Hay dos formas de asumir un aval; por un lado se encuentra el aval general que es aquel que se asume sin limitaciones pero se habla de aval parcial o aval limitado cuando el avalista sólo responde por una parte del importe estipulado en el trato. 

¿Qué es un aval indirecto?

Se considera un aval indirecto cuando un individuo respalda a otro convirtiéndose en su avalista y respondiendo por cualquier eventualidad que se presente en el pago de la deuda o la falta del mismo, siempre ateniéndose a las condiciones de lo pactado. 

¿Qué significa ser aval de una persona?

Ser aval de una persona conlleva aceptar una responsabilidad de asumir la deuda en caso de que el deudor deje de realizar los pagos correspondientes. 

En este caso, si aquel que contrajo la deuda no paga más tu única opción será hacerte cargo de la misma y comparecer ante la institución financiera para continuar con los pagos o liquidar la deuda. 

¿Es lo mismo aval que garantía?

A menudo, las empresas emergentes y negocios que quieren impulsarse dentro del mercado recurren a los préstamos bancarios; es allí donde se presenta la confusión entre dos términos que seguramente oirás en el proceso de financiación: aval y garantía.  

Tanto el aval como la garantía son muy similares entre sí, sin embargo, guardan ciertas diferencias si tenemos en cuanto que el aval puede funcionar como una garantía aunque no todas las garantías pueden funcionar como un aval. 

Si hablamos de la garantía, hay una relación directa entre quien asume la deuda y el prestatario, en el que también entra en juego tu patrimonio.

Sin embargo, en el aval entra en juego un tercer actor que es aquel que responde o se encarga de saldar sus obligaciones por tí.

El proceso que sigue a la acción de , por ejemplo, pedir un préstamo es lo que marca la diferencia entre ambos términos; en la garantía es necesario la vinculación de tu garantía al préstamo mientras que en el aval tendrás que presentar un balance general de tu negocio que funcione como sustento con el fin de obtenerlo.