Balanced Scorecard: ¿Qué es y cuál es su uso?

Estrategia diferenciada: ¿Qué es y para qué sirve?

Su traducción en el español significa, Cuadro de Mando Integral, se basa en una política de gestión que delimita un rastreo eficaz, canalizando las energías, destrezas y conocimientos específicos de todos los integrantes de la empresa con el fin de alcanzar las metas y objetivos estratégicos y lograr rendimientos a largo plazo. 

¿Qué es el Balanced Scorecard?

Los fundadores de “El Balanced Scorecard son dos ingenieros eléctricos norteamericanos, Robert Kaplan y David Norton, que transcurriendo el año 1992, luego de llevar a cabo una tarea de consultoría en las evaluaciones de desempeños dentro de una organización del sector eléctrico, coinciden ambos en la creación de este nuevo criterio. Llegan a la deducción que el éxito de las empresas no debe enfocarse exclusivamente en el sector financiero, visión primordial de los altos mandos de una organización, para percibir la situación en que se encuentra una empresa. 

Por el contrario, basándose en su lógica, desmenuzan al patrón de gestión en cuatro criterios básicos y vitales entrelazados entre sí, a saber: 

  • El cliente, ¿cómo percibe el cliente a la empresa?
  • Excelencia en el negocio interno, para satisfacer a los clientes ¿qué procesos se deben resaltar?
  • Innovación y aprendizaje, para llevar a cabo la misión de la empresa, ¿cómo se debe transformar continuamente la empresa?
  • Por último, el sector financiero, para obtener el éxito ¿Cómo se debe mostrar ante los inversionistas?

¿Para qué sirve el Balanced Scorecard?

El objetivo primordial es satisfacer las necesidades de los clientes, no solo que estén contentos a la hora de la adquisición del producto y/o servicio, sino que regresen y transmitan su maravillosa experiencia con el producto a sus allegados. También, es preciso tener una buena gestión de post venta para llevar a cabo la resolución de cualquier contrariedad que pudiera llegar a tener el cliente en su compra.

Mejora continua del rendimiento del soporte técnico “aprender e innovar”, en la única clave asegurada del éxito, exploración de errores y después corregirlos rápidamente. El incremento de las ventas perfecciona las ganancias o ventas del sector financiero. 

Es una conceptualización que no requiere de tediosos cursos de capacitación para los colaboradores, por el contrario, una vez que desde el Directorio se toma la decisión de incorporar esta metodología, la asimilación es casi automática y sencilla para los subalternos.

Es un check point ininterrumpido, capaz de detectar deficiencias, corregirlas y adecuarse permanentemente a las innovaciones. Darle luz a aquellas apariencias que no eran tomadas en cuenta, tales como: 

  • novedades tecnológicas
  • nuevos paradigmas gerenciales
  • distintas formas de medición 
  • variables de índole cualitativo

De esta manera brinda soporte a los líderes de una organización para asegurar, que desde todas las áreas y sus respectivos departamentos incorporen estas nuevas ideologías y las lleven a cabo. 

¿Cómo funciona el Balanced Scorecard?

En función de cumplir con los objetivos organizacionales unidos entre sí con las pautas de causa-efecto. Exige la profundización de los conceptos de índole financiera, de servicio al cliente y de aprendizaje del funcionamiento de una empresa. 

A su vez, por cada lineamiento se le adosen intenciones a alcanzar y sobre estos últimos, se le anexan metas, que van a estar monitoreadas recelosamente, para que refleje las variaciones concretas, pudiendo visualizar los triunfos o por el contrario las decepciones de las ideologías planteadas

Es sumamente importante que los indicadores sean lo más sencillos posibles y de fácil interpretación, observación y simples de cuantificar. Estas mediciones deberán abarcar señales de resultado y con capacidad de adelantarse a los hechos. De esta forma, los empresarios al igual que “ojos de águilas”, puedan disponer de un panorama global desde las alturas, donde todo se observa con más facilidad, permitiendo una buena integración de la conformación de todas las áreas de su empresa en el presente y en el devenir del mañana.

Cuanto menos objetivos y más sencillos estos sean, más fácil será la capacidad de llevarlos a cabo. El balanced scorecards su finalidad es hacer más simple los sucesos para permitir llevar adelante todo el circuito de los objetivos interrelacionados.

Ventajas de implementar el Balanced Scorecard

Una de ellas es sin duda, concretar el pensamiento gerencial en pautas mensurables, los aspectos señalizadores perciben la existencia de errores y agiliza la enmienda de errores en la planificación.

Vinculación de los distintos eslabones organizacionales, para concretar las metas y objetivos, significa que el compromiso del trabajo de cada uno de los sectores de la empresa, están bien especificados y en línea hacia la satisfacción de las metas. Esto lleva a fortalecer las relaciones de los grupos de trabajo en su afán de llegar a cumplir los objetivos esperados. 

Mejorar las notificaciones internas verbales y escritas entre los integrantes de una empresa, al explicar pautas sencillas de acción, hacen que no quede margen de errores y que la inspección de las funciones sea más eficaz y conocer apropiadamente que es lo que está fallado o enlenteciendo en las tareas de la organización.

Incitación de procesos de modificaciones estratégicas o de aprendizaje de doble bucle en español. Generalmente cuando una organización toma conocimiento de una falencia, con celeridad realiza la corrección, dejando de lado el discernimiento de porqué se llegó hasta dicha contingencia. El investigar sobre el “doble bucle “llevaría a las empresas a considerar los correlatos posibles y discutir la razón de las causas de los hechos erróneos y pensar en la reconversión. 

Recordatorios continuos implementados mediante convenciones mensuales, trimestrales o de variadas periodicidades, para mantener vital los instrumentos estratégicos del Balanced Scorecard, evitando que dicho proyecto sea solo un modelo teórico por alcanzar y que culmine “encajonado en un bonito escritorio”. El continuo control tiene como finalidad lograr con esta disciplina generar que se haga cada vez más visible y de fácil impregnación para el resto de los trabajadores.

Es un buen termómetro, para conocer cuál es el grado de ejecución en que se encuentra la empresa al implementar esta metodología y de esa forma poderse armar con toda la artillería necesaria para culminar de suplir con todos las metas y objetivos previamente planificados. 

Por último, al tener un panorama íntegro y claro de la situación en que se encuentra la empresa, buena comunicación sencilla y útil que condice con lo establecido entre los Directivos y las bajadas de línea hacia los mandos operativos, hacen que las instituciones que apliquen Balanced Scorecard implementen bajadas de línea de buena calidad y permita correctas y adecuadas resoluciones.

Ejemplo de Balanced Scorecards

Una empresa X con una amplia trayectoria en el mercado, proyecta una productividad mantenida durante los últimos años dado al buen nombre y eficacia en la fabricación de sus productos y servicios y por la aceptación de sus clientes.

Esta empresa en su afán de seguir su crecimiento exponencial requiere aumentar sus entradas. Pero para poder seguir su carrera hacia el éxito y no estancarse, debe incrementar sus ingresos y crear distintos beneficios.  

Tradicionalmente, los empresarios toman como atributos mensurables sólo los ingresos y gastos que se generan en la empresa. Esto sólo brinda una lectura de cómo estuvo tiempo atrás o en el presente o en un muy corto plazo la situación financiera de la institución. Esto no refleja el panorama global de la misma. No brinda planificación para el futuro.  

Si la empresa siguiera tomando en cuenta estas mediciones, no estaría observando la entrada de nuevas empresas más implacables y con capacidad de mimetizarse a las exigencias de los consumidores, nuevos mercados alternativos en función y cambios significativos en los gustos de los clientes e inversionistas. En una palabra y como dice el refrán, se estaría comportando como “no hay peor ciego, que el que no quiere ver”.

Por todo lo expuesto, debe de desaprender lo aprendido durante todos los años de vida empresarial y formatearse de una forma genuina que lleve adelante políticas y metas que pongan en comunicación en forma clara nuevos y renovados objetivos estratégicos para modificar el rumbo en ángulo de 180° y que la comunicación sea clara y sencilla en forma vertical y horizontal.

 Que permita la fluidez de acción de las distintas áreas para que trabajen como un verdadero equipo, con la consigna en común de lograr rentabilidad y prestigio a largo plazo, centralizando en todo momento al cliente, tal cual el dedo pulgar hacia arriba o hacia abajo, como lo utilizaba el emperador Nerón en la antigua Roma para dar ganada o perdida una batalla, de la misma forma el cliente es el principal actor y las funciones de la empresa dependen de los gustos del cliente, debido a que “cliente contento, cliente que regresa.