Barrera de entrada: ¿Qué es?

Almacenamiento automático: ¿Qué es y cómo funciona?

Ingresar al mercado para darle salida a los productos o servicios que se crean no es tarea sencilla, ya que se deben cumplir con ciertos requisitos, denominadas barreras de entrada.

Para conocer cuáles son estas barreras aplicables al mercado, su función y cómo se clasifican, continúa leyendo este artículo. 

¿Qué son las barreras de entrada?

Las barreras de entrada se denominan a aquellos requisitos que funcionan como un obstáculo para aquellas empresas o compañías que desean formar parte del mercado y se le cierra la puerta a productos y marcas nuevas. 

Las barreras de entrada son de diversa índoles, ya sean económicas, legales o incluso aquellas relacionadas a la ética o a la imagen pública. 

El creador e impulsor de esta teoría fue Michael Porter y para él estas barreras son el instrumento fundamental del concepto de competencia ya que ayuda a determinar si es rentable el ingreso de una empresa o marca a determinado sector. 

Es decir que las barreras de entrada están relacionadas intrínsecamente con los conceptos de competencia y rentabilidad. 

Pero como así también hay barreras de entrada, la dificultad que se halla a salir de los mercados, se la conoce como barreras de salida. 

Actualmente, las barreras de entrada se encuentran más elevadas por lo que resulta realmente difícil el ingreso de nuevos competidores al mercado, pero esto con la finalidad de proteger a las empresa y compañías ya existentes, lo que a su vez, le asegura las ganancias de sus actividades. 

Estas barreras de salida muchas veces se relacionan con diferentes elementos importantes dentro del mercado, como: los medios de distribución o el tamaño del sector al que se quiere ingresar. 

¿Cuáles son las barreras de entrada de un proyecto?

Las fundamentales barreras de entrada son las siguientes: 

Barreras económicas: esto se refiere al capital que se requiere para iniciar y que te permita entrar al mercado. Estos gastos se relacionan con la publicidad, los productos de la nueva empresa que quiere ingresar. 

Economías de escala: esto hace referencia al fenómeno que se produce cuando existe un mayor volumen de producción, por lo que cada producto fabricado de manera adicional tendrá un costo menor (economía de escala) y esto resulta beneficioso para las empresas que ya compiten en el mercado. 

Economías de alcance: con el objetivo de ahorrar en los costos, son utilizados los mismos recursos para crear más de un servicio o producto (economías de alcance). 

Sin embargo, esto supone una desventaja para aquellas empresas que solo ofrecen un producto. 

Diferenciación de producto: esto sucede cuando las grandes empresas ya establecidas y conocidas en el mercado y que cuenta con clientes fijos, poseen cierto prestigio. 

En estos casos, la nueva competencia se ve obligada a realizar grandes inversiones en publicidad para apelar al consumo de la población. 

Importantes necesidades de capital: hay ciertos casos en los que se necesita de una gran cantidad de dinero para invertir inicialmente, ya que esta es la única manera de adentrarse en el mercado; por ejemplo, para cubrir grandes pérdidas al comenzar o para inversión en investigar y desarrollar nuevos productos. 

Barreras de carácter legal: este tipo de barreras acarrean cierta exclusividad que, muchas veces, se presenta inalcanzable para ingresar al mercado.

Aquí se incluyen: cargos administrativos, pago de patentes o de propiedad intelectual para evitar irregularidades en relación a la competencia. 

Concentración de los activos estratégicos: un factor que resulta fundamental al momento de limitar la entrada de otras empresas es el hecho de que aquellas compañías más conocidas ya cuentan con el fácil acceso a la materia prima o a zonas logísticas estratégicas. 

¿Cuáles son las 6 barreras de entrada de Porter?

Michael Porter, es uno de los referentes más importantes en al ámbito empresarial, que desarrolló el concepto de barrera de entrada, que indica que hay una serie de obstáculos que impide avanzar a los nuevos empresarios a formar parte del mercado; por lo que es muy importante conocerlos para saber a lo que nos enfrentamos. 

Economía de escala: como lo desarrollamos anteriormente, la economía de escala es uno de los obstáculos que hay que atravesar. 

Esto ocurre cuando aumentan los niveles de producción, disminuyen los costos de la misma. 

Sin embargo, esto representa una dificultad para el empresario que recién comienza ya que las grandes empresas lo superan en relación a los niveles de producción; por lo que sus productos deberán venderse a un precio mayor y las ganancias disminuirán demasiado. 

Esto sin tener en cuenta los problemas que deberá enfrentar si no le da salida a todo el stock. 

La alta inversión para empezar: dependiendo del sector al que te dediques, va a ser tu presupuesto inicial de inversión para comenzar a funcionar como empresa. 

Acceso a proveedores y distribuidores: en esta instancia es más dificultoso para los nuevos empresarios el acceso a los proveedores,que para aquellos que ya poseen una cartilla logística de lugares que proveen de la materia prima. 

El buen posicionamiento de la competencia: la competencia en el mercado es un factor ineludible, pero esto se vuelve un obstáculo cuando el producto que ofrecemos está diferenciado; es decir, cuando un producto posee una buena posición en el mercado y los clientes lo asocian a una marca en particular por lo que aquello que ofrecemos, se encuentra relegado. 

Inexperiencia en el sector: es importante contar con una buena formación en el sector que nos queremos desarrollar; no alcanza solo con nuestras expectativas o con una inversión de calidad; el conocimiento es poder. 

Esto te permitirá relacionarte con nuevos clientes, ya que estos desconfían de aquellos empresarios o emprendedores con poca experiencia o conocimiento. 

Obstáculos legales: este es el único obstáculo que no contempla el rol del emprendedor sino de las autoridades administrativas o de los organismos del gobierno. 

¿Cuáles son las barreras de entrada de nuevos competidores?

Elevada diferenciación del producto: cuando hablamos de la diferenciación del producto, hablamos de que los clientes ya identifican una marca en particular y ofrecen una cierta lealtad a ella. 

Esto afecta el ingreso de nuevas marcas a los sectores que son más productivos y los obliga a invertir grandes cantidades de dinero en publicidad para superar esa barrera. 

Un gran ejemplo de esto son aquellas empresas que ofrecen productos como refrescos o las cadenas de comida rápida.

Elevadas inversiones: esto exige la disponibilidad de grandes sumas de dinero o una gran capacidad financiera. 

Elevadas necesidades de capital de trabajo: hay ciertas industrias que poseen la necesidad de otorgar un gran financiamiento al capital circulante, sobre todo para el momento inicial o el lanzamiento de una gran cantidad de productos o servicios. 

Existencia de elevados costes de cambio: aquí se hace referencia al costo que supone el cambio de un proveedor a otro; estos pueden ser tangibles o reales, es decir, medibles. 

Si los gastos que suponen estos cambios son elevados, los proveedores deberán de ofrecer una mejor oferta para lograr que el cliente elija uno u otra proveeduría. 

Acceso a los canales de distribución: esta barrera se crea con el fin de que aquellas empresas ya instaladas se aseguren de la distribución de aquello que ofrecen. 

Si muchas empresas ya han trazado los canales de distribución para sus productos, las empresas emergentes deberán establecer un contacto que le otorgue beneficios a los proveedores así como reducción de precios, contratos publicitarios y demás.

Cuanto más difícil sea establecer lazos con los proveedores debido a las relaciones existentes con otras empresas, es mucho más engorroso ingresar al mercado de la mano de nuevos productos.  

Tecnología patentada: esta barrera es una de las más dificultosas de sortear ya que si una empresa toma la decisión de mantener para sí las patentes, el diseño u otras características del producto va a ser muy complicado que una nueva empresa pueda ingresar al mercado. 

Acceso favorable a materias primas: aquellas empresas que ya están establecidas pueden contar con el beneficio de atar a los proveedores a sus propios beneficios a través de precios o una relación entre oferta y demanda menor a la real. 

Ubicaciones favorables: hay ciertas ubicaciones que son más favorables en relación a otras, por lo tanto aquellas empresas establecidas gozan del beneficio de una ubicación estratégica, frente a los negocios emergentes que no pueden costear un lugar de esa índole o de hacerlo, deben hacerlo bajo un desembolso de dinero elevadísimo. 

Subsidios gubernamentales: los subsidios gubernamentales le otorgan ciertas ventajas a las empresas establecidas.

Una de esas ventajas es la de establecer valores competitivos o subvenciones a la industria local con el fin de proteger el desarrollo del mercado y por lo tanto mantener una relación saludable de oferta y demanda.  

Curva de aprendizaje o de experiencia: la reducción del costo de producción se debe a que los trabajadores se vuelven mucho más rápidos y eficientes lo que conlleva una optimización del funcionamiento del equipo, su desarrollo y los procesos que se realizan.  

Esto es aplicable a la producción, la distribución, logística y otras funciones. 

Requisitos legales o gubernamentales: quizás este sea uno de los aspectos más importantes al momento de permitir el ingreso de cierta industrias ya que suelen ponerse restricciones o requisitos muy severos, sobre todo las que están relacionadas al área de alimentos y salud. 

La reacción de la competencia: aunque oarezca tonto, también es fundamental la recación de otras emresas al momento de ingresar una nueva al mercado, ya que esto puede representar una amenaza. 

Los productos sustitutos: este tipo de productos son aquellas que cumplen la misma función para un mismo conjunto de consumidores pero que se producen bajo diferente tecnología. 

Cuando este producto se vuelve una opción más atractiva para el comprador, las empresas se topan con un techo un poco más duro de atravesar.