Barrera de Salida: ¿De qué se trata?

Depreciación: ¿Qué es y cómo se calcula?

Muchas veces abandonar un negocio o cambiar de industria no solo depende de la voluntad del empresario o los accionistas de una empresa. Hay elementos imponderables, a veces internos y en ocasiones externos, que repercuten en la posibilidad de la compañía de abandonar sus actividades. 

Incluso hay circunstancias en que la propia compañía decide mantenerse en el sector, a pesar de no generar beneficios. Esto se da porque no necesariamente las barreras de salida se imponen con cuestiones externas, como indemnizaciones o decisiones gubernamentales. Existen visiones estratégicas e incluso sentimentales que pueden transformarse en un obstáculo.

A estas se las llama Barrera de Salida. Son obstáculos que se pueden presentar ante la eventual decisión de abandonar un mercado por parte de una empresa. Veamos entonces, qué son, por qué se generan y qué representan las Barreras de Salida. 

¿Qué es una barrera de salida? 

Las Barreras de Salida son diferentes elementos que complican o bloquean la decisión de una compañía de salir o cambiar de industria. Estos factores deben ser evaluados a la hora de tomar la decisión de iniciar un negocio en un determinado sector.

Algunas están relacionadas a aspectos vinculados directamente con la industria en la que se opera, por ejemplo activos que no sean fáciles de negociar. Otros, en cambio, pueden presentarse en cualquier ocasión, como el caso de las indemnizaciones para los empleados de la empresa.

En los casos específicos de industrias marcadas por activos altamente especializados o la necesidad de fuertes inversiones para comenzar, las barreras de salida serán un impedimento mayor. Es en estos casos donde, abandonar un mercado puede implicar altos costos. 

En resumen, las barreras de salida son los imponderables que debe afrontar una compañía al momento de modificar el rumbo industrial de la misma.

¿Cuáles son las principales barreras de salida? 

Si bien las barreras de salida pueden variar según la industria a la que se dedique la empresa, podemos identificar algunas constantes para la mayoría de las compañías:

  • Costos fijos de salida: nos referimos a aquellos costos que es necesario asumir al salir de una industria. Por ejemplo, las indemnizaciones de los trabajadores o la liquidación de los bienes en almacén.
  • Activos especializados: Abandonar una determinada industria puede resultar complejo en relación a las propias características del negocio. Puede suceder en mercados tecnológicos que requieren el uso de instrumentos que sean complejos de desprenderse a la hora de abandonar el negocio. En este caso, los bienes suelen tener un valor más bajo por fuera del mercado en que se manejaba la empresa.
  • Restricciones sociales y gubernamentales: En este caso nos referimos a obstáculos externos a la empresa en sí misma. En ocasiones puede haber trabas impuestas por grupos sociales de interés para mantener la compañía. De esta manera, pueden sucederse manifestaciones o huelgas cuando una empresa cierra o cambia de industria. En el mismo sentido, las legislaciones vigentes y su complejidad burocrática o las presiones de los gobiernos pueden complicar la salida de un mercado.

¿Qué son las barreras de salida en el mercado? 

Las barreras de salida de los mercados son situaciones que complican o aletargan la retirada de una compañía de un determinado sector industrial. En algunos casos, estas obstrucciones llegan a tal punto que las empresas deben permanecer y buscar nuevas estrategias para sobrevivir en el mercado.

Si bien estas varían según el sector industrial en el que se haya implicado, una de las más frecuentes es el pago de indemnizaciones a los trabajadores y liquidación a proveedores a la hora de finalizar el negocio. Es común que estas barreras obliguen a las empresas o compañías a mantener el funcionamiento a pesar de que los resultados sean negativos. 

¿Qué representan las barreras de salida para las empresas?

Los motivos que pueden llevar a una compañía a tomar la decisión de abandonar una industria pueden ser múltiples. En ocasiones las crisis económicas de un país, la poca liquidez, la reestructuración interna o, llegado el caso, una posible expansión internacional. 

Pero no siempre es posible realizar esta salida o cambio. Ya que, en determinadas ocasiones, resulta más perjudicial salir que mantenerse en el mercado. Aunque, en otras circunstancias, permanecer puede ser muy negativo.

 Para poder adelantarse a estas situaciones es necesario identificar las barreras de salida antes de comenzar el negocio. 

Las barreras de salida para las empresas pueden ser las siguientes:

  • Pago de deudas a proveedores.
  • Restricciones estatales vinculadas a la pérdida de empleos.
  • Tradición familiar y reconocimiento en la industria.
  • Pérdida de la participación en la industria por la imposibilidad de venta de un determinado producto.
  • Regulaciones laborales, vinculadas a un determinado gobierno que generan que los despidos colectivos sean un costo muy grande en cuanto a indemnizaciones.

¿Cuáles son las barreras de salida según Porter?

Michael Porter fue un estratega empresarial de renombre internacional. Determinó y caracterizó a las barreras de salida de la siguiente manera:

  • Barreras de salida económicas: A pesar de las pérdidas o pocos beneficios, en ocasiones las compañías deben continuar en funciones dado que su salida del mercado podría implicar un alto costo. Hablamos de casos como, inversiones en instrumentos especializados con poca o nula capacidad de recuperación; sindicatos que presionan para que no haya despidos; falta de pago a proveedores o compromisos pendientes con clientes. Estos aspectos, siempre vinculados a lo económico, pueden determinar que una empresa se mantenga en la industria, debido a que su salida implicaría un costo mayor.
  • Barreras de salida personales: Esto ocurre cuando las emociones triunfan por sobre las condiciones económicas. Se las puede conocer también como barreras emocionales. Se da en casos en que no se acepta el cierre por quiebra de una empresa de toda la vida o tener que despedir a empleados que hayan sido leales durante muchos años. Suele suceder cuando un empresario ha puesto mucho tiempo de su vida en la compañía.
  • Barreras de salida estratégicas: En ocasiones mantener una zona de la empresa que genera bajos rendimientos puede beneficiar a otro sector de la misma compañía. Esto se da cuando la decisión de mantener una actividad, está relacionada con poner un impedimento para que una empresa competidora pueda crecer en el mercado. Un ejemplo posible es sostener una gama de productos que, aunque no generen las ganancias esperadas, evita que otras compañías crezcan. En este caso, mantenerse en el mercado resulta más beneficioso que buscar la salida.