Benchmarking: ¿Qué es y cómo se realiza?

Analítica prescriptiva: ¿De qué se trata?

Una forma de mejorar los resultados de una empresa, ya sea en su totalidad como en una determinada área o producto, es analizando qué hacen los competidores del mismo mercado. 

Esta herramienta vale para las grandes, medianas, pequeñas o microempresas. Se llama benchmarking. Es, a grandes rasgos, la tarea de estudiar y analizar las estrategias y procesos que utilizan otras empresas de tu mismo rubro para tener éxito.

En la siguiente nota veremos qué es el benchmarking, cómo se utiliza, cuáles son los tipos de benchmarking, en qué se diferencian entre sí y mucho más.

¿Qué es el benchmarking? 

El concepto de benchmarking, como palabra en sí, viene del idioma inglés. Esto significa, por citar un aproximado: punto de referencia. Es decir, es un punto de partida desde donde hacer un estudio de mercado para un producto o marca que queramos mejorar.

Es un concepto utilizado principalmente en áreas económicas, empresariales y financieras. Esta herramienta se circunscribe a estas áreas por el hecho de ser un elemento fundamental para el análisis del funcionamiento de las empresas, marcas o bienes de mercado.

Benchmarking es una herramienta del mundo de las empresas que se usa para comparar o, siguiendo con el inglés, “benchmark”. Su función es utilizar una referencia para comparar bienes o servicios dentro de una determinada área del mercado que se considera que funcionan correctamente y se busca aprender sus fortalezas.

En otras palabras, el benchmark es el proceso de búsqueda de un ideal dentro de lo que se quiere lograr, venta de productos, servicios, inversiones, incluso dentro de las propias áreas de la compañía, con el objetivo de comparar funcionamientos para alcanzar ese ideal.

El benchmark puede funcionar de manera externa o interna. Es decir, se pueden comparar dos áreas distintas de una misma compañía para ver por qué una es más eficiente que la otra y, de esta manera, entender qué es lo que se puede imitar.

A su vez también se utiliza a nivel externo. Es decir comparando con otras empresas, por lo general, del mismo rubro. De esta manera se analiza al competidor para intentar tomar sus mejores herramientas con el objetivo de mejorar nuestro producto.

¿Cuál es el proceso de benchmarking? 

El proceso de benchmark comienza con la observación, el estudio y el análisis. El objeto a estudiar varía según si el benchmark es interno o externo. Puede ser un área o gerencia de la empresa o un producto elaborado y comercializado por otra compañía.

El benchmark implica comprender las estrategias utilizadas por otra empresa para luego intentar replicarlas, de manera adaptada claro, en la propia empresa. Estableciendo los cambios que haga falta realizar. De esta manera conseguiremos una mejora de nuestro bien o servicio. Lo mismo si lo que se busca es mejorar un área de la empresa.

Para que el benchmark sea efectivo no se debe realizar una copia de lo realizado por la otra compañía. No funciona así. Para que sea funcional debe ser adaptado a la empresa que realiza el benchmark. 

Uno de los procesos que se utiliza es la comparación. Lo primordial es tomar el rendimiento de nuestra empresa en distintas áreas y compararlo con la “situación ideal” a la que se quiere acceder. De esta manera comprender cuáles son las diferencias fundamentales.

El benchmark se utiliza para hacer un estudio comparando bienes o servicios que pone a disposición otra empresa con el objetivo de aumentar la calidad del producto o, en todo caso, generar uno que pueda competir con aquel que fue estudiado.

Esta herramienta tiene el objetivo de dirigir el estudio de las prácticas utilizadas por otras empresas con la idea de tomar el rumbo de mejorar nuestro servicio para con los clientes e intentar captar nuevos.

Es un elemento fundamental para lograr entender cómo funciona la empresa competidora. Generando las condiciones necesarias para nuestra empresa con el objetivo de realizar las correcciones necesarias para alcanzar los objetivos deseados.

¿Cuáles son los tipos de benchmarking? 

Uno de los beneficios del benchmark es su ductilidad. Es decir, su capacidad de adaptación a las diferentes necesidades que pueda tener la empresa que lo utiliza. Ya que existen diferentes clases de benchmark para cada circunstancia y necesidad.

Las empresas suelen utilizar el benchmark con dos enfoques: interno y externo. El interno se usa para mejorar una determinada área de la empresa en comparación con otra que está rindiendo de la mejor manera.

El externo, por otro lado, para observar hacia afuera. Es decir, a otras empresas o incluso al sector entero donde se desempeña nuestra empresa con el objetivo de detectar errores y generar un mejor funcionamiento.

Existen cuatro tipos benchmark:

  • Benchmark interno.
  • Benchmark funcional.
  • Benchmark competitivo.
  • Benchmark genérico.

¿Cómo aplicar el benchmarking interno?

En este caso no se estudia a otras compañías o competencia. El proceso se realiza en base a sectores o gerencias de la propia empresa. Con el fin de detectar las virtudes de una para poder adaptarlas a otra área.

¿Cómo aplicar el benchmarking funcional?    

Este es uno de los casos de benchmark externo. Se trata de observar hacia afuera. Pero no detenerse sólo en los competidores. Se debe ampliar la mirada hacia la competencia indirecta e, incluso a empresas de otros mercados y sectores. 

El objetivo del benchmark funcional es lograr detectar cuáles son las herramientas que están utilizando otras empresas para poder adaptarlo a las necesidades de la propia compañía.

¿Cómo aplicar el benchmarking competitivo?    

El benchmark competitivo se utiliza para tomar dimensión del lugar que ocupa una compañía a partir de su competencia. Su función es comprender las estrategias y técnicas de las otras para cumplir con los objetivos de la empresa.

Su ventaja pasa por la comparación de los rendimientos de tu organización pensados a partir de los de las empresas competidoras. De esta manera se pueden observar los errores y realizar las correcciones pertinentes para encauzar el camino hacia el éxito.

¿Cómo aplicar el benchmarking genérico? 

El benchmark genérico pone el foco en la comparación de los objetivos cumplidos por tu empresa y los logrados por la mejor del mercado. Esto permite conocer qué esquemas son plausibles de ser adaptados a tu proceso.

¿Qué es benchmarking interno y externo?

El benchmark interno y externo son los dos enfoques que puede darle la empresa a su comparación. Por lo general se aplican a circunstancias diferentes. Es decir, la empresa debe conocer para qué quiere utilizar el benchmark antes de decantarse por el externo o el interno.

El benchmark interno consiste en comparar dos áreas, sectores o gerencias de la misma compañía. Es decir un departamento está generando rendimientos ideales y otro no, observar los comportamientos de ambos a fin de detectar cuáles son los errores de uno y las virtudes de otro.

Una vez realizado este análisis volcar los resultados a la práctica con el objetivo de mejorar esa área que no estaba funcionando bien adaptando las estrategias utilizadas por la que lo hacía de manera eficiente.

Por otro lado, el benchmarking externo trata de poner el foco fuera de la empresa. Puede utilizarse para un producto existente o para uno que se está por lanzar. De esta manera, se busca analizar las virtudes de los competidores para adaptar esas estrategias a nuestra compañía.