Beneficio fiscal: ¿Qué es y cómo se obtiene?

Interés devengado: ¿Qué es?

Cuando hacemos referencia a un beneficio fiscal, esto no solo recae sobre la actividad de los contribuyentes sino también sobre el papel de las empresas en relación a su actividad y a las facilidades que pueden percibir en cuanto a sus finanzas. 

Si quieres saber más sobre este tipo de beneficios, te lo explicamos en este artículo. 

¿Qué es un beneficio fiscal?

Cuando hablamos del beneficio fiscal hablamos del ahorro que se origina en relación a las cuotas de orden tributario de aquellos ingresos referentes a exenciones, deducciones, bonificaciones o reducciones fiscales.

Es decir, es el dinero que se obtiene gracias al ahorro de un contribuyente en cuanto al pago de menos impuestos.

Solo es posible percibir este beneficio por aquellas personas físicas o entidades que lleven a cabo actividades de consideración positiva, por lo que la reducción de impuestos es parte de un “premio”. 

Sin embargo, hay que tener en cuenta que los beneficios de índole fiscal no implica una evasión de los recursos de la Agencia Tributaria, por el simple hecho de que uno es una actividad lícita y la otra está penada por la ley.

¿Qué es el ahorro voluntario sin beneficio fiscal?

Cuando decides ahorrar de forma voluntaria en una cuenta de la Administración de fondos para el retiro, tienes el beneficio fiscal intrínseco de ahorrar en tus impuestos; hasta un 10% de tu deducción anual. 

Por otra parte, se debe tener en cuenta que los aportes voluntarios con una corta duración de tiempo no poseen ningún beneficio fiscal y los retiros pueden realizarse a partir de los dos meses o bien, superado este tiempo.  

¿Qué es el beneficio fiscal de arrendamiento puro?

El beneficio fiscal de arrendamiento puro es el que permite acceder a la financiación de activos de trabajo; este tipo de beneficio propone el pago de un arrendamiento mensual con la posibilidad de comprar el activo, devolverlo o extender el plazo de alquiler, por lo que resulta una propuesta muy atractiva financieramente. 

Las ventajas del arrendamiento puro radican en lo siguiente: 

Deducciones en el Impuesto Sobre la Renta (ISR) 

Cuando se trata de un pago de renta por mes, este puede registrarse como un gasto operacional por lo que es muy posible deducir a un 100%, siempre teniendo en cuenta los activos que posea la empresa lo que ayudaría a reducir el Impuesto sobre la Renta.

Otra característica que debemos tener en cuenta sobre el arrendamiento puro es que al ser un servicio financiero cuyo pago es mensual es factible de ser considerado y registrado en su totalidad como un gasto.  

Otra de las ventajas que acarrea el arrendamiento puro es el hecho de que se pueden deducir los ítems del contrato en relación al mantenimiento, reparaciones, modificaciones, seguros, combustible, etc. 

Tratamiento fiscal IVA 

En el arrendamiento puro, al momento de adquirir el equipo, el IVA es abonado por la entidad financiera al momento de comprar el equipo; mientras que el arrendador paga el interés durante el tiempo que dure el financiamiento. 

Por otra parte, el arrendamiento puro es una de las herramientas más requeridas en el ámbito financiero ya que permite sostener la liquidez de una empresa, lo que a su vez también, implica que se puedan llevar a cabo compras o inversiones cada cierto periodo de tiempo y de esta manera se mantiene un equilibrio en relación al flujo de efectivo. 

¿Qué diferencia hay entre beneficio fiscal y beneficio contable?

La diferencia entre beneficio fiscal y contable, se encuentra en que el beneficio fiscal implica la variación de los fondos en relación a la distancia entre un periodo y otro, mientras que el beneficio contable, resulta de la

¿Cómo se realiza una solicitud de beneficio fiscal (régimen de incorporación fiscal)?

En pocas palabras, el beneficio fiscal implica reducir los impuestos pagados al Servicio de Administración Tributaria por parte de los contribuyentes, que se calcula sobre los ingresos generados en un periodo determinado de tiempo.  

Otras veces, el beneficio fiscal recae sobre los Impuestos Sobre la Renta (ISR) durante por ejemplo, cada quince días en los pagos de tu nómina. 

En cuanto al Régimen de Incorporación Fiscal, es una estructura accesible para las personas físicas cuyos ingresos no superen los dos millones de pesos por año. 

A partir de este régimen, también puedes: 

  • facturar de manera sencilla
  • realizar tu declaración cada dos meses 
  • reducir el pago de impuestos

Para realizar una solicitud en el Régimen de Incorporación fiscal debes:  

  • Ingresar al portal del SAT 
  • Hacer captura del CURP y del domicilio del negocio
  • Indicar tipo de ingreso cliqueando en “Tienes un negocio” e identificar la actividad económica a la que perteneces.
  • Antes de finalizar con el trámite, chequea que todos los datos sean correctos.
  • Por último, tienes la opción de descargar o imprimir la constancia de inscripción al Registro Federal de Contribuyentes, que a su vez tiene la cédula de identificación fiscal. 

Por el contrario, si quieres hacerlo de forma presencial debes seguir los siguientes pasos: 

Siguiendo los siguientes pasos:

Dirígete a cualquier oficina de la Entidad Federativa de acuerdo a tu domicilio o puedes presentarte ante alguna sucursal del SAT, con cita previa: 

Debes presentar la siguiente documentación: 

  • CURP o acta de nacimiento
  • Identificación Oficial como credencial para votar o licencia de conducir
  • documento donde se compruebe el domicilio del negocio, puede ser una factura de cualquier pago de servicio como luz o gas.
  • La inscripción al Registro Federal de Contribuyentes incluye la Cédula de Identificación Fiscal. 

¿Qué diferencias hay entre beneficio fiscal y estímulo fiscal?

Por lo general, el estímulo fiscal es un equivalente al beneficio fiscal; estos son aplicables en deducciones de los impuestos que debe pagar el contribuyente. 

En este caso, el único estímulo fiscal es el Subsidio al Empleo. 

¿Cuáles son los beneficios fiscales de una empresa?

Otorgar beneficios fiscales no es una acción sencilla de llevar a cabo, ya que esto solo es posible si se cuenta con la liquidez necesaria para enfrentarlo.  

Ya que esto es difícil de aplicar, México ha resuelto ciertas opciones para llevarlo a cabo sin perjudicar la liquidez de las empresas y por lo tanto, no dañar a los empresarios y sobre todo durante este periodo de emergencia sanitaria, apoyar al sector empresarial.  

Las que detallamos a continuación son algunas de las propuestas que resultaron de los sectores empresariales y que darían un respiro al flujo de efectivo sin afectar las finanzas gubernamentales: 

Diferimiento de los pagos de impuestos: si bien esto no es un estímulo, es algo que muchas empresas o instituciones financieras, aplican para aliviar el pago de créditos por parte de sus clientes.  

Si hablamos de lo meramente fiscal, esta opción no busca condonar los impuestos a las compañías, sino se trata de un diferimiento a los que están obligadas.

Acortar los plazos para la devolución de saldos a favor de impuestos: esta acción se propone hacer más accesible la devolución de saldos a favor de los impuestos empresariales. Y si bien, esta propuesta está vigente se espera que se haga efectiva para todos sus clientes. 

Autorización para disminuir pagos provisionales del ISR durante el primer semestre del año: esta es una de las opciones que existen con anterioridad pero es remarcable que, debido a la actual situación mundial, muchas compañías anticiparon que sus balances anuales serán desfavorables, y es debido a esto que dejarían de hacer pagos provisionales del Impuesto Sobre la Renta.  

Esta opción en sí misma, no significa un contratiempo económico para las autoridades ya que se hace referencia a facilidades del tipo administrativas, de uso efectivo inmediato con la característica de otorgar un cierto alivio por la situación que atraviesa el sistema empresarial en relación a la pandemia.