Brecha salarial: ¿Qué es y cuál es su causa? 

Póliza de ajuste: ¿Qué es y para qué sirve?

La brecha salarial es la punta del ovillo que se necesita desandar, es la prueba en términos económicos de la desigualdad no sólo en valores de dinero sino también en términos educativos y culturales además de la instauración de los estereotipos en cuanto a géneros. 

Impulsar un cambio en cuanto a la educación en igualdad de género es el paso inicial para acortar la brecha y reducir el contexto desigual de la relación laboral entre hombres y mujeres. 

Si quieres saber más sobre esta problemática, sus causas y efectos, debes leer el siguiente artículo. 

¿Qué es la brecha salarial?

El concepto de brecha salarial hace referencia a la desigualdad entre los salarios de hombres y mujeres y su cálculo se realiza en base a los ingresos brutos que perciben todos los trabajadores en el concepto de una hora de trabajo. 

¿Cómo se genera una brecha salarial?

En 1919 la Organización Internacional del Trabajo (OIT) reconoció lo fundamental del derecho a la igualdad salarial y en remuneración. 

En simples palabras, la brecha salarial se da cuando al mismo trabajo realizado por una mujer y un hombre se le otorga un valor distinto y desigual. 

El derecho fundamental a la igualdad de remuneración por género es reconocido desde 1919 por la OIT (Organización Internacional del Trabajo).

¿Qué tipos de brechas salariales existen?

Hay diversos elementos que instalan la brecha salarial entre hombres y mujeres, es importante que se tengan en cuenta para poder identificarlos junto con los factores que los originan; esto instala las diferentes brechas entre el dinero que se le paga a un hombre y una mujer al realizar el mismo trabajo: 

  • EMPLEO A TIEMPO PARCIAL

Un gran porcentaje del trabajo parcial en el mundo es realizado por mujeres a diferencia de los hombres; esto se debe a la reducción voluntaria de las mujeres a la jornada, sobre todo, para aquellas que hacen frente al trabajo no remunerado de sus hogares, fundamentalmente el relacionado al cuidado de sus hijos.

La consecuencia directa del empleo parcial es peor remuneración para enfrentar la economía actual y en muchos casos, las mujeres realizan la misma cantidad y el mismo tipo de trabajo que los hombres, sin embargo, perciben un sueldo que no retribuye en nada en su esfuerzo.  

  • PEORES EMPLEOS

En estos casos, la presencia de las mujeres en ámbitos laborales contraproducentes y mal remunerados es mucho mayor debido a la imposibilidad de acceder u obtener mejores empleos, de mejor nivel o impulsarse en su carrera profesional; esto es ocasionado por la maternidad y la construcción que se tiene sobre ella lo que causa una evidente discriminación. 

  • TRABAJOS SOCIALMENTE MENOS VALORADOS

La brecha también se centra en el tipo de trabajo que realiza una mujer en relación a un hombre, específicamente se las asocia a trabajos asociados a la limpieza y cuidado de la casa, no solo de la propia sino también como empleada doméstica en otros hogares.

Este tipo de trabajos están altamente feminizados debido a la creencia de que solo una mujer puede dedicarse a eso. 

Esta desvalorización laboral se traduce en el salario percibido por las mujeres. 

  • AUTO MINUSVALORACIÓN

Las estadísticas muestran el porcentaje de discriminación que se ejerce sobre las mujeres en el mercado laboral, siempre en comparación con el género masculino. 

La consecuencia directa de esto es que muchas trabajadoras aceptan cualquier tipo de trabajo y de monto salarial por el riesgo de perderlo si exigen mejores condiciones salariales o laborales en general. 

  • IGNORANCIA

Los encargados de las empresas tanto públicas como privadas no analizan las estadísticas en relación a la brecha salarial entre sus trabajadores y trabajadoras y es este desconocimiento el que no permite un análisis serio de la situación de desigualdad e identificar cómo y por qué se generan; y esto lo único que genera es perpetuar estas diferencias. 

¿De qué se trata la brecha salarial de género?

En pocas palabras la brecha salarial de género es la diferencia entre lo percibido por el valor del trabajo entre el género masculino y el femenino, siendo las mujeres las más perjudicadas en este sentido. 

¿Cuál fue la brecha salarial durante el 2021 en México?

Según las estadísticas de la ONU, en el Estado de México, las mujeres perciben un salario 34.3% más bajo que los hombres. Estas cifras se dieron a conocer durante el 18 de septiembre, fecha en la cual se conmemora el Día Internacional de la Igualdad Salarial. 

La preocupación de los organismos internacionales porque los países tengan en cuenta, proyecten y desarrollen lineamientos políticos con el objetivo de disminuir esta brecha que no cesa y que se ha agravado en esta época de pandemia. 

Según la Conasami (Comisión Nacional de Salarios Mínimos),  México ha logrado reducir la brecha salarial en cuestiones de género en un 6.5% debido al incremento de los salarios mínimos. 

Por otra parte, reflejó que casi 15 millones de personas cobran el salario mínimo y que de ese total, el 50.1% son mujeres, en el segundo trimestre del 2021. 

¿Cuáles son las consecuencias de la brecha salarial?

La gran consecuencia en lo que respecta a la brecha salarial es la discriminación y la perpetuación de estereotipos que no se ajustan a la realidad ni económica ni social. 

Las mujeres han sido reducidas en todos los ámbitos y la brecha salarial es una gran muestra de ello; el profesionalismo, el valor del trabajo y de la calidad humana se ve reducido por una cuestión de género. 

¿De qué manera se puede reducir la brecha salarial? 

La primera instancia hacia un cambio en la desigualdad hasta su total erradicación, es la educación

La apuesta en este ámbito logra y logrará que muchas más mujeres y más jóvenes alcancen un alto nivel educativo, lo que las prepara para desarrollarse en un área profesional y que obtengan una mayor participación en los puestos de trabajo. 

Pero esto solo será posible si se adecúa la actualidad al mercado laboral vigente y se rediseña la educación para que estas mujeres posean muchas más herramientas. 

El segundo impulso viene de la mano del emprendimiento. 

La realidad es que muchas mujeres han maternar de manera temprana por lo que su acceso al mercado laboral se ve truncado por hacerle frente a las tareas relacionadas al cuidado

Para lograr la independencia de estas mujeres, que también representan un rol importante en cuanto al progreso regional, es fundamental políticas de inclusión financiera y otorgar apoyo a las emprendedoras. 

Por último, deben crearse políticas públicas que contemplen tanto las “mujeres en pisos pegajosos” para acabar con la clara desigualdad; además de políticas dirigidas a “techos de cristal” para que más mujeres tengan mayores posibilidades de educación y capacitación en el área profesional.