Calidad crediticia: ¿Qué es y cómo se mide? 

¿Cómo se inicia sesión en Quickbooks?

La calidad crediticia de una institución puede variar según sus balances financieros lo que conlleva a establecer ciertas percepciones sobre la misma y su capacidad de enfrentar una deuda impaga hasta una crisis económica. 

Para conocer más sobre la calidad crediticia de una institución continúa leyendo este artículo. 

¿Qué es la calidad crediticia? 

El concepto de calidad crediticia hace referencia a la capacidad que tiene una institución financiera al emitir una deuda para enfrentar los pagos futuros a los que se ha comprometido, en tiempo y forma. 

¿Para qué sirve la calidad crediticia? 

Las funciones principales de la calidad crediticia son las siguientes: 

  • Facilita la visión del inversor en relación al emisor en cuanto a la solvencia que presenta el este. 
  • Informa desde las regulaciones financieras vigentes los riesgos que asume la institución emisora del crédito. 
  • Orienta sobre las inversiones futuras a diferentes agentes de la economía interventores en el mercado, sobre la calidad crediticia de las instituciones financieras. 

¿Cómo se mide la calidad crediticia de un banco? 

La manera correcta de medir la calidad crediticia de un emisor corresponde a instituciones especializadas para realizar dicha función; esto se conoce bajo el término “Calificación Crediticia o Ranking Crediticio” que se basa en las diferentes percepciones y opiniones de las entidades emisoras sobre su solvencia crediticia. 

Las agencias encargadas de emitir su opinión, basan su proceso de evaluación bajo dos pautas de calificación. 

Por un lado, recopila toda la información financiera posible de la institución emisora, esto es: registros contables de todo tipo, balances, historial de pagos, entre otros. 

Por otro lado, reúne la información sobre la misma en el mercado, es decir, registro de cotizaciones o situación del ámbito en el que opera, etc. 

Toda esta información sirve como complemento a las entrevistas que se les hace a los directivos de la entidad y una vez que todos los registros de información están completos, el personal encargado del análisis otorga un número que se corresponde con la calificación y que, a su vez, responde a ciertos criterios.

Estos criterios son únicos y específicos de cada agencia analista, es decir, que no es algo que se comparte con otras agencias por lo que cada una cuenta con sus propias estipulaciones y estrategias de análisis.  

¿Qué mide la calidad crediticia? 

Según el ámbito financiero, los factores que ayudan a calcular la calidad crediticia de un país son los siguientes: 

  • Ratio de mora: es la relación entre la cantidad de créditos dudosos y los totales de crédito de una institución financiera. 

Los créditos dudosos incluyen los saldos morosos o impagados, al igual que los pagos que si bien tienen el saldo al corriente también existe el riesgo de que no sean abonados en su totalidad. 

  • Cuanto antes se detecten estos créditos con riesgos de permanecer impagos, mejor preparada está la institución para hacerle frente a una crisis. 
  • Tasa de cobertura: es la expresión porcentual de las provisiones registradas en los balances más la cantidad de créditos de carácter dudoso. 
  • Coste del riesgo: este factor es un claro indicador de lo que se espera en cuanto a pérdidas posibles cuya información depende de las estimaciones referidas en su cartera de crédito. 

¿Qué diferencia hay entre la calidad crediticia y la calidad financiera? 

La calificación crediticia expresa la calidad crediticia de una emisora a través de una nomenclatura particular basada en la información recopilada y unos criterios establecidos por la agencia que analiza la solvencia de una financiera. 

A su vez, esta calidad crediticia está íntimamente ligada con la calidad financiera; cuanto más alto sea el nivel de calificación financiera más alta será la calidad crediticia y viceversa. 

De la calidad financiera depende el monto a pedir prestado y menor el tipo de interés. 

Por otra parte, no todas las compañías cuentan con calificación crediticia, solo las más grandes, lo que no quiere decir que no posean calidad crediticia. 

¿Qué tipos de deuda se distinguen según el tipo de emisor? 

  • Deuda pública: por lo general se considera a estos activos como los mejores en calidad crediticia ya que son aquellos que permiten enfrentar holgadamente cualquier tipo de crisis y su capacidad de pago es mucho mayor en relación a otras entidades de índole privada. 
  • Deuda Interbancaria: muchas instituciones financieras se prestan dinero entre sí debido a su gran solvencia y liquidez a corto plazo, por lo que en consecuencia también tiene una buena calificación en cuanto a calidad crediticia. 
  • Deuda corporativa: estas son las adquiridas por personas físicas o morales que no sea una administración pública, debido a que es una de las deudas más comunes y conlleva una menor calidad crediticia. 

Dentro de la deuda corporativa se incluyen: 

  • Deuda Senior asegurada
  • Deuda Senior
  • Deuda subordinada
  • Deuda híbrida
  • Acciones: estas no poseen el carácter de deuda pero sí es una inversión.