Carga Fiscal: ¿Qué es y cómo se distribuye?

Impuestos por inversiones: ¿Cuáles son?

Mucho se suele hablar en distintos medios de comunicación, en discursos políticos o en charlas entre vecinos sobre la carga fiscal, presión fiscal, carga tributaria o presión tributaria. Es decir, sobre los impuestos que pagan los ciudadanos mexicanos. 

La carga fiscal no es el total de los impuestos que recauda el estado sino una división entre el pago de impuestos y el ingreso de los ciudadanos y las empresas, es decir las personas físicas y morales del país.

En la siguiente nota veremos qué es la carga fiscal, cómo se calcula, cuánto es la carga fiscal en México, para que se utiliza, cuánto se recauda por carga fiscal anualmente y mucho más. 

¿Qué es la carga fiscal? 

La carga fiscal, también llamada carga tributaria, presión fiscal o presión tributaria, es un cálculo que se realiza a partir de dos variables: los ingresos percibidos (ganancias) y el pago de impuestos al estado. De esta manera se obtiene un resultado tentativo.

Es decir, la carga tributaria es un cálculo tentativo para obtener un promedio sobre una determinada franja social, en base a cuánto representan los impuestos pagados para esas personas o empresas.

En otras palabras, la carga fiscal es un asunto que varía según donde se pone el foco para realizar su cálculo. Puede hacerse sobre una ciudad, una clase social o, incluso, sobre un país entero. De esta manera se obtiene un promedio que es tentativo. Y que se utiliza para comparar con otros países.

Así como la carga tributaria puede calcularse por clase social o sector geográfico, también puede hacerse en base a un determinado impuesto. De esta manera se conoce que peso tiene ese impuesto (por ejemplo el IVA o el ISR) sobre los ingresos de las personas.

Suele considerarse a la carga fiscal como algo negativo. Es decir, que a mayor pago de impuestos, menos ingresos le quedan a las personas. Pero, si miramos los datos a nivel global, podremos comprobar que los países considerados del primer mundo son los que mayor carga fiscal tienen.

Para que la carga tributaria sea eficiente, es necesario que el órgano encargado del cobro de los impuestos y tributos funcione bien. En otras palabras, que su base de datos sea consistente y que la mayoría de la economía del país pase al sector formal y no al informal.

¿Cómo se determina la carga fiscal? 

La carga fiscal es un cálculo que se realiza en base a dos variables que pueden ser considerablemente modificadas en torno al sector donde se aplique el cálculo. Por ejemplo, no es lo mismo calcular la carga fiscal de una ciudad con altos niveles de ingresos que una con ingresos más bajos.

En otras palabras, el ingreso fiscal no es algo fijo sino que varía según qué se quiera estudiar o analizar. No solo por cuestiones geográficas. También varía si se piensa en base a organizaciones empresariales o a personas físicas. 

Así mismo, el cálculo siempre es igual. Es decir, las variables siempre son las mismas. Lo que se modifica es el número que se ingresa para obtener el resultado. 

Por un lado es necesario conocer los ingresos netos de aquella masa societaria que se vaya a estudiar. Estos son los beneficios que reciben quienes pagan los impuestos. Pueden ser personas físicas o morales.

Por otro lado, se debe conocer cuánto se paga por impuestos. Es decir, el monto total abonado en concepto de impuestos o tributos a los órganos estatales (estaduales, nacionales o locales).

Con estas dos variables se obtiene la carga tributaria. Solo es necesario dividir los ingresos netos por los impuestos pagados. El resultado de esta operación arroja la carga tributaria en el sector deseado. 

¿Cuánto es la carga fiscal en México? 

Como ya se dijo la carga fiscal es el porcentaje que se calcula para un determinado sector económico, social o geográfico. Uno de los usos más frecuentes para esta clase de cálculo es por naciones. Es decir, para conocer la carga tributaria por país.

México tiene un promedio bajo de carga fiscal, en comparación con otros países. Este cálculo suele ser realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico o OCDE. Y a partir de los resultados este organismo genera un ranking.

En base a los últimos resultados obtenidos por este organismo, el promedio general de Carga Fiscal sobre el PBI de los países es del 33%. México se ubica bastante por debajo con el 16%.

Es decir que el porcentaje de carga fiscal en México es del 16,3% sobre el PBI. Pero si queremos pensarlo en números más concretos, la carga fiscal gira en torno a 1,464 euros per cápita de la población mexicana.

¿Cómo se distribuye la carga fiscal? 

La distribución de la carga fiscal varía según el país y las decisiones gubernamentales. En ocasiones la presión se torna más fuerte sobre un determinado sector social o económico, por lo general los de más ingresos. 

Así mismo, cuánto más altos sean los ingresos, por más que aumenten los impuestos, la presión fiscal seguirá siendo la misma. Ya que el porcentaje obtenido por la división de esas dos variables no se verá ampliamente modificado debido a que los dos números van en aumento.

Igualmente existen casos, como el IVA, donde la carga fiscal es igual para todos los ciudadanos. Pero esto no representa lo mismo para quien percibe bajos ingresos que para el que tiene más. Siendo que el valor del IVA suele ser siempre el mismo.

¿Cuánto dinero se recauda por año en México por impuestos?

Como se dijo previamente la carga fiscal en México representa el 16,3% del Producto Bruto Interno del país o PBI. Es decir, que menos de un quinto de los ingresos totales producidos por el país provienen de la recaudación de impuestos. Un número bajo si se tiene en cuenta que el promedio mundial es del 33%, casi el doble.

En números concretos durante el 2021, el Servicio de Administración Tributaria, o SAT, obtuvo de la recaudación de impuestos un total de 3.56 billones de pesos mexicanos. Superando la meta que se había planteado en el período anterior.

El aumento respecto del mismo período del 2020, el año anterior, fue de 0,8%. En otras palabras, durante el 2020 el SAT había recaudado un total de: 3,53 billones de pesos mexicanos.