Cheque al portador: ¿De qué se trata?

Pagaré: ¿Qué es y cómo se utiliza?

Uno de los mecanismos más utilizados para realizar pagos es un documento legal llamado cheque. Dentro de esta categoría existen diferentes maneras de emitir un cheque. Una de las más utilizadas es el cheque al portador.

Se trata de un documento donde se otorga a quien recibe el cheque una determinada cantidad de dinero a cobrar en una entidad bancaria. El mismo no está realizado a nombre de nadie por lo cual, como su nombre lo indica, quien lo porta puede cobrarlo. 

En la siguiente nota veremos qué es un cheque al portador, qué se necesita para cobrarlo, cuál es el monto máximo, qué sucede si te encuentras uno, cuándo se cobra y mucho más.

¿Qué es un cheque al portador? 

Antes que nada veamos qué es un cheque. Se trata de un documento donde una persona, física o moral, se compromete a realizar un pago a través de una entidad bancaria con otra persona, física o moral. 

Los cheques son documentos emitidos, por lo general en talonarios, por una entidad bancaria. La persona que tiene una cuenta con un determinado banco recibe para poder operar con este un talonario donde tiene una determinada cantidad de cheques numerados para poder utilizarlos.

La ventaja que presenta esta clase de documento es no tener que manejar efectivo para realizar un pago. Es decir, se libra una determinada cantidad de dinero y este es cobrado por otra persona sin tener que portar ese dinero ni quien paga ni quien recibe el pago.

Dentro de la categoría de cheque existe uno utilizado con mucha frecuencia: el cheque al portador. El mismo tiene como principal característica el hecho de no estar realizado a nombre de nadie en particular.

Esto quiere decir que quien lo posee, es decir quien lo tiene en sus manos, puede acercarse a la entidad bancaria correspondiente y realizar el cobro. Con solo presentarse a una de las cajas del banco se recibe el monto asignado a cambio del cheque.

Los cheques al portador son utilizados para abonar pequeñas sumas de dinero. Presenta como ventaja la posibilidad de hacer girar ese dinero con facilidad. Es decir, quien lo recibe puede otorgarlo a otra persona como pago sin tener que ir al banco a cobrar y luego entregar ese dinero a otra persona.

Por otro lado, su desventaja pasa por el hecho de que puede ser peligroso perderlo. Ya que quien lo encuentre podrá ir al banco a cobrar el dinero sin haber sido la persona a quien se dirigía el cheque originalmente. 

¿Qué se necesita para cobrar un cheque al portador? 

Hacer el cobro de un cheque al portador es un hecho de suma facilidad. Esta es una de las principales ventajas de esta clase de documento. Ya que, para el tenedor del cheque, no es necesario siquiera tener un cuenta bancaria.

Para cobrar el cheque al portador solo es necesario acercarse a la entidad bancaria con la que fue emitido el documento. Eso sí, debes presentarte con tu documento de identidad, caso contrario no podrás cobrarlo.

El cheque al portador se cobra de manera presencial. Para esto debes pasar por una de las cajas del banco emisor, también llamado librador. Luego entregar el cheque al cajero y recibir la suma correspondiente a cambio del mismo.

¿Cuál es la cantidad máxima de un cheque al portador? 

Debido a que los cheques al portador pueden ser cobrados por cualquier persona, es decir no son nominativos, no están a nombre de nadie en particular, tienen un monto máximo para su emisión.

Esto se debe al hecho de que su ventaja puede tornarse una desventaja. Realizar un cheque al portador y que el tenedor del mismo lo extravíe, puede ser un gran inconveniente para ambas partes. 

Por este motivo existe un límite y el monto de los mismos es considerablemente bajo. De manera que si existiera algún inconveniente con el cheque la pérdida no sea algo considerable para las partes.

En México el monto máximo por el que puede librarse un cheque al portador es de cinco mil pesos mexicanos. Esta suma está regulada por la Ley de Títulos y Operaciones de Crédito y el monto fue modificado por última vez en el año 2014.

¿Qué pasa si me encuentro un cheque al portador? 

Encontrar un cheque al portador es equivalente a encontrar dinero en la calle. Debido al hecho de que no está a nombre de nadie es muy complejo rastrear a su dueño original y poder devolverlo.

Igualmente esto puede hacerse. Es necesario acercarse al banco y comunicar que fue encontrado un cheque al portador. La entidad podrá, a través del número de serie del cheque, encontrar al emisor del mismo y de esta manera reponerlo a quien fuera su tenedor.

Esto es lo que debería hacerse en buena fe de quien fuera su poseedor. La desventaja de esta clase de documento es que si el tenedor perdiera el cheque, quien lo encontrara podría cobrarlo sin problemas debido al hecho de que quién tiene el cheque puede realizar el cobro.

¿Cuándo se puede cobrar un cheque al portador?

Así como el cheque al portador no es nominativo, es decir que no indica quien es su dueño tampoco tiene una fecha de cobro. Es decir, no funciona como otros cheques que pueden ser cobrados a treinta, sesenta o noventa días.

De esta manera el cheque al portador funciona como dinero en efectivo. Quien lo recibe puede hacer uso del mismo al momento de haberlo recibido. Solo es necesario hacerlo cuando la entidad bancaria está abierta, es decir en los días hábiles.

¿Quiénes son los agentes involucrados en un cheque al portador?

En la emisión de un cheque al portador intervienen diferentes agentes. Con agentes nos referimos a personas: estas pueden ser físicas o morales. En total son tres las personas que están involucradas en esta clase de operación:

  • Librador: Es quien toma la obligación de realizar el pago de una determinada suma, es decir, quien genera la orden de pago a otra persona.
  • Librado: Esta es la entidad bancaria, es decir el banco, en el cuál fue generado el cheque y quien debe realizar el pago emitido por el librador.
  • Tenedor: Es la persona que posee el cheque y, por ende, quien va a realizar el cobro del mismo.