Comisión por apertura: ¿De qué se trata?

Pagaré: ¿Qué es y cómo se utiliza?

Al momento de vender algún bien o servicio, es posible que se le cobre al cliente una comisión por ese producto que está adquiriendo, sin embargo, hay muchos tipos de comisiones que se aplican y calculan de diferente manera.

Si quieres conocer más sobre las comisiones y a qué se aplican y el formato de cada una, te recomendamos que leas este artículo.

¿Qué son las comisiones cobradas?

 Cuando hablamos de comisiones hacemos referencia al pago adjunto a cualquier tipo de transacción que se haga ya sea con una tarjeta de crédito o débito; es decir, que la comisión es un pago que se realiza a través de un porcentaje de un valor total.

Cuando esto sucede, las comisiones cobradas son el monto que utilizan las empresas que te ofrecen un servicio para cubrir los gastos operativos de cualquier transacción.

¿Cuáles son los tipos de comisiones? 

El tipo de comisiones y los cobros que le pertenecen a cada una dependen del ámbito en el cual participen esas entidades y sus clientes:

  • Comisión por ventas realizadas

Como su nombre lo indica, este tipo de comisiones les permiten a los vendedores obtener un porcentaje de cada una de las ventas que realice.

Pueden percibir el pago de estas comisiones al momento de realizar cada venta o bien a finalizar el mes junto con el salario.

Si bien su concepto es fácil de entender debes tener ciertas consideraciones al momento de elegir este tipo de comisión.

Por ejemplo: si procesas alguna de tus ventas con tarjeta de crédito y tu liquidas la comisión de esa venta a los vendedores, en realidad lo que estás haciendo es pagar con dinero de la caja de tu negocio ya que esa operación aún no se ha vuelto efectiva.

O si el costo del producto que ofreces es muy alto, la comisión también lo será y quizás no resulte rentable financieramente para tu negocio.

Todo esto depende, también, de qué tan minucioso seas con la estrategia de colocación de precios.  

  • Comisión pura

Esta comisión es el resultante de todas aquellas ventas que han sido concluidas y que son percibidas por el empleado.

En estos casos y particularmente en México, si un vendedor tiene planta permanente en alguna empresa, esta debe cumplir con la obligación de otorgarle un salario mínimo que garantice su supervivencia en caso de que las comisiones no sean suficientes.

Lo beneficioso de este tipo de comisiones es que el empleado hará lo mejor que pueda para lograr el mayor número de comisiones, por lo que tu negocio crecerá muy rápido; si realiza ventas exitosas, tu empresa también lo será.

Lo fundamental a tener en cuenta es que, si optas por este modelo, debes asegurarte que los empleados estén capacitados de la mejor manera posible para realizar ventas a grandes escalas y para esto se requiere de inversión en capacitaciones y herramientas tecnológicas.

  • Comisión de facturación

Este tipo de comisión hace referencia a lo que la empresa pudo facturar en relación al periodo mensual anterior.

El cálculo de la facturación se calcula a partir de lo vendido y lo cobrado sin haber restado los costos. Por ende, si un negocio ganó $20.000 al mes y la comisión pactada para el equipo de trabajo es del 5%, los vendedores entonces recibirán $1.000 que será repartido equitativamente entre todo el grupo.

  • Comisión de margen de beneficio

Esta comisión se genera cuando el vendedor percibe por venta, un porcentaje fijado de antemano; sin embargo, la ganancia se establece a final del mes.

Se establece la ganancia bruta a partir de la resta entre la facturación y los costos comerciales, de esta manera se vuelve en una comisión más redituables para la empresa ya que la ganancia será lo que ingresó en la caja y no menos.

Por ejemplo, si vendes tu producto a $200 y cuenta con una ganancia de venta de $100 y a su vez se ha fijado una comisión por venta del 10%, esto quiere decir que cada empleado recibirá $10 de comisión.

  • Comisión por recibo

En este tipo de comisiones, el vendedor realiza ventas a plazos por lo que recibe su valor de la misma manera.

De esta manera, se controla mejor el ingreso de dinero debido a que las comisiones son recibidas por los vendedores una vez que el pago asociado a la venta se ha efectuado.

  • Comisión escalonada

Esta comisión recibe ese nombre debido al aumento escalonado del porcentaje que se debe pagar al vendedor, dependiendo del valor de la venta que realiza; por ejemplo: si la venta es de $500 recibe una comisión del %10, si la venta es de $1.000 o $2.000 la comisión que recibirá es del %10 y así aumenta progresivamente.

Este tipo de comisión, al igual que la comisión por venta realizada impulsan a que el equipo de trabajo se esfuerce más por concluir ventas, ya que cuanto más vendan, más grande será la comisión.

  • Draw

Aquí, el vendedor recibe una comisión anticipada para comenzar la venta del producto u ofrecer el servicio disponible en su negocio.

Esto se hace con la expectativa de que el vendedor pueda superar el volumen de esa comisión inicial para lograr obtener la diferencia, una vez finalizado el mes.

Si llegado el caso, el vendedor no logra obtener el dinero que se estableció como meta en el negocio, deberá devolver la comisión que le han prestado.

Este modelo es más beneficioso si lo utilizan aquellos vendedores principiantes cuyo principal objetivo es la de cerrar ventas, aunque puede ser contraproducente para aquellos que tienen más experiencia en el rubro.

  • Comisión residual

En este tipo de comisión, el vendedor sigue recibiendo dinero por una venta realizada mientras el cliente se mantenga activo en el servicio.

Generalmente, este tipo de comisión se aplica a vendedores que ofrecen algún tipo de servicio con suscripción. 

Mientras el cliente continúe abonando el servicio, el vendedor recibe este porcentaje como adición.

  • Comisión por territorio

Esta comisión está orientada a aquellos vendedores que cuentan con clientes en diferentes regiones del país por lo que puede resultar muy beneficioso para ambos, ya que le permite aumentar la cartilla de clientes en determinadas regiones y al mismo tiempo impulsar el trabajo en grupo ya que las comisiones son percibidas por todos los trabajadores en cada región a la que se dedican.

Aquí te presentamos todos los tipos de comisiones más comunes, sin embargo, es muy importante que puedas optar por la que mejor se acomode a las necesidades de tu negocio y tu equipo de trabajo.

¿Cómo es el pago de comisiones?

El pago de comisiones depende mucho de la entidad o empresa donde hayas contratado el servicio.

Por ejemplo: La empresa HM cobra una comisión del 2.5% más IVA por cada transacción.

Es decir, si tienes una venta de $1,000, la comisión sería de $25 (esto puede variar si se le aplica el IVA a la comisión) por lo que en tu cuenta recibirás $975.

¿Cómo se calcula la comisión por apertura? 

Cuando una entidad financiera accede a formalizar un préstamo, la comisión de apertura se cobra como pago de todos los gastos administrativos y los procesos de gestión del préstamo.

En definitiva, la comisión de apertura es el dinero que se te cobra por acceder a un servicio financiero, como en este caso, un préstamo; debes saber que cada vez que se adjudica un préstamo, se te cobra una comisión al momento de su otorgamiento.

Por ejemplo, si recurres a una entidad financiera y solicitas un crédito de $250.000 y se te cobra una comisión de apertura del 5% tendrías que abonar $12.500 a la institución hasta que se te otorgue aquel monto.

¿Cómo se pagan las comisiones a los vendedores?

 La comisión a los vendedores consta de cierto porcentaje que se calcula sobre el valor total de la venta, el cual se adquiere al momento de finalizada la venta o a fin de mes.

En general, las comisiones se pagan basándose su monto en el costo de los bienes y los servicios que ofrezcas; sin embargo, muchas empresas utilizan otras maneras de calcular las comisiones, basándose en ítems como el costo del producto.