Comisiones bancarias: ¿Qué son y cómo funcionan?

Diseño web: ¿qué es y para qué sirve?

A la hora de realizar una compra con una tarjeta de crédito, una transferencia o retirar dinero, nos encontramos con un porcentaje que reduce nuestro capital. Tanto para las personas físicas como para las personas morales. Son las comisiones bancarias.

Estos son porcentajes que los bancos cobran por las operaciones, productos o servicios que proveen a los clientes ¿Pero cuánto me pueden cobrar los bancos como comisión? ¿El gobierno limita los valores de las comisiones bancarias? 

En la siguiente nota veremos esas preguntas y algunas más como por ejemplo, qué son las comisiones bancarias, cómo se registran, qué tipo de gasto son y qué porcentaje de iva se le aplica.

¿Qué son las comisiones bancarias? 

Las comisiones bancarias son costos que las instituciones financieras, en especial los bancos, cobran a sus clientes. Lo hacen en concepto de la prestación de productos (por ejemplo chequera o tarjeta de crédito) o servicios (transferencias o retiros). 

Las comisiones son una política que recae en las decisiones de cada banco. Es decir, cada institución es libre de utilizar y cobrar las comisiones al importe que decidan. En la mayoría de los países incluso no está regulado. De manera que la competencia entre diferentes bancos se da a través de la libertad para gravar las comisiones que consideren según los servicios otorgados.

Igualmente, hay algunas excepciones para el cobro de comisiones. Incluso, si estas resultasen abusivas, existe una figura legal utilizada en algunas naciones que es la usura. 

Si bien se suelen conocer como comisiones bancarias, existen diferentes clases. Vale marcar la diferencia, principalmente, entre las comisiones financieras y las comisiones no financieras. 

¿Cómo funcionan las comisiones bancarias? 

Las comisiones bancarias son los cobros que realizan los bancos a los clientes por la prestación de servicios o de bienes. Dependerá de cada banco el porcentaje que implican las comisiones. En muchos casos las comisiones son utilizadas como mecanismo para atraer más clientes.

Algunos bancos para conseguir nuevos clientes, deciden retirar sus comisiones, por ejemplo a la hora de otorgar una nueva tarjeta de crédito, por un tiempo determinado. O, con los clientes que ya tiene, para intentar concentrar todas sus operaciones, bajan o cancelan las comisiones cuánta mayor cantidad de servicios solicites al banco.

El cobro de estas comisiones puede darse de diferentes maneras. Por ejemplo, en el caso de las tarjetas de crédito, están incluidas en el total a pagar mes tras mes. En las transferencias, se descuentan directamente del importe, no se pueden diferenciar. Así mismo, lo que puede variar son los porcentajes. No es lo mismo operar con un banco que con otro respecto de las comisiones que estos cobran.

¿Cuáles son los tipos de comisiones bancarias? 

Existen diferentes clases de comisiones. Es importante diferenciar las consideradas no financieras y las financieras. Por lo cual, podemos agruparlas en dos grupos en base a su origen o a que operación pertenece.

Las comisiones no financieras o por servicios son aquellas que suelen afectar a las personas físicas. Es decir, las que se relacionan a gestiones operativas vinculadas al banco:

  • Transferencias nacionales.
  • Transferencias internacionales.
  • Mantenimiento de cuenta.
  • Mantenimiento de tarjetas de crédito.
  • Cambio de divisas.
  • Retiro de efectivo por cajeros automáticos.
  • Cobro de cheques.
  • Emisión de cheques.

Por otro lado, las comisiones financieras, suelen ser aquellas vinculadas a gastos que surgen de operaciones financieras. Por ejemplo la adquisición de productos vinculados al banco: 

  • Productos de financiación: préstamos hipotecarios, créditos para consumo, etcétera.
  • Productos financieros de inversión: acciones, títulos de deuda, planes de pensión o fondos de inversión.
  • A su vez estas también se cobran cuando los clientes no cumplen con los plazos pactados, por ejemplo al retrasarse con el pago de una cuota.

¿Cuál es el IVA de las comisiones bancarias? 

Un error bastante frecuente en el registro, cobro o pago de las comisiones bancarias suele estar relacionado con el Impuesto al Valor Agregado. Es decir, si las comisiones bancarias gravan o no gravan IVA. Y no solo para las personas comunes, sino también para los contadores que recién comienzan su vida laboral. 

El problema reside en que hay comisiones que llevan IVA y otras que no. Por eso suele haber equivocaciones en torno a este asunto. Por eso es necesario aclarar que las comisiones financieras no gravan IVA. A su vez, la ley del Impuesto al Valor Agregado aclara que la mayoría de los servicios financieros están exentos del pago de este impuesto. 

Ahora veamos qué operaciones sí pagan IVA. Las comisiones de servicio, es decir las no financieras, si deben abonar IVA. Esto es todo lo referido a tarjetas de crédito, mantenimiento de cuentas, etcétera. Pero a su vez hay comisiones financieras que sí pagan IVA veamos cuáles:

  • Servicios de gestión de cobro de créditos, letras de cambio u otra clase de documento. Igualmente las operaciones realizadas a través de cheques o talones no son consideradas de gestión de cobro.
  • Servicios brindados al cliente sobre contratos de factoring, excepto aquellos relacionados al anticipo de fondos que, llegado el caso, puedan aparecer en esta clase de contratos. 
  • Operaciones de adquisición de monedas de oro que sean consideradas de oro de inversión.
  • Operaciones de contratos de arrendamiento financiero.

¿Qué tipo de gastos son las comisiones bancarias? 

Las comisiones bancarias son gastos considerados erogaciones. Una erogación es cualquier gasto que genera salida de dinero. No importa en concepto de qué. Las comisiones, en este sentido, ya sean para personas físicas o morales, son erogaciones que se generan ante cada operación que se realice con la institución bancaria.

Se las considera erogaciones por el hecho de ser gastos que modifican la liquidez de la persona física o moral. Ya que, a través de las diferentes posibilidades de pago, las comisiones bancarias son gastos que se producen y deben pagarse. 

¿Cómo se registran las comisiones bancarias? 

El correcto registro de las comisiones bancarias es fundamental para no caer en errores. Ya que se suele incurrir en el error de registrar las comisiones dentro de gastos como las transferencias que generaron esas comisiones. 

El abono de las comisiones bancarias debe ser registrado en Bancos. Dentro de Bancos en Transacciones. Ahí debe ubicarse en pagos a proveedores. El siguiente paso es ubicarlo en Compras y gastos y dentro de este en gastos. 

Por último se debe hacer un registro manual en concepto de, por ejemplo, comisiones por tarjeta de crédito. En caso de querer un concepto más amplio se puede utilizar “comisiones bancarias”.