Comodato: ¿Qué es y para qué sirve?

Servidor Proxy: ¿Qué es y cómo funciona?

A la hora de efectuar un préstamo de un bien, mueble o inmueble, hay un formato que no es muy conocido por fuera de quienes trabajan con leyes. Se trata de un contrato en el que alguien adquiere la posibilidad de uso sobre un bien, pero en el que no hay dinero de por medio. 

En el siguiente texto veremos qué es un comodato, qué características tiene, cuáles son los tipos de comodato y en qué se diferencia del usufructo o el arrendamiento. 

¿Qué es un comodato y para qué sirve? 

El comodato es un contrato en el que se estipula un préstamo para utilizar un bien. Una de las partes brinda a la otra la posibilidad de usar y disfrutar de algo no fungible o agotable. Esto debe ser devuelto luego de finalizado el acuerdo, es decir cuando se acabe el comodato. 

El contrato detalla las posibilidades de uso de un objeto que no puede consumirse en su uso, ya que por eso es no fungible. A su vez puede tratarse de bienes muebles o inmuebles. 

El comodato se trata de un contrato real, unilateral, gratuito y de tenencia. Pues el comodatario sabe que no es el dueño del objeto. Aunque, a su vez, deberá hacerse cargo de los gastos necesarios para su uso y conservación. También es el responsable si el bien, en caso de que esto fuera posible, llegara a perderse. 

Por otro lado no está obligado a abonar los deterioros que emerjan en el objeto por el simple uso del mismo. Una vez finalizado el contrato no podrá retener el bien, su obligación es restituir al dueño el bien. 

A su vez el comodante, es decir el dueño del bien, tendrá sus derechos y obligaciones. Tiene la capacidad de reclamar lo prestado sólo cuando haya finalizado el uso o el período por el que fue efectuado el comodato. En caso de necesitarlo antes, puede igualmente pedir su restitución aunque esto quedará en la voluntad del comodatario. En caso de que el contrato no estipulara tiempo u objetivos de uso, podrá reclamarlo cuando guste.

Los gastos que surjan del uso del bien, correrán a cargo del comodante. A su vez, previa a la entrega del bien. Deberá reportar al comodatario los vicios y problemas, en caso de tenerlos, ya que si no lo hiciera todos los gastos correrán a su cuenta. 

Ejemplo

Existen muchos ejemplos para pensar el Comodato. Uno puede ser una obra de arte, un cuadro digamos, que al hecho de ser insustituible se le suma que la persona que lo recibe no puede sacar fruto del mismo.  

¿Cómo se realiza un contrato en comodato? 

Para realizar un contrato en comodato es necesario cumplir una serie de requisitos tales como los siguientes datos:

  • Nombre completo y datos de las dos partes.
  • Declaración y documentos que comprueben al comodante como dueño del bien.
  • Características y, en caso de ser un inmueble, dirección del bien a dar en comodato.
  • Declaración de la voluntad del comodante para otorgar el bien.

A su vez, más allá de los datos de las partes y los elementos que deben figurar como describimos previamente, el contrato debe guardar una serie de cláusulas. En las mismas debe quedar explicitado lo más detalladamente posible, con el objetivo de no caer en disputas en el futuro. 

  • Fecha exacta del comienzo y final del contrato. 
  • Fecha en que el comodante debe devolver el bien. 
  • Razones por las que puede darse por terminado el contrato.
  • División de los posibles gastos que pueda llegar a conllevar el mantenimiento del bien.
  • Finalidades que el comodatario puede darle al bien recibido.

¿Qué diferencia hay entre comodato y arrendamiento?

Aunque a simple vista puedan parecer lo mismo, el comodato y el arrendamiento no lo son. Lo que más los distingue es el hecho de que el comodato es gratuito. O sea, se otorga un bien, mueble o inmueble, a modo de préstamo durante un período de tiempo delimitado y, al finalizar el mismo, este debe ser restituido. 

Igualmente, ambos contratos tienen cosas en común que pueden llevar a la confusión. Para empezar, se realizan sobre bienes no fungibles. En el arrendamiento, con un simple acuerdo verbal tenemos contrato de alquiler. 

Así todo, lo que más los diferencia, es el hecho de que en el comodato el préstamo del bien se realiza de manera gratuita. Es decir, la principal diferencia entre ambos, reside en la falta de pago.

¿Qué diferencia hay entre comodato y usufructo? 

Así como tiene diferencias con el arrendamiento, también las tiene con el usufructo. Nuevamente nos referimos a una modalidad de contrato donde una persona le otorga a otra el derecho a utilizar un bien. Sin embargo, en el usufructo quien recibe adquiere a la vez el derecho a acceder a los frutos del bien, en cambio en el comodato no.

¿Qué tipo de contratos en comodato existen? 

Existen diferentes circunstancias que pueden llevar a ambas partes a utilizar un contrato en comodato. Esto reside, principalmente, por el hecho de que los bienes incluidos en el contrato pueden ir desde obras de arte insustituibles, automóviles o viviendas. 

Por este motivo el tipo de contrato realizado en comodato, variará según el bien puesto a préstamo.

¿Cuáles son los elementos de un comodato? 

El comodato tiene algunos elementos, además de los previamente descritos, que lo distinguen de otra clase de contratos. En México podemos citar las siguientes:

  • El bien debe ser no fungible, o sea, que no pueda consumirse a través de su uso. 
  • El comodante, es quien pone las condiciones del contrato y quien recibe el bien, debe respetarlas.
  • El comodatario, o quién recibe el bien en cuestión, tiene que expresar que es un préstamo y, por tanto, no adquiere derechos de propiedad sobre él.
  • Es unilateral, lo que significa que las obligaciones sólo recaen en una de las partes.
  • Debe ser gratuito, en caso de que el comodante recibiera una cuota a cambio de la utilización del bien, dejaría de ser un comodato para transformarse en arrendamiento.

¿Cuál es la vigencia de un contrato en comodato?

La vigencia del comodato varía según lo acordado entre las partes. No tiene un período en sí mismo, sino según lo que diga en el contrato. En ocasiones, incluso, este puede finalizar cuando quien recibió el objeto finalizó la tarea para la que lo necesitaba. 

Lo que siempre se mantiene es el hecho de que, una vez finalizado el contrato, el bien debe ser restituido. En caso de que el contrato no delimitara el tiempo de uso, el comodante tendrá la potestad de exigir la restitución cuando este lo desee. 

Igualmente, el artículo 2512 del Código Civil Federal, establece que el comodante puede pedir la restitución antes de la finalización del período acordado en los siguientes casos:

  • Existiese peligro comprobable de que el bien perezca si siguiera en poder del comodatario.
  • El comodatario autoriza a un tercero a utilizar el bien sin el permiso del comodante. 
  • Fallecimiento del comodatario.