Contrato de formación: ¿De qué se trata?

Neuromarketing: ¿Qué es y cuáles son sus ventajas?

En el ámbito laboral es muy importante contar con la formación correspondiente para desarrollarnos en nuestra área laboral y tener la posibilidad de avanzar en el mismo al mismo tiempo que nos educamos, para esto se utilizan los contratos de formación. 

En el siguiente artículo, te contamos cómo se llevan a cabo estos tipos de contratos, sus características y requisitos para acceder a él. 

¿Qué es un contrato de formación?

Lo que conocemos como contrato de formación o formativos son estos que impulsan la inserción laboral de los más jóvenes a través de un camino de experiencias y capacitación continua para que ellos logren desarrollarse y perfeccionarse en su puesto laboral. 

¿Cuál es el objetivo del contrato de formación?

Este tipo de contrato persigue como objetivo la capacitación de los empleados cuyo modus operandi es la de alternar las horas de trabajo y las horas de enseñanza, las cuales son retribuidas y brindar un espacio de formación que brinda el sistema educativo de México. 

¿Qué tipos de contratos formativos existen?

En los espacios de formación, existen diferentes tipos de contratos: 

  • Contrato indefinido: este tipo de contrato es aquel que no establece un límite de duración del mismo y que puede presentarse ya sea verbalmente o por escrito, en el que tampoco se establece si su ejercicio será de jornada completa o parcial. 

A su vez, esta situación de poca claridad que poseen estos tipos de contratos también tiene una duración que, llegada a su fin, es cuando se entiende que ese contrato es indefinido.

  • Contratos formativos: el objetivo de este es adaptar la formación profesional al nivel de estudios que posee el trabajador. Este proceso dura entre tres meses y dos años; sin embargo, si el trabajador en formación no ha alcanzado la duración máxima que se establece y no obtiene el título, este contrato tiene la capacidad de extenderse hasta que se logre la obtención de la titulación. 
  • Contratos de duración determinada: se denominan de esta manera porque no puede extenderse más allá de los seis meses de duración y si lo hace solo puede hacerse por un año o lo que estipule el convenio colectivo. 

Si en el caso de que el contrato se haya formado por una duración inferior a los seis meses establecidos, podrá prorrogarse las veces necesarias para alcanzar esa cantidad de meses. 

  • Contratos fijos-discontinuos: este tipo de contratos se realizan en las condiciones que ofrecen los trabajos con duración determinada, estacionales, temporales o intermitentes. 

¿Cuándo se puede hacer un contrato de formación?

En esta lista que desarrollamos a continuación, se contemplan todos los requisitos que se tienen en cuenta para hacer un contrato de formación: 

  • Cuando el contrato le permite al trabajador obtener un certificado de profesionalidad ya sea nivel 1 o 2, la edad máxima para acceder a él es de 30 años.  

Sin embargo, aquellas personas que se encuentren en situación de discapacidad o de exclusión social, este requisito de la edad no será tenido en cuenta. 

  • Estar inscrito como solicitante de empleo para tener acceso a los beneficios de los seguros sociales.
  • Las actividades que realice el trabajador dentro de la empresa deben estar relacionadas a su camino formativo. 
  • Aquel contrato de formación que estipule al trabajador para un puesto de trabajo que ya haya realizado en la empresa durante los últimos 6 meses, no puede celebrarse. 
  • No haber utilizado el tiempo máximo de dos años de contrato de formación en una misma compañía o en otra. 
  • No debe poseer el título oficial que le permite llevar a cabo su actividad en el trabajo en cuestión. 

¿Cuánto se cobra por un contrato de formación?

Durante el primer año de celebrado el contrato cobrarás el 75% equivalente al sueldo del mismo ya que el otro 25% va destinado al sueldo; en los años consiguientes percibirás el 85% del sueldo por mes y los otros 15% serán destinados a tu formación.