Contrato Temporal: ¿Qué es y cuánto dura?

Layout en empresas: ¿Qué es y para qué sirve?

A la hora de conseguir personal para una empresa, puede suceder que la fuerza laboral no sea necesaria durante mucho tiempo. Es decir que se buscan personas que cumplan un determinado objetivo y nada más. 

Para esto es que se utilizan los contratos temporales. Un documento que vincula durante un tiempo limitado a ambas partes. Una vez finalizado el mismo, si todas las obligaciones fueron cumplidas, ninguna puede reclamar a la otra. Así como la relación entre ambas finaliza.

En la siguiente nota veremos qué es un contrato temporal, cómo funciona, para qué sirve, qué beneficios tiene, cuánto dura y mucho más.

¿Qué es un contrato temporal?    

Un contrato temporal es un documento que vincula a dos personas durante un determinado período de tiempo para cumplir una serie de tareas y, en ocasiones, objetivos en particular. Cada una de estas personas tiene una obligación que debe respetar durante todo el período que dure el contrato. Una vez finalizado este las obligaciones dejan de existir.

Por lo general los contratos temporales son utilizados para vincular a dos partes: una persona física y una persona jurídica, o sea una empresa. El objetivo de estos documentos es que la relación laboral dure solo el tiempo que estipula el contrato.

El Contrato Temporal es realizado por dos personas diferentes. A cada una de estas partes podemos llamarlas: contratante y contratado. Cada una de las partes carga con una obligación que debe cumplir durante la duración del contrato. 

El contratante, es aquel que tiene la obligación de realizar una contraprestación por los servicios de la otra parte, es decir el contratado. En otras palabras, debe otorgar una remuneración por el trabajo recibido. A su vez tiene el derecho a reclamar por el trabajo acordado en el contrato

Por otro lado el contratado es aquel que ofrece su fuerza laboral a cambio de una determinada suma de dinero. Su derecho es el cobro de la suma acordada. Mientras que su obligación pasa por cumplir con lo pactado en tanto y en cuanto nos referimos a cuestiones vinculadas a su fuerza de trabajo.

Una vez finalizado el contrato temporal, siempre y cuando cada parte haya cumplido con sus obligaciones, la relación laboral finaliza sin más. No es necesario notificar a la otra parte de que esta relación ha terminado.

Ejemplo

Se pueden citar numerosos ejemplos de contratos temporales efectuados a beneficio de las dos partes. Prácticamente en todos los rubros del mercado laboral se utiliza esta clase de documentos.

Por ejemplo, una compañía necesita desarrollar un nuevo sistema operativo para trabajar con él. Sabe que el trabajo durará algunos meses y no quiere que el programador lo considere un trabajo más. De esta manera lo vincula con un contrato temporal para realizar el trabajo. 

Lo mismo puede suceder con una constructora. El contrato durará lo que se tarde en cumplir el objetivo de construir un determinado inmueble. Una vez terminada la tarea la relación habrá finalizado.

¿Cuál es el objetivo del contrato temporal? 

Los objetivos de un contrato temporal son múltiples. Ya que por un lado está la duración del documento en sí mismo, así como también los objetivos intrínsecos a la tarea a realizar para el contratante y, por último, la posibilidad de tener un ingreso por el trabajo del contratado.

Es decir, los objetivos funcionan de tres maneras diferentes. El del contrato y su uso. Los objetivos de la empresa que contrata. Y los de la persona que es contratada y busca una remuneración a cambio.

Pero veamos el objetivo del contrato en sí mismo. En principio su función principal es vincular a dos partes durante un tiempo determinado y que una vez finalizado este vínculo no exista más relación entre ambas.

Su objetivo práctico es poder cumplir con tareas determinadas durante un espacio de tiempo específico sin tener que realizar renuncias o despidos una vez finalizado este período. 

¿Qué beneficios tiene un contrato temporal? 

Realizar un contrato temporal, si se cumplen las expectativas de ambas partes, puede resultar sumamente beneficioso. Tanto para quien contrata como para quien es contratado. 

Para la persona que realiza la búsqueda y contrata personal durante un tiempo determinado, tiene como beneficio saber que contará con el personal necesario para cumplir un objetivo durante el tiempo que esto dure. 

A su vez, no tendrá problemas legales después de finalizada la relación. Es decir, que no podrán reclamar indemnizaciones, vacaciones o cualquier otra clase de prestación que no se haya incluído en el contrato original.

Por otro lado, para quien es contratado también tiene beneficios. No quedará atado a la empresa durante un tiempo indeterminado. Sus objetivos serán claros. Luego de finalizado el vínculo el empleador no puede efectuar ningún reclamo por fuera de lo que decía el contrato.

¿Cuáles son las características del contrato temporal? 

Los contratos temporales guardan características propias que los diferencian con aquellos que son efectuados por tiempo indeterminado. Son una clase de documento, muy utilizado, pero a su vez muy particular.

En principio vale decir que, como cualquier otro contrato laboral, las personas deben presentar una serie de documentación personal y dejar sentada su conformidad para que este se realice.

Pero si vamos al contrato temporal su principal característica es, justamente, su temporalidad. Es decir, la capacidad de finalizar una vez cumplido el objetivo o el tiempo estipulado. 

¿Qué tipos de contratos temporales existen? 

Existen tres clases de contratos temporales que pueden ser efectuados:

  • Por objetivo cumplido: La persona es contratada para realizar una determinada tarea, una vez finalizada se acaba el contrato.
  • Por tiempo determinado: Una vez que se cumple la fecha incluida en el contrato, este expira.
  • Por reemplazo: Esto suele darse cuando una empresa debe reemplazar a un empleado por ausencia o enfermedad. Una vez retornada la persona, termina el contrato.

¿Cuánto tiempo puede durar un contrato temporal? 

Los contratos temporales están regulados y regidos por la Ley Federal del Trabajo. Es decir que no se pueden realizar a gusto y conveniencia de las partes. Estas deben respetar los plazos estipulados.

Un contrato temporal no puede durar más de seis meses de un período de doce meses.

¿Cuántas veces se puede renovar un contrato temporal?

Un contrato temporal puede ser renovado. Al igual que sucede con el tiempo que puede durar, su renovación también está regulada por el Estado Mexicano. 

En caso de que el contrato se haya terminado antes de los seis meses este puede ser renovado hasta cumplir ese período. A su vez, en caso de haber cumplido el período de seis meses, este puede ser renovado sólo una vez.