Costo de deuda ¿Qué es y cómo se calcula?

E-mail de cobranza: ¿Qué es y cómo realizarlo?

Antes de asumir una responsabilidad crediticia es mejor que analices bien las opciones que tienes para no caer en las deudas; sin embargo, en este artículo, te dejamos ciertas características de las mismas, por qué se producen y todo lo que debes tener en cuenta antes de contraerlas. 

¿Cuál es el costo de la deuda?

El costo de deuda es aquel costo que hace referencia a los financiamientos o créditos que una empresa solicita para llevar a cabo su desarrollo o actividad. 

¿Cómo se calcula el costo de la deuda?

El costo de la deuda es el resultado de la suma de los intereses de cada una de las deudas contraídas por una empresa. 

Por ejemplo: si una compañía contrajo un crédito por $250.000 con una tasa de interés del 4% y cuenta además con otra deuda de $1.000.000 con un interés del 5%. 

El costo total de los intereses sería la suma de $10.000 más $50.000 lo que daría un resultado de $60.000. 

¿Qué genera deuda? 

Cuando un individuo pide, en este caso, dinero a una entidad bancaria se dice que contrae una deuda, una obligación que se ajusta a ciertas condiciones impuestas de manera previa, es decir, que el deudor debe devolver el dinero que le ha sido prestado en un lapso de tiempo determinado además de saldar los impuestos que se adjuntan a dicho préstamo. 

¿Qué características tiene una deuda? 

Las características principales de una deuda son las siguientes: 

  • Es un costo que se puede observar
  • Se calcula con mayor facilidad
  • Se utiliza el costo después del valor de los impuestos

¿Qué es el costo de la deuda a corto plazo?

Cuando a una empresa o negocio se le otorga un préstamo a corto plazo, estos sirven para aplacar déficits que solo ocurren de modo temporal, de esta manera tus flujos de efectivos se mantendrán de manera saludable hasta que logres un equilibrio o balance. 

Cuando esto ocurre, los bancos ofrecen financiamientos teniendo en cuenta tu historial de créditos para encontrar una prueba sobre si puedes solventar la deuda. 

¿Cuál es el costo de la deuda a largo plazo? 

Si por ejemplo, estás pensando en una casa, seguramente deberás pedir un préstamo hipotecario, estos tipos de préstamos son a largo plazo y deberás probar al banco que tienes la solvencia necesaria para afrontar la responsabilidad crediticia en un lapso extendido de tiempo.  

En lo que respecta a los intereses de las deudas tanto a largo como a corto plazo, debes considerar todas las características de los créditos ya que los intereses adjuntos dependen del tiempo y del monto requerido y de esta manera, elegir la de tu conveniencia. 

¿Cómo se calculan los intereses de las deudas? 

Cuando se hace referencia a los intereses, estos se calculan como un porcentaje del préstamo en relación al saldo que resta; pagar el interés de un crédito es pagar el privilegio de usar dinero prestado.  

Lo más común es que se aplique una tasa de interés anual, aunque puede existir una tasa de interés que se adjudique en un periodo más corto de tiempo.   

¿Cuáles son los intereses más bajos? 

Por lo general, los intereses de los créditos a corto plazo son más bajos que los créditos a largo plazo; esto se debe a que los créditos a largo plazo están acompañados de un interés aún mayor ya que las cuotas se extienden en periodos largos de tiempo por lo que es más factible que existan imprevistos o que se generen cuotas impagas. 

¿Cuál es la diferencia entre un financiamiento a largo y corto plazo?

  • Los préstamos a corto plazo se calculan a partir de una tasa preferencial bancaria.
  • No es posible adquirir un préstamo de corto plazo para efectuar una compra grande o de gran valor. 
  • La tasa de interés de un financiamiento a largo plazo se asegura a partir de un plazo fijo con reembolso que se extiende en la misma cantidad de tiempo que dura el préstamo. Esto funciona como una especie de garantía ante el pedido de financiamiento. 

¿Cuáles son los tipos de deuda que existen? 

Las deudas se clasifican según el emisor en: 

  • Deuda pública: este tipo de deuda es la que adquiere un estado en relación a las inversiones tanto nacionales como extranjeras. 
  • Deuda privada: las deudas de esta índole son las que contraen las personas tanto físicas como morales y que no se corresponde con la Administración Pública. 
  • En cuanto al otorgamiento de financiación, el Estado es el que ofrece una opción más barata ya que su capacidad de solvencia y de amortiguar el impacto es mucho mayor.  
  • Luego, podemos encontrar la opción de la financiación interbancaria
  • Otra opción es la de las corporaciones cuya obligación intrínseca es la de pagar los intereses más altos en relación a la condición normal de los mercados. A mayor plazo de financiamiento, mayor es el riesgo y mayor la exigencia de intereses.

Según su calidad crediticia: 

Una misma compañía puede expedir distintos tipos de deuda, a su vez, a esta deuda se le asigna cierto puntaje que se relaciona directamente con el riesgo asumido por quien adquiere esa deuda. Este puntaje otorgado establece una posición en relación a otros instrumentos de deuda emitidos por la misma entidad financiera. 

En caso de quiebra, existe la posibilidad de que la empresa no pueda devolver el dinero al inversor, sin embargo, pero si sucede el caso contrario es ahí cuando se calcula el riesgo de una compañía.

Si en alguna instancia la entidad que emite el activo no puede cumplir con las obligaciones contraídas, se procederá con una orden de prelación ante un inminente default.  

Dentro de los tipos de deuda, también se pueden encontrar diferentes categorías: 

  • Deuda senior secured: esta clasificación hace referencia a las cédulas hipotecarias que funcionan como un respaldo cuando se llevan a cabo los préstamos hipotecarios, las cuales pueden ser emitidas solo por bancos. 
  • Deuda senior: son las que conocemos como obligaciones o bonos y pueden diferir en sus formas de pago, el cual se hace por cupón o periodicidad. 
  • Deuda subordinada: este tipo de deudas no poseen buena reputación por su mala calidad; esto se debe al cobro de los intereses de los cuales depende de ciertos beneficios impuestos por la entidad financiera. 

Con este tipo de deuda, el inversor y el emisor dependen entre sí, debido a que si este no progresa de manera favorable, el inversor tampoco lo hace. 

  • Deuda híbrida:  Llegada una situación de quiebra, este tipo de deudas emitidas a largo plazo o con plazo indeterminado, tienen la posibilidad de ser canceladas por la empresa en una fecha preestablecida.

Acciones: en definitiva, las acciones son la participación en una empresa a través de una compra de activos y en estos casos los inversores son los últimos en cobrar ya que cumplen una función de socios.