Debe y haber: ¿Qué es y que los diferencia?

Báscula de pesaje: ¿Qué es y para qué sirve?

Para tener un control real de sus cuentas las empresas suelen llenar de manera periódica libros contables. En estos se registran las ventas, las compras, las deudas, etcétera. En estos libros existen dos clasificaciones principales: el debe y el haber.

Cada uno de estos tiene una columna que le corresponde. En ellas se completan los diferentes ingresos y gastos correspondientes al período en cuestión. Cada una tiene su característica propia.

En la siguiente nota veremos qué es el debe y qué el haber, cómo se clasifican, qué sucede si el debe es mayor al haber y viceversa, cuándo se carga cada uno en los libros contables y mucho más.

¿Qué es el debe y el haber? 

El debe y el haber son los dos pilares fundamentales en los asientos contables. Las columnas con las que se sostiene la contabilidad de una empresa. A través de estos se establecen todos los balances y las cuentas de las compañías.

El debe y el haber son opuestos complementarios. Dos columnas separadas donde una va reflejando a la otra. Cada vez que se carga un gasto o un ingreso en una de las dos columnas la otra debe reflejar también este movimiento. 

El debe es la columna en el libro contable donde se asientan los crecimientos de los activos y, a su vez, las erogaciones. También se ingresan en este sector de los asientos las bajas en el pasivo. También las del patrimonio neto y, si hubiera, en los posibles ingresos.

Por otro lado, el haber es la columna en el libro contable donde se asientan, al contrario del debe, los crecimientos del pasivo, del patrimonio neto y de los ingresos. A su vez, dentro del haber, también se registran las bajas en el activo y las erogaciones.

Es decir que todo lo que se registra en uno, en el otro irá su contrario. Si en el haber ingresa el aumento del pasivo, en el debe irá el aumento del activo. Lo mismo con los movimientos referidos al patrimonio neto, a las erogaciones o a los ingresos.

Ambos se usan dentro del ámbito contable en conjunto. El debe, como se dijo, posee su contracara en el haber. El debe se ingresa en el costado derecho del asiento contable. El haber, a su vez, se asienta en la parte izquierda. 

Es importante aclarar que, todos los importes que se asientan en uno deben encontrar su reflejo en el otro. Es decir, todo lo que se registra en el debe también es necesario registrarlo en el haber como su contrapartida.

¿Cómo clasificar debe y haber?

Para poder llevar adelante las cuentas de la empresa de la mejor manera y, de esta manera, tener un correcto control de los ingresos, las salidas, del stock, de los activos y de los pasivos es necesario llevar a cabo los asientos contables de la mejor manera.

Para que esto funcione se debe conocer el funcionamiento del debe y el haber, ya que estos son parte fundamental de los libros contables. Todos los movimientos serán anotados en uno o el otro. Es decir, todos los movimientos de la empresa son del debe o del haber. Veamos entonces las clasificaciones de cada uno de ellos. 

Por un lado qué es lo que se asienta en el haber:

  • Crecimiento en los pasivos, patrimonio neto o ingresos: Esto incluye a las transacciones en las que se ingresa un pasivo, patrimonio neto o ingreso.
  • Baja en los activos o gastos: En este caso nos referimos a los movimientos en los que se eliminan los activos o las cuentas referidas a gastos.

Por el otro lado podemos referirnos a qué es lo que se ingresa en el debe:

  • Crecimiento en los activos o gastos: Aquí nos referimos a aquellas transacciones que traigan aparejadas las altas de activos o gastos.
  • Baja en los pasivos, patrimonio neto o ingresos: En este caso hacemos referencia a los movimientos en los que se eliminan los pasivos, patrimonio neto o cuentas de ingresos. 

¿Cuándo se cargan las cuentas al debe y al haber? 

Las cuentas vinculadas tanto al debe como al haber se deben cargar, o registrar, cada vez que se realiza un asiento contable. Esto es lo que realizan las empresas para mantener sus cuentas al día y transparentes. Conocer perfectamente su patrimonio.

Con asiento contable nos referimos a la escritura en los libros contables de la compañía. En estos se lleva a cabo la anotación de cada operación o transacción financiera o económica realizada por la compañía.

Los libros contables deben ser rellenados ante cada movimiento realizado por la empresa. Ya que estos reflejan cada ingreso o salida. Es decir, ante cada ingreso o egreso económico los libros contables deben asentarlo dentro del debe o el haber.

¿Qué pasa cuando él debe es mayor que el haber? 

En ocasiones una columna tiende a superar en número a la otra. Esto puede significar algo bueno o malo dependiendo de qué columna sea: si el debe o el haber. A su vez existe una denominación para estas situaciones.

A partir de la resta entre los montos totales establecidos en el debe por un lado y en el haber por el otro, se puede establecer el saldo de la cuenta. Si el resultado de esta resta diera que el debe es mayor al haber, entonces el saldo contable se lo considera como: saldo deudor.

¿Qué pasa si el haber es mayor al debe?

Por otro lado, también puede suceder lo contrario, es decir que el haber sea mayor al debe. En ese caso, cuando el importe obtenido de la resta entre ambas columnas arroja que el haber supera al debe, entonces el saldo obtenido será considerado como acreedor.

¿Cuándo aumenta el Debe y Haber?

El aumento del debe se da cuando el haber disminuye y viceversa. Ya que cada uno opera como contrapeso del otro. El debe aumenta cada vez que las cuentas vinculadas al activo crecen. Por otro lado, si las que crecen son las cuentas referidas al pasivo será el haber el que aumenta.