Depreciación: ¿Qué es y cómo se calcula?

Depreciación: ¿Qué es y cómo se calcula?

A medida que pasa el tiempo los activos de las empresas se van deteriorando, y debido a este proceso van perdiendo su valor. Es algo que sucede, en su mayoría, con los objetos muebles: vehículos, maquinarias, etcétera.

A este proceso se lo conoce como depreciación. Es un término que se utiliza para registrar en los libros contables como los diferentes activos van perdiendo su valor por su solo uso.

En la siguiente nota veremos qué es la depreciación, qué clases existen, como se asienta en un libro contable, cuál es la depreciación más común en México y mucho más.

¿Qué es la depreciación?

El paso del tiempo afecta a los bienes y esto debe ser asentado en los libros contables. Estos activos van perdiendo su valor conforme pasan los años. No tiene que ver con roturas sino simplemente con que el tiempo va desgastando. A esto se le conoce como depreciación. 

Asimismo, no solo el paso del tiempo alimenta la depreciación sino también el uso mismo. Cualquier maquinaria que forme parte de una empresa pierde su valor conforme se utiliza. 

El concepto de la depreciación forma parte del mundo contable. Es la forma de asentar en los libros contables de la compañía que el bien va perdiendo su valor. Esto es de suma importancia ya que la empresa debe poder prever que el bien va perdiendo su valor original.

¿Cómo se calcula la depreciación?

Para calcular la depreciación es necesario ante todo conocer el costo original del bien. Sin este dato es imposible realizar el cálculo. Por lo general se deben guardar las facturas de las compras frente a estas situaciones. 

A su vez, debemos conocer cuál es la vida útil promedio de este bien. La vida útil del bien es el tiempo que el objeto podrá ser utilizado. Por supuesto que esto no es exacto, es una estimación. 

Para poder calcular la depreciación anual, se realiza una operación matemática simple. Consiste en tomar el costo original del bien y dividirlo por los años que se haya estipulado su vida útil. El resultado de esta división dará el valor de la depreciación anual del bien. 

¿Dónde se utiliza la depreciación?

Este término se utiliza para asentar en los libros contables la pérdida del valor de los bienes de la empresa. Debido a que año a año el activo va perdiendo su valor, esto debe ser registrado, ya que no es lo mismo un vehículo recién comprado que uno con dos años de uso. 

Para poder registrar la pérdida del valor de estos objetos es que se utiliza la figura de la depreciación. Este es un cálculo estimado y figurativo de la pérdida del valor de los activos a través del tiempo.

¿Dónde se pone la depreciación en el estado de resultados? 

La depreciación se ubica dentro del estado de resultados. El mismo se coloca en los períodos en los que es utilizado el bien. Por otro lado, la correspondiente depreciación se acumula según el paso del tiempo. Esta debe figurar en el mencionado estado de situación financiera a través de la baja del valor del bien.

¿Cuáles son los bienes que se deprecian?

Los bienes que suelen depreciarse son aquellos del llamado activo no corriente. Estos bienes tienen la particularidad de que su valor disminuye conforme pasan los años y se acerca el fin de su vida productiva. 

En otras palabras, los llamados activos depreciables o bienes que se deprecian, son los que se ubican en la categoría de activo fijo. Vale aclarar que los activos o bienes circulantes no pueden depreciarse, aunque existen excepciones.

A su vez los insumos adquiridos para la producción o la venta, que pierden el valor por diferentes circunstancias o producen pérdidas, no son considerados depreciaciones sino simplemente errores comerciales. 

Si nos referimos a casos concretos de bienes depreciables, podemos citar como ejemplos:

  • Automóviles.
  • Maquinarias utilizadas en la producción.
  • Elementos informáticos como computadoras o teléfonos celulares.
  • Mobiliario.

¿Cómo se clasifican los bienes depreciables? 

Los bienes depreciables se clasifican, por lo general, en diferentes categorías, con el objetivo de distinguir correctamente qué clase de depreciación puede sufrir cada uno de los activos.

A través de la clasificación de los bienes depreciables la compañía tiene acceso a una información más fidedigna de la pérdida del valor de sus diferentes activos. Estos se clasifican en:

  • Maquinaria y equipos.
  • Vehículos.
  • Muebles o enseres.

¿Qué método de depreciación es más común en México? 

Existen muchos métodos para calcular la depreciación de los activos. Así mismo hay unos más comunes que otros. En México se suele utilizar comúnmente la depreciación por actividad. 

Este método varía la base que toma para calcular la depreciación, no se da por el tiempo pasado sino por la productividad. Es decir, el cálculo se vuelve mecánico en lugar de temporal. 

La depreciación por actividad suele volcarse a las maquinarias o equipamientos específicos para la producción. Para esto es necesario poder calcular la productividad que hayan generado estos activos. A través de esto se puede conocer la depreciación de la misma. 

En lugar de calcular en base a los años que hace que adquirimos el bien, lo hacemos a partir de la productividad que nos ha entregado a lo largo del tiempo. 

¿Cuántos tipos de depreciación hay?

Si bien la depreciación es un solo concepto contable, existen muchas clases de depreciación. Es decir, muchas formas de calcular la pérdida del valor de los activos. A continuación, detallamos las más frecuentes:

  • Depreciación lineal: Es utilizada con frecuencia en las compañías. La misma se basa en realizar el cálculo a partir del valor original del activo y dividirlo por la vida útil del mismo. 
  • Depreciación acelerada: Este método no es tan frecuente. Se realiza a partir de una erogación más grande en su primer año de uso. 
  • Depreciación por reducción: Se trata de contabilizar el valor que se conoce y el valor de salvamento. Y compararlo con el valor original del bien.
  • Depreciación de producción: En lugar de tomar en cuenta el paso del tiempo para calcular la pérdida de valor del activo, se toma como indicador la productividad del mismo. 
  • Depreciación decreciente: Esta última clase de depreciación toma como base que la productividad del activo es más alta en los primeros años. De manera que la reducción en este primer período es más alta. Con el tiempo se va reduciendo la depreciación anual.