Derivados Financieros: ¿De qué se trata?

Factura relacionada: ¿Qué es y para qué sirve?

Uno de los objetivos que las empresas persiguen en la actualidad es estar un paso adelante en relación a otra; es por este motivo, que siempre requieren de actualización permanente para generar ventajas competitivas en el mercado. 

Los niveles de producción empresarial han mejorado a través del tiempo pero una vez que esto se ha logrado, la compañía debe buscar nuevas inversiones que aseguren un incremento en los beneficios o que ayuden a mejorar el bienestar de la misma. 

De este modo, surgen los derivados financieros, que son un producto de la misma índole cuyo valor se basa en el precio de otro activo.

En este artículo te contaremos qué es y cómo se clasifica un Derivado Financiero además de cuáles son los derivados financieros más comunes de ver y de escuchar en la sociedad actual. 

¿Qué son los derivados financieros?

Un derivado financiero es un activo cuyo valor va a estar dado por los cambios que puedan producirse en otro activo, el cual es denominado activo subyacente. 

¿Qué es un activo subyacente?

Un activo subyacente es un activo el cual va a tomar valor de acuerdo a su correspondencia con diferentes contratos financieros

El valor de este activo está dado por el valor que posee el bien en la actualidad, pero se mantiene el activo subyacente en premisas de un contrato para darle un valor en el futuro, el cual determinará el derivado financiero. 

En términos más simples, un derivado financiero es un elemento el cual no posee valor intrínseco ya que el valor que va a poseer estará medido en el cambio que sufra la valuación del otro bien con el cual está ligado o asociado.

 ¿Cuál es la característica de los derivados financieros? 

Las características de los derivados financieros son los siguientes: 

  • no tienen un valor intrínseco: este se le dará respecto de las variaciones que sufra el bien con el que está ligado el mismo. 
  • no requieren de una gran inversión inicial: se podría afirmar que la inversión inicial para la adquisición de estos derivados financieros es casi nula o muy poca, en comparación a el costo que tendría el negociar directamente por el activo al que está ligado.
  • su liquidación será dada en el futuro: es decir que se liquidará a largo plazo, en una fecha que va a ser la estimada por el ente pero que a su vez, será incierta ya que no podrá ser liquidada en el momento. 

¿Cómo se clasifican los derivados financieros? 

Los derivados financieros se clasifican en dos grandes grupos según ciertos criterios; el primero de ellos depende de su regulación en el mercado y son los siguientes: 

  • Los derivados financieros de mercados organizados: estas, están estandarizadas y controladas por un órgano específico encargado de su control y transparencia. Dentro de esta rama encontramos grandes ambientes como el mercado futuro financiero y el mercado general de ofertas financieras.
  • Los derivados financieros de mercados no organizados: los derivados estarán en un mercado en donde no existe regulación que contemple su uso. En este tipo de mercado al no tener control sobre estos no es necesario que las transacciones queden visibles para todos. 

Por otra parte, es conocido porque suele estar involucrado en esta clasificación, el mercado general de divisas. 

Otro tipo de clasificación que le podemos dar a los derivados financieros depende del valor subyacente que acarrea el mismo, aquí encontramos:

  • Derivados de tipo de interés: en este caso los mismos tomarán como valor subyacente el tipo de interés que se jacte en ese momento es decir, el valor que posean estará intrínsecamente relacionado con la tasa de interés vigente.
  • Derivados de índole forex: este concepto hace referencia a aquellos derivados que tendrán como valor subyacente el tipo de cambio de moneda; es decir que su valor de respaldo estará estimado por el valor que tome el cambio de moneda en la región.
  • Derivados vinculados con las equities y commodities: en este caso el valor del activo subyacente estará dado por el valor de un bien específico intercambiable en el mercado global.
  • Derivados de crédito: aquí el valor del activo subyacente será un crédito o un bono que le permitirá medir su valor en el mercado financiero.

¿Cuáles son los derivados financieros en México?

Los derivados financieros que existen en México, así como en muchas regiones de América, en general son: las divisas, que representan el valor subyacente impuesto en el valor de otra moneda para así generar una medida de valor en el mercado mundial.

Por otra parte, los derivados financieros sostenidos por la tasa de interés que son los derivados que su valor subyacente va a ser mantenido por la tasa de interés puesta en ese momento en marcha, las acciones y los préstamos a futuro junto con los bonos que conformarán todas las clases de derivados financieros que se hallan en el país. 

¿Qué son los derivados financieros futuros?

Los derivados financieros futuros son un tipo de acuerdo en donde se pacta el intercambio de un bien  en una fecha posterior pero que mantiene el valor que se le otorgó al momento del acuerdo. 

Es decir que, es un contrato donde ambas partes acuerdan la venta de un activo con un determinado valor en el momento, el cual se entregará en una fecha futura acordada y será pagada al monto acordado en el momento en el que cerraron el contrato.