Design Thinking: ¿Qué es y cuáles son sus etapas?

VPS: ¿Qué es y para qué sirve?

El design thinking junto con la comunicación visual están en todas partes. Desde centros comerciales, tiendas, hasta en el último smartphone, en todos ellos vemos diseño. Casi no quedan empresas que no recurren a la metodología del design thinking para diseñar sus productos y de esta manera encajar en la mente de consumidores y clientes.

¿Qué es el Design Thinking?

Si bien el design thinking se remonta a la década del 70, fue el profesor Tim Brown quien popularizó el término en el año 2008 al publicar un artículo en el Harvard Business Review. 

Con base en la observación, la empatía y la experimentación. El design  thinking ayuda a resolver las necesidades de los clientes.

Por lo tanto el design thinking es una metodología cuyos métodos ayudan a resolver las necesidades reales de  los clientes y consumidores. Resulta un método innovador y creativo para visualizar una salida desde una perspectiva diferente. Los diseñadores utilizan las técnicas de design thinking para poder llegar a una solución para distintos planteos.

El design thinking  nos permite alcanzar los objetivos de nuestros clientes mediante la construcción de ideas y el diseño de soluciones. El pensamiento de diseño constituye una estrategia creativa que permite la solución de problemas mediante nuevas soluciones e ideas innovadoras.

La metodología del design thinking gira alrededor de la experiencia del usuario y considera al análisis y la intuición para poder  brindar soluciones y construir ideas en base a las emociones de los clientes. En base a las reacciones de los consumidores con los productos se generan ideas acerca de dichas experiencias. El análisis podría decirse que intenta ponerse en los zapatos del cliente.

¿Cuál es la importancia del Design Thinking?

El design thinking o pensamiento de diseño es un punto clave para la resolución de problemas corporativos de modo no tradicional. Se trata de soluciones basadas en iteración y aprendizaje. Ayuda a solucionar necesidades y a monitorear todos los procesos que se llevan a cabo. Se considera de los métodos más utilizados en procesos de servicios, diseño, y producción, entre otros tantos. 

Asimismo es un modelo importante al momento de diseñar experiencias que originen mayor satisfacción e implicación de los empleados de una corporación. Se puede utilizar para diseñar cambios en el clima laboral, cambios en elementos corporativos y también procesos de formación.

La creación de un diseño no es algo que ocurre automáticamente, sino que implica diferentes procesos tales como la construcción de soluciones, formulación de hipótesis, y evaluación de rendimientos, entre otros. Por lo tanto, el pensamiento de diseño optimiza la creatividad colectiva y el aporte de estrategias y soluciones a nivel grupal.

¿Cuáles son las 5 etapas del Design Thinking?

A continuación detallaremos las cinco etapas del design thinking

Empatizar

Tiene que ver con el conocimiento del público hacia quien apuntamos. Es importante saber acerca de su vida diaria, cómo se relacionan con el servicio que ofrecemos y en qué contextos y circunstancias. También resulta relevante preguntarnos cómo se ven afectados por el ambiente. 

Las herramientas a utilizar dependen de las necesidades específicas de cada caso. Pueden ser entrevistas, encuestas, focus groups y estadísticas, por ejemplo.

Definir

Es momento de focalizar el problema.  Luego de analizar la información de la primera etapa, se podrá idear cómo afrontar los objetivos delineados. La definición tiene que ver con el tipo de decisiones a tomar y de la forma que serán priorizadas, de acuerdo con la información que hayamos podido recavar.

Con los resultados de la etapa de empatía podemos crear customer journey maps, mapas de empatía o service blueprints, entre otros.

Idear

Cuando se consigue definir las problemáticas en función de los usuarios luego de haber analizado la información es momento de generar ideas. Trabajando en equipo es posible generar una tormenta de ideas para luego priorizar aquellas que sean posibles y necesarias.

Para esta etapa podemos utilizar técnicas conocidas como brainstorming, worst possible idea, product box o  collaborative sketching.

Prototipar

Esta etapa consiste en crear muestras o prototipos del producto o servicio o de parte de ellos, en los cuales se vean reflejadas las ideas generadas en las etapas anteriores.

Una buena técnica en esta etapa es la de construir prototipos poco costosos y variados tales como wireframes de baja calidad o maquetas de papel.

Evaluar

A través del testeo de los prototipos por parte de los usuarios es posible  obtener conclusiones que nos permitan  perfeccionar las ideas, volver a prototipar y probar.

La técnica más utilizada en esta etapa consiste en crear un guión para que los usuarios puedan interactuar con el prototipo. También es posible realizar entrevistas o tests para testear la solución propuesta o dinámicas de equipo tales como los focus groups.

¿Qué aprendemos al aplicar el Design Thinking?

A través de la aplicación del design thinking es posible aprender a ser más colaborativos y a involucrar a distintas partes de una empresa o de un equipoLa escucha y la colaboración son aspectos clave del design thinking. De esta forma es posible apreciar la manera en que un negocio o servicio comienza a cambiar la manera de trabajar.

Una cuestión que el design thinking nos enseña es a poner a los usuarios siempre en el centro. Resulta imprescindible comprender al usuario para quien se diseña para poder brindarle las soluciones pertinentes a su negocio. Partiendo de un reto o problema debemos encontrar una solución acorde sin olvidar en ningún momento a las personas para quienes estamos buscando una solución.

Por lo tanto, al momento de diseñar no lo hacemos pensando en nuestras intuiciones, sino que lo hacemos pensando en las personas destinatarias de nuestro diseño. Es de carácter vital preguntarse no solo para quien estamos diseñando, sino que también con quien lo estamos haciendo.

¿Cuáles son las ventajas del Design Thinking?

Podemos encontrar varias ventajas en el design thinking. A continuación vamos a describir algunas de ellas. 

Los problemas se convierten en oportunidades

El design thinking permite definir los problemas al mismo tiempo que los convierte en oportunidades. Esto es posible gracias a la creación de soluciones innovadoras y creativas para cada problema que una empresa o servicio pueda tener.

El cliente es el  centro de la cadena de valor

El design thinking nos permite ponernos en el lugar de nuestro cliente para poder descubrir sus necesidades. Esto se debe al hecho de que una de las claves de esta metodología consiste en crear empatía con los usuarios.

Se focaliza  en los aspectos que realmente importan al usuario

Gracias a esta metodología las empresas pueden focalizarse en aspectos a nivel funcional o emocional que realmente interesen al cliente. Mediante la conceptualización y el testeo se pueden desarrollar productos en línea con los verdaderos deseos del consumidor.

Se reducen los riesgos

Al tener en cuenta el abanico de factores presentes en el ecosistema de desarrollo de una solución, tales como la tecnología, la competencia, el mercado, o los clientes, entre otros, es posible reducir los riesgos. Esto se debe al hecho de poder estar al tanto de todas las variables presentes plausibles del negocio

Potencia el trabajo en equipo.

El design thinking es una metodología especial para poder trabajar en equipo. Nos permite reunir especialistas de diferentes campos tales como desarrolladores, diseñadores, ejecutivos o expertos en marketing, para nombrar algunos. Cada uno de ellos puede hacer su contribución en el proceso. En la etapa de ideación, por ejemplo, es cuando es posible  generar grandes equipos de trabajo y sacar mayores beneficios al trabajo interdisciplinario.