Deuda Externa: ¿Qué es y cómo funciona?

Ley de Fondos de Inversión: ¿Cómo funciona?

La deuda externa es un tema frecuente de conversación en discursos políticos, medios de comunicación o conversaciones familiares. Es una cuestión que siempre estuvo y está. A tal punto que, desde que México se independizó, tiene deuda externa. A lo largo de más de doscientos años la deuda externa se ha mantenido. 

Entonces, cabe preguntarnos qué es la deuda externa: ¿Es algo negativo?. También es importante comprender cómo se origina y cómo funciona. Ya que tampoco es algo exclusivo de México. La mayoría de los países latinoamericanos tienen, en mayor o menor medida, una historia similar con la deuda externa. 

¿Qué es la Deuda Externa?

La deuda externa se compone de los créditos solicitados por el sector público a organismos o entidades financieras extranjeras. Estos préstamos se otorgan en moneda extranjera, casi siempre en dólares. Está compuesta por las obligaciones pendientes del sector público adquiridas de manera directa o a través de agentes financieros.

La deuda externa está compuesta por una parte pública y una parte privada. La pública se vincula a las obligaciones tomadas por el Estado y sus instituciones. La privada, en cambio, son las contraídas por el sector privado, en su mayoría empresas aunque también personas físicas.

Los encargados de otorgar los préstamos, también llamados acreedores, son bancos, otros países u organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial o Club de París.

La deuda externa puede separarse en dos tipos: bruta y neta. La deuda bruta está compuesta por el total de la misma, mientras que la neta es ese número menos los activos financieros del país.

¿Cuándo surgió la primera Deuda Externa en México? 

Cuando se habla de deuda externa suele creerse que es un problema moderno. Pero es un error. Ni siquiera es un problema del Siglo XX. La deuda externa en México comenzó casi a la par con su independencia.  Lo que en principio parecía un empréstito para comenzar a fundar la república, terminó transformándose en un peso para toda la historia.

La primera vez que México contrajo endeudamiento externo fue en 1823. El naciente país veía como su economía se encontraba paralizada. El gobierno de aquel entonces decidió entonces buscar financiamiento externo. Fue así como Inglaterra, primer país acreedor, concedió el primer préstamo. 

Durante casi cuatro décadas Gran Bretaña se mantuvo como el principal acreedor. Fue hasta 1861 que se decretó la cesación de pagos que terminó en una invasión extranjera. Aquella primera deuda tomada en 1823 no pudo resolverse hasta 1942 con los acuerdos Suárez – Lamont.

¿De cuánto es la Deuda Externa en México? 

Aunque los gobiernos dejen de tomar deuda, o incluso paguen, esta sigue ascendiendo hasta tanto no se la abone de manera completa. En la mayoría de los países de América Latina, las deudas suelen ascender a montos tan altos que resulta muy difícil poder terminar con el endeudamiento externo. 

Cada trimestre suele hacerse un informe con el estado de la deuda, tanto sobre sus pagos como sobre los intereses. Según datos del propio gobierno de México, la deuda externa es de dos billones 199 mil 539.3 Millones de Pesos Mexicanos. Esto representa 111 mil 72. 7 millones de dólares. 

¿Cuál es la diferencia entre Deuda Interna y Deuda Externa?

Cuando hablamos de Deuda de un país podemos referirnos a dos clases diferentes: interna y externa. Estas se dividen según con quiénes fue contraída la deuda, si son agentes extranjeros o nacionales. 

En otras palabras, la deuda interna son los préstamos recibidos en el mercado del propio país. Esto se realiza a través de la colocación de valores o bonos gubernamentales o de empréstitos con otras instituciones que son recibidas y serán abonadas dentro del país y en pesos mexicanos.

Por otro lado, la deuda externa son los financiamientos obtenidos por el sector público con entidades financieras extranjeras (Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo, etcétera). Estos préstamos son en moneda extranjera, es decir una diferente a la nacional.

¿Cómo se paga la Deuda Externa? 

Esta es la gran cuestión que deben afrontar todos los gobiernos ¿Cómo hacer para reducir y eventualmente terminar con la deuda externa? No parece cosa fácil.

La deuda externa es abonada con las contribuciones que se realizan al Estado. Es decir, mediante el cobro de impuestos a los servicios o bienes. Así también como con las recaudaciones percibidas con el comercio exterior y los propios beneficios que generen las empresas públicas. Con todo lo recaudado, y acordado en el presupuesto, el estado deriva una parte de esos recursos para abonar la deuda. 

El problema es que esto nunca alcanza. De manera histórica, la Deuda Externa mexicana ha sido renegociada. Esto significa que cada una determinada cantidad de tiempo, el gobierno debe negociar con la entidad acreedora un nuevo plan de pago y de tasas de intereses, que a su vez nunca terminan de cumplirse. 

¿Cuál es la causa de la Deuda Externa? 

Las causas de la Deuda Externa son múltiples. Según el período y la economía de cada país. Pero veamos:

  • Inversiones en infraestructura o maquinarias: este caso es similar al de una empresa o persona que busca un préstamo para abrir un negocio. Se buscan fondos para poder realizar inversiones que mejoren el desarrollo productivo. Inversiones ligadas a la infraestructura o la maquinaria. Por ejemplo el trazado de carreteras, túneles, viaductos, vías del ferrocarril, puentes, etcétera.
  • Catástrofes naturales: Cuando un país sufre una catástrofe natural, como el terremoto de 1985, aunque también pueden ser incendios o huracanes, estos obligan al país a buscar financiamiento para poder reconstruir lo destruido por el infortunio. 
  • Mala administración: El despilfarro de recursos, en negocios no rentables, a través de malas administraciones, puede generar la necesidad de endeudamiento para poder cubrir obligaciones. 
  • Fuga de divisas: En algunos países suele suceder que empresas privadas o entes financieros intenten sacar su dinero al exterior. Esto puede producir la quiebra del banco central. Para que esto no suceda se suele recurrir a empréstitos extranjeros con el fin de poder cubrir la demanda.  

¿Cuáles son las consecuencias de la Deuda Externa? 

El endeudamiento exterior no tiene porqué ser negativo. Las consecuencias del mismo estarán ligadas al motivo por el cual se haya solicitado el empréstito. Esto también estará vinculado a la capacidad de pago del país para con sus acreedores. 

El endeudamiento puede haber sido utilizado para inversiones en infraestructura o maquinaria que fortalezcan el mercado. De esta manera su efecto será positivo, porque brindará la posibilidad de alcanzar un mejor desarrollo. Y de esta manera poder hacer frente a las obligaciones.  

El otro caso está ligado a una mala administración, tanto previa como del propio empréstito. De esta manera las consecuencias de la deuda pueden ser muy malas. Ya que, para cubrir malas administraciones, no solo se deberá abonar la deuda y sus respectivos intereses, sino que no se habrán desarrollado nuevas fuentes de ingreso para hacer frente a eso.

¿Cómo se da el incremento en una Deuda Externa? 

En muchos casos puede verse que, sin seguir contrayendo deuda, ésta continúa creciendo. Esto sucede porque además del pago del monto prestado, los gobiernos deben hacer frente a intereses. En muchos casos, no se abona la deuda sino solamente los intereses. 

Cuando el gobierno no puede hacer frente a sus obligaciones e ingresa en una moratoria, los intereses tienden a subir. De la misma manera que, a más se tarde en devolver el préstamo, más intereses estarán gravados al mismo. 

A su vez existen instancias de renegociación que pueden bajar el nivel de deuda o intereses. Pero esto se suele dar cuando el país que recibió el préstamo no puede hacer frente a los plazos de pago acordados.

¿Qué presidente pagó la Deuda Externa en México?

Ningún presidente en la historia de México puede adjudicarse el título de haber pagado la deuda externa. Sí hay casos de períodos de desendeudamiento o de acuerdos que prácticamente liberan de deuda al país. Veamos algunos casos. 

En 1861 Benito Juárez, debido a la crisis económica, suspendió por decreto el pago de la deuda externa mexicana. El mismo, en vez de solucionar el problema, fue una de las causas para la segunda intervención francesa en México.

En 1942 se produjo uno de los hitos que más se acercó al pago total de la deuda externa en México. Fue el acuerdo entre Eduardo Suárez Aránzolo, Ministro de Hacienda, y Thomas W. Lamont, importante banquero estadounidense. 

En este caso, a través de gestiones de Lamont, cuando Europa y Estados Unidos se encontraban sumidos en la Segunda Guerra Mundial, se logró reducir los intereses y pasar gran parte de la deuda de dólares a pesos mexicanos. Esto se llamó Tratado Suárez-Lamont.

El final de la década del 70 y principio del 80 fue uno de los períodos de mayor crecimiento de la deuda. Recién se logró un sexenio donde la deuda bajó durante la presidencia de Vicente Fox. Durante ese período la deuda pasó de 70 mil millones de dólares a 49.900 millones.