Directorio: ¿Qué es y cuál es su función?

Red WAN: ¿Qué es y para qué sirve?

Las grandes empresas conformadas por numerosos accionistas no suelen basar la toma de decisiones en sus socios sino en un grupo de personas elegido especialmente para esa tarea: el directorio.

La mayoría de las empresas de gran tamaño son gestionadas por un directorio. Este se conforma a partir de la elección y votación por parte de los accionistas. El directorio, a partir de ahí, toma las riendas, administrativas, económicas y legales de la compañía.

En la siguiente nota veremos qué es el directorio, cuáles son sus características, quién lo conforma, cuál es su función y mucho más. 

¿Qué es el Directorio de la empresa? 

Así como los ciudadanos de un país, en una democracia, eligen a sus representantes políticos para que tomen las decisiones sobre el rumbo de ese país, los accionistas de una empresa eligen al directorio.

En los casos de grandes empresas donde los accionistas son muchos y con variados volúmenes de acciones, el directorio es el encargado de direccionar el rumbo de la compañía. Este, igualmente, no difiere del que buscan sus accionistas. Los propios socios son los encargados de seleccionar y elegir al directorio. 

La principal función del Directorio es aumentar el valor de la compañía. Esto puede darse por diferentes caminos y circunstancias, pero a grandes rasgos este es el objetivo que debe cumplir el directorio. 

El valor de la empresa crece, en los casos de las compañías por acciones, cuándo el valor de estas sube en los mercados bursátiles. Para esto es necesario que la propia empresa genere mayores y mejores beneficios y sea vista con potencial de seguir creciendo. Esto generará que los activos de la empresa mejoren.

Sin embargo esto no pasa solo por una buena idea o intención por parte del directorio. Para lograr estos crecimientos es necesario atender muchas circunstancias dentro de la compañía. Por esto los directorios están compuestos por varias personas que, a su vez, tienen a su cargo un gran número de personas dentro de la compañía. 

Para cumplir los objetivos propuestos los directorios deben saber en dónde invertir y en qué ajustar. Para esto es necesario tener una serie de expertos a su alrededor para poder seguir los consejos que los estudiosos del mercado recomiendan.

¿Cuáles son las características principales de un directorio? 

A pesar de que los diferentes directorios empresariales tienen características intrínsecas a su propia organización y conformación, existen algunos rasgos que son inherentes a todos los directorios. 

En primer lugar está la ética. Es decir, el correcto comportamiento ético por parte de sus integrantes. Con esto nos referimos no solo a no inquirir en cuestiones alejadas de la legalidad, sino que también pueden existir maniobras fraudulentas para los intereses de la empresa que no necesariamente son ilegales, sino poco éticas. 

Para que un directorio funcione correctamente y, por decantación, la empresa revalorice sus activos, es necesario que los conocimientos de los integrantes del directorio sean lo más actualizados posibles. No solo en materia económica y administrativa, sino también en cuestiones como el marketing y la mercadotecnia.

A pesar de que el directorio es seleccionado para tomar las decisiones de la compañía, su funcionamiento no puede carecer de las opiniones de los socios. Para esto es imprescindible que los integrantes del directorio sepan escuchar a los accionistas.

Así como debe escuchar opiniones, tampoco debe cruzar al otro extremo de no poder tomar decisiones libremente. Para que el directorio se maneje según las mejores posibilidades su independencia debe ser total.

Finalmente, otra de las características que no le puede faltar a un directorio, es definir las prioridades durante el período en que van a desarrollarse. Es decir, que aspectos de la empresa van a intentar mejorar y cuáles van a mantenerse; qué objetivos tiene la compañía; en dónde se puede crecer. Esto es fundamental para tener una hoja de ruta clara.

Una última aclaración, si bien en muchos casos los integrantes de los directorios no son accionistas, aunque pueden serlo, estos son solidariamente responsables de los manejos de la empresa. Es decir que tienen responsabilidad en caso de deudas o quiebra.

¿Quién conforma el directorio de una empresa? 

La conformación del directorio de una empresa recae en la decisión y elección de todos los socios accionistas de la compañía. Cabe aclarar que no todos los socios tienen potestad para votar, esto depende en gran medida del tipo de acción que posean y la cantidad de las mismas. 

En las asambleas a realizarse según el estatuto de la compañía, se elige a los integrantes del directorio. Cada cuánto se realizan estas elecciones varían también según lo estipulado en el estatuto. 

De esta manera los accionistas conforman el directorio según lo que crean más conveniente. Es una forma de delegar la toma decisiones en cuerpo letrado y con los conocimientos técnicos pertinentes para esta clase de actividad.

¿Cuál es la función del presidente del directorio? 

El presidente del directorio de la compañía es quién tiene la mayor responsabilidad y, a su vez, las mayores obligaciones. Las decisiones en última instancia tienen que tener su aprobación y, según sus ideas, es que se desarrollarán las actividades de la empresa.

Sus obligaciones son más en tanto y en cuanto que, si algo no funciona o la empresa tiene un mal período, el presidente es responsable solidariamente. Es decir que puede tener implicancias legales. 

A su vez, al ser la persona más importante del directorio, es quién dicta el rumbo administrativo, económico y legal de la compañía. Según el perfil de su director es que se maneja todo el directorio y, por ende, la empresa misma.

¿Cuáles son las atribuciones del directorio dentro una SA?

El directorio es el órgano mediante el cual los accionistas delegan la toma de decisiones para la compañía. Por ende las atribuciones del mismo pasan por diferentes áreas de la propia empresa. Desde cierre o creación de departamentos o gerencias hasta la creación de nuevas inversiones o cierre de diferentes aspectos de la compañía.

Todo lo que concierne a los rumbos administrativos, económicos, financieros o legales pasa por el directorio. Así mismo este debe rendir cuentas a los accionistas y, algunas decisiones puntuales, deben resolverse en asamblea.