Due diligence: ¿Qué es y cómo se lleva a cabo? 

Indicadores de Compromiso (IOC): ¿Qué es y para qué sirve?

Un proceso de due diligence o diligencia debida, es lo que los grandes inversores buscan, con el objetivo de recuperar empresas o compañías y volverlas rentables nuevamente. 

Para saber más sobre el due diligence, no dejes de leer el siguiente artículo. 

¿Qué es due diligence?

Una due diligence es una herramienta investigativa que es utilizada por aquellos inversores que desean adquirir o invertir en una empresa y compañía con el fin de analizar el verdadero estado de la empresa, ya sea en el área operativa, legal, financiera o comercial además de una evaluación de los posibles riesgos que esto conlleva. 

En otras palabras, es la evaluación del inversor financiero antes de apostar cierta cantidad de dinero a un proyecto del cual se tiene que hacer un examen exhaustivo ya que, es muy posible, que se encuentren algunas cuestiones sin solucionar. 

Los objetivos de aquellos que pretenden hacer este tipo de operaciones son los siguientes: 

  • Otorgarle el valor que se merece dicha oportunidad, es decir, tener en cuenta su rentabilidad.
  • Determinar los riesgos y de qué tipo son para prever la incidencia de estos en el proyecto.
  • Determinar cuál sería el precio más adecuado para vender la empresa. 

Pero si bien, el proceso de due diligence puede llevarse a cabo por el comprador también puede hacerlo la contraparte para obtener, de su lado, la información necesaria del inversor siguiendo el mismo procedimiento de análisis. 

Si este fuera el caso, la contraparte tendría en cuenta. 

  • La procedencia de los fondos
  • En qué área se desarrolla especialmente 
  • Se debe tener en cuenta que es necesario o al menos, habitual llevar a cabo un proceso de reestructuración o fusión en estos procesos de due diligence. 

¿Cuál es la importancia del due diligence?

La importancia del due diligence radica en el proceso en sí mismo y en las oportunidades que le otorga tanto al inversor como al vendedor de poder adquirir una empresa en buenas condiciones y que se sostenga la oportunidad de trabajo para la comunidad. 

El due diligence o diligencia debida  es un proceso de investigación que consiste en analizar de forma fehaciente cada detalle de una posible inversión y los riesgos que podrían suscitarse.

¿Cómo se lleva a cabo una due diligence?

El proceso de due diligence puede dividirse en tres etapas

En un primer momento, aquel inversor que desee adquirir la empresa deberá pedir autorización para realizar la auditoría, es decir, ingresar y realizar el análisis de la misma para dar inicio al proceso.

Cuando los encargados de la compañía aceptan la propuesta y la autorizan, es entonces cuando comienza el proceso de due diligence. 

En segunda instancia, la compañía tiene la obligación de otorgarle al inversor toda la información que éste requiera y en caso de que la empresa no actúe de buena fe, según las leyes, puede ser sancionada y además obligada a pagar indemnización.  

No actuar de buena fe consiste, en este caso, en ocultar información  que resulte relevante en el proceso y que además, lo entorpezca. 

El tercer paso es realizar un análisis de todos los datos que se han brindado y por lo general, la exhaustividad se detiene en los informes financieros y de capital, aunque también pueden analizarse informes del área laboral, legal, comercial, etc.) y de esta manera llegar a una conclusión que potencie la toma de decisiones. 

El detalle más importante de este proceso es que toda la información que se dispone para realizar el proceso y el proceso mismo se encuentran bajo un acuerdo de confidencialidad que incumbe a ambos participantes, ya que está en juego, información muy valiosa y que podría ser utilizada por cualquiera de las partes para un beneficio propio. 

¿Cómo se realiza el due diligence para evitar riesgos económicos?

Los riesgos económicos son evitables ya que los análisis más detallados se realizan sobre los registros de compra y distribución en los cuales también se lleva a cabo la identificación de clientes y proveedores junto con el tiempo que lleva cada gestión que se hace. 

¿Cuánto cuesta un due diligence?

El precio que se liga al monto del proceso es de unos $30.000 y que pueden ir variando a medida que se establecen las necesidades del proceso y de lo que requieren ambas partes. 

El monto se determina a partir de que el consultor que va a realizar la auditoría, reciba los documentos con la información solicitada.