E-commerce: ¿Qué es y cómo funciona?

E-commerce: ¿Qué es y cómo funciona?

Una de las preocupaciones de las empresas es hallar la estrategia para aumentar el volumen de consumidores y por ende de ventas, y una respuesta posible a esta necesidad es la implementación de la tecnología en sus actividades con el objetivo de crecer dentro del mercado. 

En este artículo explicaremos el e-commerce, cómo se usa, qué tipos existen, cuáles son sus ventajas y desventajas y otros aspectos de esta nueva forma de comerciar. 

¿Qué es el e-commerce?

El modelo conocido e-commerce o comercio electrónico en español, hace alusión al tipo de negocio donde el intercambio de compraventa se realiza a través internet o algún tipo de sistema informático; es decir que se traslada la experiencia de compra a una plataforma virtual. 

¿Cómo funciona el e-commerce?

El e-commerce funciona de la siguiente manera: una empresa “x” decide comerciar sus productos de manera virtual, abrir una página o aplicación web donde puedan ofrecerlos a sus consumidores; luego el cliente ingresa a dicha plataforma y selecciona lo que desea para luego proceder con la compra ingresando sus datos personales y de envío. 

El proceso continua cuando el cliente abona el pago del producto de manera virtual con tarjeta de crédito o débito; cuando la empresa ha notificado al comprador que se ha efectuado el pago, esta despacha el pedido a la dirección ingresada. 

La función del e-commerce es recrear el proceso de compra venta de un producto a través de una plataforma dedicada a ello sin la necesidad de salir de la comodidad de tu casa.

¿Cuáles son los tipos de e-commerce?

Los tipos de e-commerce son los siguientes:

  • Business to business: este tipo de comercio electrónico se destaca porque el negocio se da solamente entre entidades, es decir, se lleva a cabo un proceso de compraventa a través de plataformas virtuales entre dos o más compañías donde se comercian bienes y servicios. 
  • Business to consumer: este tipo de e-commerce es el más común de todos y se desarrolla entre una entidad que le vende sus productos a un particular y este lo comercializa a través de una plataforma online. 
  • Consumer to consumer: este tipo se caracteriza por el intercambio de bienes, comúnmente de segunda mano, entre personas particulares a través de un sitio web.  
  • Business to employee: en este tipo particular de e-commerce, una organización en particular pone bienes o servicios disponibles a la venta para sus empleados. Es decir, una empresa “x” pone una postulación de venta de cosas mediante algún sistema informático para que sus empleados puedan adquirirlos.
  • Government to consumer: este tipo de e-commerce es aquel donde el gobierno ofrece a los consumidores una opción virtual para que puedan realizar sus pagos sin la necesidad de asistir a un lugar físico; es decir que los consumidores pueden abonar sus respectivos impuestos o tributos de forma virtual mediante diferentes opciones.

¿Cuántas formas de clasificar el e-commerce existen? 

La clasificación del e-commerce va a depender del criterio que se emplea para realizar dicha clasificación; estos pueden ser: 

  • Según el tipo de destinatario
  • Según el tipo y características de las plataformas que se utilizan para la comercialización de un producto, así como para publicar, publicitar y vender los productos. 
  • Según el tipo de producto o servicio que se encuentra disponible para la venta; en este grupo, los bienes se distribuyen según diversas categorías.
  • Según el tipo de transacción online, en este apartado se tienen en cuenta la venta de bienes comunes y las subastas virtuales.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas del e-commerce?

Las ventajas y desventajas del e-commerce estarán dadas tanto para las empresas como para los compradores, así que las diferenciaremos entre vendedores y compradores entonces las mismas serán:

Ventajas para las empresas: se reducen de manera notable los costos de distribución y comercialización y con ellos los costos finales del producto, también permite más practicidad para que las personas puedan adquirir sus productos, así como la posibilidad de expandir el mercado de manera global. 

Desventajas para las empresas: tendrán una competencia mucho más compleja, ya que la brecha competitiva se amplía y deberá pensar estrategias para estar a la altura de grandes organizaciones. Por otra manera, deberán contar con un manejo técnico específico para vender a través de la plataforma de la forma más eficiente posible y por último, deberán agregar los gastos de envío que alteran el valor final del bien.

Ventajas para los consumidores: Las ventajas estarán marcadas por la flexibilidad de las formas de pago además de la posibilidad de personalizar el mismo y obtener más información del producto que comúnmente no se exponen en las tiendas físicas.

Desventajas para los consumidores: estas incluyen los riesgos que asume uno al comprar de forma online en los que se pueden presentar situaciones como: descontento con el producto, estafas en los pagos o dificultad de comunicación con atención al cliente.