Embargos: ¿Qué son y cuándo suceden?

Liquidación de empresa: ¿De qué se trata?

En este artículo vamos a hablarte de lo que significa un embargo, de los alcances que tiene, de los tipos de embargo que existen, de los agentes implicados en dicho procedimiento judicial y de todo lo necesario para que sepas cómo actuar ante un escenario que implique un embargo. 

¿Qué es un embargo?

Un embargo se conoce como la retención y el freno de transacciones de un bien o más, sobre una persona o una sociedad comercial. Esta acción es llevada a cabo por la orden de un juez o una autoridad competente designada para tales fines. 

El o los bienes embargados se retienen e inmovilizan desde el punto de vista jurídico y comercial para que el o los dueños realicen una transacción comercial, que puede ser o bien una venta o bien un regalo.

Cuando hablamos de esta operación judicial, estamos hablando de una ejecución forzosa mediante la cual el o los acreedores llevan a la justicia un conflicto sin resolución entre las partes para que esta actúe y decida acerca de los bienes de su deudor, con el mero fin de alcanzar un entendimiento entre ambas partes por motivos de una deuda. 

El embargo se puede realizar o alcanzar como medida cautelar, en otras palabras, en el momento en el cual comienza un proceso para el salvaguardo del cumplimiento de una futura sentencia, a dictarse en el largo plazo. En este caso, estamos ante un embargo de carácter preventivo y de carácter momentáneo.  

Lo que se logra mediante este embargo es mantener como garantías los bienes o el bien a embargar, existiendo de por medio una obligación de pago de deuda que ha sido incumplida. 

La mejor opción para evitar o finalizar el embargo, es alcanzar un acuerdo mediado por el agente encargado de que se cumplan las leyes para que el deudor salde su deuda y recupere su libre accionar sobre el bien que ha sido embargado. En este caso, el juez o la autoridad competente anula el embargo y los bienes o el bien vuelve a manos del deudor para que disponga del mismo como mejor lo considere. 

Resta destacar que los únicos agentes autorizados para realizar un embargo son los jueces o sino bien aquellos organismos competentes por el estado. De ninguna manera la persona que quiere cobrar su deuda puede apelar a otro tipo de agente, particular (abogado) o estatal, para que dicte dicho embargo.  

¿Cómo es el proceso de un embargo? 

El proceso de un embargo suele ser similar en la región latinoamericana. A continuación, enumeramos los pasos del procedimiento de un embargo típico: 

  • Un juez o autoridad competente dicta el embargo sobre uno o más bienes. 
  • Un juez o autoridad competente fija una fecha de embargo. 
  • En la fecha dictada por el juez o autoridad competente, ambas partes, con la mediación de la autoridad judicial, determinan el valor del bien o los bienes a ser embargados. 
  • Los bienes embargados (inmuebles, automóviles, salarios) deben superar con un cierto margen la cantidad dispuesta de la deuda original. Esto se realiza de esta manera para que el deudor, obligado a cancelar su deuda para que le retiren el embargo, también deberá hacerse cargo de los costos que implique el juicio y todo interés que resulta de la demora de la cancelación de la deuda.
  • Ambas partes firman su conformidad o disconformidad con el valor y los bienes a ser embargados, y este comienza a regir de manera inmediata. 

¿Qué tipos de embargo existen?

Hay numerosos tipos de embargo, que pueden ser clasificar en tres grupos: 

  • Los embargos preventivos: Este tipo de embargo ocurre cuando un sujeto o una empresa se debe enfrentar a una imputación en un proceso judicial, con lo cual se acude al embargo preventivo para salvaguardar que se cumpla la sentencia a dictarse a futuro. También se lo conoce como “embargo precautorio de bienes”.
  • Los embargos ejecutivos: Este tipo de embargo ocurre cuando queda dictada la sentencia por parte de un juez o una autoridad competente. En este caso, el juez ordena la retención de un bien o de varios bienes del deudor para que este salde las cuentas con el acreedor. Tal como dice el tipo de embargo, en este tipo se lleva a cabo la ejecución del mismo. También se lo conoce como “embargo de bienes en la vía de apremio”.   

¿Cómo saber si alguien tiene un embargo judicial? 

La manera de saber si alguien tiene un embargo judicial es solicitar una entrevista con el Registro Público de la Propiedad y del Comercio, lo cual implica que se deba abonar un determinado monto para pagar los derechos que correspondan.

 Iniciada esta entrevista, los inmuebles cuentan con un Certificado de Libertad de Gravamen, lo que indica que dicho inmueble perteneciente a esa persona no se encuentra alcanzado por algún tipo de embargo ni está involucrado en un proceso judicial de estas características. 

¿Cuántos embargos puede tener una persona? 

Una persona o compañía puede tener el embargo de uno o más de un bien inmueble. Asimismo, una persona puede tener el embargo del salario, pero no de su totalidad, dado que este monto lo fija un juez y en ningún caso puede alcanzar el ciento por ciento de sus ingresos mensuales, dado que la ley fija un monto mínimo indispensable para vivir dignamente. 

Por otra parte, cabe señalar que el embargo puede recaer sobre uno o más de un bien inmueble, sobre el sueldo, sobre bienes muebles (en cuyo caso pasarán a manos de la justicia, depositaria de dichos bienes hasta que se dicte sentencia), sobre maquinaria y herramientas, pero no puede recaer sobre objetos que el deudor utilice para desempeñarse laboralmente, ni sobre alimentos ni tampoco sobre bienes de carácter religioso o sagrado para el deudor.   

¿Cuánto tiempo dura un embargo?

Es difícil mensurar en tiempo la duración de un embargo, porque eso dependerá tanto de la actuación de la justicia como del desempeño y las acciones que decida o pueda tomar el deudor implicado en dicho embargo. Un embargo se puede solucionar rápidamente si el deudor cancela sus deudas con el acreedor. 

También puede convertirse en un proceso engorroso, de largo alcance en el tiempo y perjudicial, una vez que interviene un juez o una autoridad competente, porque el proceso implica numerosas instancias.