Ensamble en la Industria Automotriz: ¿Cómo se realiza?

Lead Time: ¿Qué es y cómo se calcula?

Actualmente, al hablar de ensamble en la industria automotriz es imposible no pensar en las cintas transportadoras que implementó Henry Ford cuando propuso su cadenas de ensamblaje para la fabricación masiva de su automóvil modelo T, en los periodos previos a la Primera Guerra Mundial.

Pero lo cierto es que este tipo de procesos de fabricación ya era utilizado a principios del Siglo XX por Ransom Eli Olds, quien fuera un pionero en la industria automotriz estadounidense con su compañía Oldsmobile.

La similitud entre ambos constructores radica en la utilización del concepto de “cadena” de producción. En el cual, dividían el ensamble en distintas estaciones consecutivas que permitirían incorporar una por una cada pieza en su lugar determinado para llegar a un producto final específico de manera más fácil y rápida.

Más allá del modelo de ensamblaje a través de una cadena de producción, existen otros procesos que también son utilizados en la actualidad. Quizás no tan innovadores o productivos para la fabricación masiva, pero que mantienen su eficiencia y originalidad a nivel de manufactura artesanal o en aquellas fábricas de autos de lujo tales como Lamborghini o Rolls-Royce.

¿Qué es el ensamble de autos?

Tal como su denominación lo indica, el ensamblaje de autos no es otra cosa más que el proceso en el cual las distintas partes que lo conforman, las cuales ya fueron previamente fabricadas, son añadidas y alineadas entre sí, dándole forma a estos vehículos según su marca, modelo y color específico.

Esto implica un procedimiento secuencial a través del cual se ubica, pieza por pieza, cada uno de sus elementos hasta confeccionar por completo el automóvil. Es decir, se realiza la colocación de la carrocería, puertas, vidrios, asientos y los demás componentes del interior, sobre un chasis determinado; así como también las ruedas, el motor, sus partes mecánicas y hasta el color de pintura que cada modelo específico posea.

Más allá de parecer algo simple, se trata de una actividad altamente compleja debido a la implicación de distintos materiales y los métodos con los cuales se lleva a cabo este tipo de ensamblaje. Así como también por la exigencia de perfección que tienen este tipo de fabricaciones, a nivel de seguridad, calidad y diseño.

A lo largo de los años estos procesos de ensamblaje automotriz fueron variando en busca de lograr una mayor eficiencia mientras se ocupaba menor tiempo de fabricación. Intentando favorecer no sólo la comercialización de los autos, sino también potenciar una industria vital en el día a día de la humanidad como lo es la referida al transporte.

¿Cuáles son los procesos de ensamble?

La fabricación de un producto implica un proceso de conformación específico indistintamente de sus componentes. Es así, que aquellos productos formados por más de una pieza, necesitan obligatoriamente de un proceso de ensamble a través del cual se logre el producto final.

Teniendo en cuenta esto, las piezas a ensamblar son un componente específico fabricado previamente. Estás piezas poseen una forma única y particular según el destino que tendrán, con las cuales se van conformando nuevas piezas más complejas y/o avanzando en la conformación del producto final.

¿Cuáles son los tipos de ensamblaje?

Al hablar de ensamble, entendiéndolo como la unión de dos o más piezas para formar un producto derivado, se debe diferenciar aquellos que son Permanentes, Semi-Permanentes y No Permanentes. Siempre teniendo en cuenta que estos pueden ser realizados manualmente o de manera mecánica; principalmente por presión o mediante el uso de calor, químicos o un sistemas mecánicos.

  • Ensamble Permanente: tal como su nombre lo dice, las partes unidas de esta manera conllevan un tipo de soldadura o adhesivo fijo que impide su separación.
  • Ensamble Semi-Permanente: en esta categoría se encuentran aquellos productos que, más allá de poseer un tipo de unión permanente entre sus piezas, las mismas pueden mantener cierto tipo de movimiento entre sus partes.
  • Ensamble No Permanente: en este caso, las partes unidas pueden ser separadas nuevamente según la conveniencia que se tenga. Ya sea para modificar el producto, reorganizando sus partes o para conformar uno nuevo. Normalmente este tipo de ensamble requiere de elementos de unión externos, ya sean tornillos, tuercas, clavos, etc.

Si bien este tipo de distinción entre los ensambles los posiciona como opuestos, lo cierto es que en la mayoría de los productos de la actualidad los encontramos como complementarios o auxiliares.

Esto se debe a que el avance de la tecnología ha perfeccionado estas técnicas y nos permite disfrutar de productos cada vez más complejos conformados por distintas piezas. Siendo algo que puede apreciarse fácilmente tanto en aquellas manufacturas básicas como en aquellos automóviles de alta gama fabricados por maquinaria robótica de punta.

¿Qué tipo de ensambles se hacen en la industria automotriz?

Tal como describimos anteriormente, los tipos de ensamble se diferencian tanto por el proceso que los lleva adelante como por los materiales con los que se concretan cada uno.

En la industria automotriz suele combinarse los mismos dependiendo del material que se necesite ensamblar, el tipo de pieza o la función que este subproducto deba realizar una vez concretada la fabricación del automóvil en cuestión.

Todo esto no escapa a los avances tecnológicos y los requerimientos que actualmente debe cumplir esta industria. Por ello, no solo se utilizan los métodos convencionales de unión o ensamble, sino que se apela a todo aquel procedimiento que sea necesario utilizar, según el material por el que esté conformada cada pieza.

Teniendo en cuenta estas particularidades y que los tipos de uniones se utilizarán circunstancialmente según el material a ensamblar, podemos identificar en cada automóvil los siguien tipos:

  • Ensamble por Soldadura (método físico): estas pueden ser “por punto de resistencia”, “por gas” o “por láser”. Teniendo en común que son un tipo de ensamble permanente, principalmente se utilizan en las piezas de gran tamaño, mayormente en chapas, o láminas de metal, acero o aluminio adheridas a la carrocería.
  • Ensamble por Remaches (método mecánico): estos elementos pueden ser sólidos (cilíndricos), ciegos o autoperforantes. Consisten principalmente en pequeñas trozos de metal o plástico que serán introducidas en otras piezas con el fin de unirlas no permanentemente o de manera semi-permanente. Los mismos se utilizan no solo en la carrocería sino también en los motores, sistemas mecánicos o en los elementos del interior y las ruedas.
  • Ensamble por Adhesivo (método químico): tal como lo dice su nombre, este proceso se caracteriza por la utilización de pegamentos específicos ya sean de resina, poliuretano o cianoacrilato. Los mismos se utilizan principalmente en los habitáculos y el resto de los elementos del interior del automóvil.

Cabe resaltar que cada proceso de ensamble requiere un tipo de herramienta específica. Por lo tanto, el tipo de unión que se realice no solo dependerá del material de cada pieza, sino que también estará condicionado por el nivel de tecnología con el que cuente la fábrica donde se esté desarrollando dicho ensamble.

¿Cómo se realiza el ensamble de las piezas del vehículo?

La fabricación, reparación o modificación de un automóvil puede realizarse de una infinidad de maneras. Pero cualquiera sea el proceso elegido, este conlleva obligatoriamente una serie de ensamblajes que lo llevarán a completar el producto final tal como se pretende.

Teniendo en cuenta esto y la complejidad de dicho proceso de ensamblaje, podríamos resaltar los siguientes pasos a realizar:

  • Obtención de piezas primarias: claramente para realizar un ensamble automotriz se necesitarán distintos componentes de fabricación específica, manufacturada o de diferentes plantas de producción especializada, que posteriormente serán clasificadas y ubicadas en diferentes momentos del trabajo.
  • Selección y corte de las piezas metálicas: en este momento, se generan los moldes específicos para cada pieza que necesite ser moldeada hasta obtener su forma adecuada.
  • Ensamble de chasis y carrocería: una vez concretado los cortes metálicos hasta confeccionar cada pieza, se procede a los ensambles por soldadura, intentando dar forma a las estructuras principales del automóvil.
  • Pintura y componentes de mantenimiento: más allá del color que se pretenda para el vehículo, el proceso de pintura apunta principalmente al cuidado de los materiales metálicos, buscando evitar su deterioro en el corto y mediano plazo.
  • Ensamble de partes mecánicas: priorizando la instalación del motor, se incorporan todos los elementos necesarios para movilizar: cableado eléctrico, ejes, amortiguadores, sistema de transmisión y escapes, columna de dirección, etc. 
  • Acabado de interiores: se completa lo referido a los habitáculos, puertas, vidrios, tecnología y confort para quienes utilicen el automóvil.
  • Terminaciones de exterior: por último, se realiza la colocación de las piezas plásticas de la carrocería, las ruedas y los componentes lumínicos para dotar de “identidad” al modelo específico del auto que se esté fabricando.

Para finalizar, no podemos omitir el hecho de que, en la actualidad, gran parte de este ensamble automotriz se realiza con asistencia robótica. Esto se debe gracias a los avances de la tecnología y las inversiones realizadas en post de mejorar la industria automotriz, facilitando la fabricación y potenciando la comercialización en tiempos cada vez más cortos.