Estimated Time of Arrival (ETA) en logística: ¿Qué significa?

Estimated Time of Arrival (ETA) en logística: ¿Qué significa?

Durante gran parte de su existencia, el ser humano se vio envuelto en la necesidad de trasladarse de un lugar hacia otro en pos de satisfacer sus necesidades y asegurar su supervivencia o la de su comunidad. 

Y aunque para la mayoría de las sociedades actuales, por suerte, ya quedaron atrás aquellas costumbres nómadas, el comercio y la producción no paran de generar tránsito e intercambio de mercaderías a nivel local, nacional o internacional.

En este contexto, algunos especialistas sostienen que gran parte de las actividades comerciales de la actualidad se iniciaron durante la Edad Media y fueron perfeccionándose gracias al mercantilismo del Siglo XV. Algo que no debería tomarse como descabellado, teniendo en cuenta que hoy en día seguimos enviando productos y mercadería por todo el mundo y a través de distintos transportes.

Justamente, ese perfeccionamiento constante de la comercialización masiva en la que nos vemos sumergidos gracias al fenómeno de la globalización, nos lleva a preguntarnos sobre el significado de varios términos propios de la logística y el transporte de mercancías. Mucho más si esas denominaciones están referidas a producto de nuestro interés y con los cuales pretendemos contar lo antes posible.

Por ello, si deseamos adentrarnos en el mundo del transporte comercial, es necesario conocer algunas terminologías que serán de vital importancia para tener registro y control de los productos que deberán cambiar de destino luego de su producción in situs.

A continuación, describiremos una de las siglas más usadas en el contexto de transporte internacional, aunque también es usada en ámbitos locales, tanto para referencias personales como para normativas formales.

¿Qué significa ETA en logística?

La sigla ETA proviene de la abreviatura en inglés de la frase estimated time of arrival, lo cual se puede traducir literalmente como “tiempo estimado de llegada”.

Está denominación se utiliza principalmente para referirse al transporte aéreo o naval. Pero con el correr del tiempo, la aplicación de este concepto se expandió al transporte terrestre y a otros ámbitos en los cuales sea necesario estimar un horario de llegada específico de un producto en particular.

Es importante aclarar que esta sigla implica distintas referencias según el ámbito en que se la utilice, debido a que la información que exprese será contemplada por distintos factores. 

Así, diferenciamos que ETA:

  • En Transporte Aéreo, se refiere directamente al tiempo estimado de llegada de un vuelo. Esto serìa, la hora en que se espera que llegue a destino un avión y no el tiempo que tardará dicho vuelo. Siendo una información muy común en los aeropuertos, usada para mantener a los pasajeros al tanto de la situación.

Más allá de esto, en nivel técnicos y específicos del personal de vuelo, es posible que se use la expresión para determinar el tiempo calculado que necesita una aeronave para llegar a un destino. Esto es utilizado mayormente por personal especializado ya que lo determina el Sistema de Gestión de Vuelos (FMS, por su sigla en inglés).

  • En Transporte Naval: en este caso, la sigla indica cuál es el “día estimado de llegada” de una carga a un puerto específico. Siendo indicado, en ocasiones, también el horario en que se podría estar dando el arribo de ese navío.
  • En Transporte Terrestre: este quizás sea el medio en el cual se le da menor uso formal a nivel logístico internos de las empresas, pero resulta de vital importancia para la organización personal de quienes demandan un productos con envío. Siendo información útil para el usuario que le permite disponer de una mejor planificación para el resto de sus actividades.

¿Para qué sirve la ETA en logística? 

Actualmente, la referencia del tiempo estimado de llegada es usada en todo tipo de transporte y pretende facilitar información sobre los movimientos que tiene cada producto determinado.

En el área de logística, normalmente son los analistas de mercado los encargados de estimar este tipo de información en relación a las características que tendrán los envíos, contemplando las particularidades del medio de transporte por el cual se llevarán a cabo y los posibles contratiempos que puedan surgir durante el viaje.

Utilizar esta estimación permite a las empresas tener un mejor control de la mercadería, planificando en mayor medida la relación existente entre la producción, la venta y la entrega de cualquier stock disponible.

Así mismo, tener registro del momento en que debería ser entregado un producto, facilita la supervisión sobre el área de transporte y replanteos sobre los medios utilizados; intentando ofrecer un mejor servicio a la comunidad al mismo tiempo que aumentan su productividad.

¿Qué es ETA y ETD en comercio exterior? 

En un contexto específico de comercio exterior, es posible encontrar las siglas ETA y ETD como referencias a fechas específicas y no solo a horarios. Esto se debe a que por diferentes burocracias aduaneras, no suele ser posible contemplar el horario exacto en el que los productos estarán a disposición de entrega.

A pesar de ello, debemos identificar la sigla ETD antes de continuar. La misma surge de la frase en inglés “estimated time of departure”, que literalmente se traduce como el “tiempo estimado de salida”; y al igual que el ETA, se utiliza tanto en transportes aéreos, navales y/o terrestres.

Por lo tanto, este tipo de siglas designará las fechas de salida y de llegada de un producto que será envíado al extranjero, sin la necesidad de considerar aspectos extraordinarios que puedan surgir circunstancialmente durante los momentos de transporte, entre las cuales principalmente se encuentran las inclemencias del tiempo o averías técnicas de los vehículos.

Es así que el ETD y el ETA siempre estarán presentes en el itinerario de la logística de un vuelo, un navío o un vehículo de transporte terrestre, siendo información que podría no cumplirse en hasta en 3 días en su estimación y seguir considerándose eficientes.

Por otra parte, es importante resaltar que en lo que respecta a formalidades y documentación aduanera del comercio exterior, los tiempos estimados que describimos anteriormente no son asentados, justamente por la dificultad de contemplar demoras.

En este caso, los que se prescriben son los tiempos reales de la logística implicada; contemplando gastos y distintas programaciones que deban ser consideradas. Estos tiempos reales se identifican con las siglas ATD y ATA, provenientes de las expresiones inglesas “actual time of departure” y “actual time of arrival” ; los cuales se traducen respectivamente como “tiempo real de salida” y “tiempo actual de llegada”.

¿Cómo se calcula el ETA en logística?

En busca de mejorar constantemente sus servicios, las empresas de transporte fueron incorporando distintos elementos de asistencia tecnológica que les permita controlar los envíos y facilitar información a los clientes.

Los GPSs, los asistentes de a bordo, los registros de seguimiento vehicular o la navegación asistida son algunas de las herramientas más utilizadas para calcular el ETA en la logística de transportes terrestres.

Gracias a estos aparatos tecnológicos las empresas pueden indicar un horario estimado (o una fecha específica) para la llegada de cada envío. Normalmente, lo hacen realizando un cálculo entre la distancia a recorrer y la velocidad media con la que cuenta el vehículo que realizará el transporte. Completando la ecuación con la información obtenida mediante el ETD y aquellas contemplaciones de clima, tráfico u otras sobre posibles demoras.

Por suerte para las empresas que necesitan realizar envíos, existe una gran variedad de softwares que realizan automáticamente este cálculo, a la vez que les ofrecen la posibilidad de realizar un seguimiento total del transporte; obteniendo además otros registros de importancia referidos a la logística implicada.

Sin lugar a dudas, poder calcular el tiempo estimado de llegada de un producto garantiza el correcto desarrollo de la actividad del transporte. Permitiendo mayor eficiencia y productividad a nivel industrial, así como también mayor conformidad de los clientes para con dichas empresas.