Estrategia diferenciada: ¿Qué es y para qué sirve?

Gestión de riesgos: ¿qué es y cómo funciona?

El marketing es una de las herramientas más importantes en el mundo empresarial. Cómo se muestra y qué representa un determinado producto puede llegar a ser tan o más importante que el producto en sí mismo. 

Hoy en día, que la mayoría de los sectores comerciales presenten altos índices de competitividad, es necesario lograr distinguirse por sobre la competencia. Para esto se utiliza la estrategia diferenciada. La capacidad, a través de diferentes mecanismos, de que el cliente entienda a la marca como algo único.

En la siguiente nota veremos qué es una estrategia diferenciada, cuáles son las estrategias de marketing vinculadas a esto, diferencias con otros mecanismos de marketing y mucho más. 

¿De qué se trata una estrategia diferenciada? 

La estrategia de diferenciación o estrategia diferenciada es la herramienta que ponen en práctica las compañías comerciales con el objetivo de que el cliente considere que la originalidad de la marca es única.

De esta manera, más allá de la relación entre esta percepción por parte de los clientes con el volumen de ventas, se logra una ventaja grande sobre los competidores. No existe nada mejor para una marca que distinguirse dentro del mercado. 

Cuando una compañía logra poner en práctica de manera correcta una estrategia de diferenciación, puede cumplir el objetivo de que la clientela distinga a su marca o sus productos como objetos exclusivos, únicos o realizados de forma personalizada. 

Depende de la estrategia elegida, pero en ocasiones esta sensación conferida a la clientela brinda la posibilidad de que la empresa eleve sus precios. Esto se debe a que el cliente estará dispuesto a pagar más que la media por un producto exclusivo o único.

Las estrategias diferenciadas tienen diferentes mecanismos y objetivos. En ocasiones la diferenciación pasa por la calidad del producto. Otras por la forma en la que está diseñado. También puede vincularse a las sensaciones que traslada al cliente o la idea de que el producto y la marca son mucho más que eso. 

Una de las principales herramientas de las estrategias diferenciadas pasa por el hecho de que el cliente considera el consumo de ese producto como una elección de vida. Es decir, comprar una marca y no otra pasa a ser un hecho más cultural que de consumo.

Un ejemplo de estos mecanismos suele verse en grandes marcas como Nike o Apple, donde la elección de indumentaria deportiva o de un teléfono celular termina siendo una elección de vida para el consumidor.

Pero también las estrategias diferenciadas pueden verse en otras escalas. Por ejemplo los autos de alta gama. El cliente sabe que compra un producto exclusivo y, en ocasiones, único y esto le permite a la marca cobrar precios más altos. 

¿Qué son las estrategias diferenciadas de marketing? 

Las estrategias diferenciadas de marketing pueden desarrollarse de diferentes maneras. Como vimos previamente, los elementos a tener en cuenta y los tipos de estrategias varían según los objetivos de la empresa y el producto comercializado. 

Lo que suele darse dentro de las estrategias de diferenciación es que el cliente tiene más importancia, aún a riesgo de que los productos se encarezcan y los costos para la empresa sean más fuertes. Si la estrategia funciona, estará justificado.

A su vez, las estrategias de diferenciación brindan grandes ventajas a las empresas que las utilizan en forma correcta. Sin embargo, en ocasiones, esto puede no verse reflejado dentro de los mercados, ya que el foco está puesto dentro de una segmentación en particular.

Por otro lado, para poder desarrollar esto de manera eficaz. La empresa debe destinar capitales a la investigación de aquello que podría distinguir a la compañía entre los clientes y a la puesta en práctica de un plan basado en la información arrojada por la investigación. 

Esto último con el objetivo de que los productos o la marca se adecúe a aquello que las personas buscan, pero siempre intentado dar un salto en cuanto al diseño, la calidad y la experiencia del cliente.

¿Qué diferencia hay entre estrategia diferenciada, indiferenciada y concentrada? 

Dentro de estas estrategias existen tres clases diferentes entre sí: diferenciada, indiferenciada y concentrada. 

La estrategia diferenciada es aquella que se lleva a cabo cuando la compañía desarrolla dos estrategias mercantiles diferentes a la vez. Es decir, la empresa elabora dos productos distintos (de ahí el nombre de diferenciada) con el objetivo de alcanzar segmentaciones disímiles de potenciales clientes.

En el caso de la segmentación indiferenciada, el foco se pone sobre el comercio a gran escala. Es decir, se busca la masividad. Se elabora a través de una sola estrategia para intentar satisfacer a los clientes en su totalidad. Tal es el caso de las grandes marcas que utilizan un solo slogan a nivel mundial.

Por último la estrategia concentrada se basa, como su nombre lo indica, en poner el foco en un solo grupo de una potencial segmentación. Esto se da, por lo general, en empresas pequeñas o medianas que no tienen la estructura necesaria para campañas de gran escala.

¿Qué tipos de estrategias de diferenciación hay? 

Existen diferentes tipos de estrategias de diferenciación. Estas dependen, en gran medida, de la estructura de la empresa, del producto a comercializar, de los objetivos comerciales, entre muchas otras cosas. Según los objetivos de la compañía, se suele optar por una, aunque también pueden complementarse.

Dentro de las estrategias por las que pueden optarse podemos distinguir tres:

  • Diferenciación por precio: Se basa, como su nombre lo indica, en tener el mejor precio del mercado. Es decir, que el cliente lo elige por su valor. Suele ser la estrategia implementada por las aerolíneas “low cost”.
  • Diferenciación por innovación: En este caso se busca que el producto tenga mejoras tecnológicas constantes. El cliente lo compra por lo que se ofrece a partir de los adelantos tecnológicos.
  • Diferenciación por estilo de vida: Las empresas que se deciden por esta clase de estrategia, basan su enfoque en las sensaciones que puede brindarle el producto al cliente. Es decir, el vínculo no es solo comercial, sino que pasa a ser también emocional.

¿Cuáles son las características de la estrategia de diferenciación amplia? 

Las características de la estrategia de diferenciación amplia varían, en mayor o menor medida, de las necesidades y capacidades de la empresa. Es decir, no es lo mismo si es diferenciada que indiferenciada, como tampoco lo es si la diferenciación pasa por el precio o por la innovación.

Así mismo, existen algunos rasgos comunes dentro de esta herramienta que ofrece el marketing. Es decir, algunas características son transversales a las estrategias de diferenciación en general:

  • Búsqueda de la innovación.
  • Generar idea de exclusividad.
  • Que el cliente vea al producto como algo más que un bien.
  • Enfoque en las necesidades y el confort del cliente.
  • Mejorar la experiencia de compra para el cliente o usuario.
  • Sensación de estar adquiriendo algo único.