Estructura empresarial: ¿Qué es y cuáles son sus características?

Red WAN: ¿Qué es y para qué sirve?

Cada empresa, grande, mediana, pequeña o micro, necesita una organización que identifique las tareas que deben ser llevadas a cabo para su correcto funcionamiento y el orden jerárquico que estas actividades implican. Es decir, una estructura.

Esto se lleva a cabo mediante la estructura empresarial. La forma de ordenar a sus empleados a través sectores y cargos que delimiten sus tareas y las pongan a disposición de la eficiencia de la compañía.

En la siguiente nota veremos qué es la estructura empresarial, cuáles son sus características, qué tipos de estructura empresarial existen y cuáles son sus diferencias con la cultura empresarial.

¿Qué es una estructura empresarial?    

La estructura empresarial es la forma en la que se diagraman las jerarquías de una compañía. Repartir de manera eficiente las responsabilidades y tareas dentro de un negocio, es una parte fundamental para su correcto funcionamiento. 

A través de la estructura empresarial se pueden rastrear y optimizar las diferentes gerencias, secretarías o departamentos que se encarguen del funcionamiento de la misma. Desde aspectos contables, administrativos, de cuestiones vinculadas a los personas que trabajan ahí, etcétera.

Las compañías realizan una consciente elaboración de su estructura, con el objetivo de repartir las tareas que deben llevarse adelante periódicamente. De esta manera, se limitan los diferentes sectores, a la vez que se establece una clara jerarquía. 

El objetivo final es lograr que las áreas cooperen entre sí y mantengan una comunicación coordinada para que la compañía logre una eficiencia real.

La estructura empresarial es el reparto de las tareas de la compañía. Estas actividades son incluidas en los distintos sectores o departamentos. Dentro de los mismos deben establecerse los cargos jerárquicos, de manera de remarcar las responsabilidades y subordinaciones. 

La estructura empresarial no es sólo competencia de las grandes empresas. También la utilizan las pymes o las microempresas. En estos casos suele suceder que una misma persona pueda formar parte de diferentes sectores.

Características    

Para comprender correctamente las características de la estructura empresarial, es necesario entender en profundidad su función. La estructura empresarial se basa en la división de las tareas para mejorar el funcionamiento de la empresa. 

De esta manera resulta conveniente llevar a cabo un organigrama que describa y ordene las funciones de los trabajadores. 

Es decir, una de las principales características de la estructura empresarial es delimitar y explicar de manera eficiente a cada elemento de la empresa cuál es su función dentro de la misma, cuáles son sus responsabilidades y cuáles son los límites de las mismas. 

A través de un organigrama la estructura ingresa de manera visual en el entendimiento de los empleados, para que conozcan sus puestos de la mejor forma. A través de esto se alcanza una correcta clasificación de los responsables más altos y de ahí explicar hacia abajo los cargos de cada uno.

Ejemplo 

La estructura empresarial puede variar según el tamaño de la compañía. Es decir, no será el mismo reparto en una pequeña empresa con pocos empleados que en una grande con una cantidad de departamentos y sectores correspondiente a su tamaño.

Sin embargo podemos encontrar algunas estructuras que suelen ser generales. 

El cargo del Ceo o gerente general de la empresa suele respetarse, de la misma manera que los departamentos de finanzas, contabilidad y recursos humanos, suelen estar presentes en casi todas las estructuras empresariales.

Tipos de estructura empresarial 

Los tipos de estructura empresarial pueden variar según las finalidades y motivos que mueven a la compañía. A su vez también depende del tamaño de la empresa y en qué área industrial se maneje. Sin embargo, siempre es fundamental tener una estructura clara para que los objetivos sean más fáciles de alcanzar. 

Así mismo podemos elaborar una lista de tipos de estructura empresarial para conocerlas mejor:

  • Estructura lineal: Esta clase de estructura tiene su base en el orden jerárquico. De esta manera se le da importancia a las autoridades de cada sector. Uno de los beneficios que conlleva es la fácil comprensión de los roles y los cargos jerárquicos al interior de la estructura. A su vez, como contrapartida, podemos ver que por momentos puede tener una excesiva rigidez.
  • Estructura funcional: Aquí nos referimos a la distribución de las tareas dentro de la empresa según la especialidad de cada empleado. De esta manera se busca la eficiencia a través del conocimiento de cada trabajador. Las ventajas de esta forma de estructurar es que cada empleado se desempeñe con libertad para desarrollar sus habilidades. 

Por otro lado, la falta de un orden jerárquico claro, facilita los errores de comunicación y las directivas contradictorias. 

  • Estructura por división: La compañía basa su organización en aquello que produce, en los lugares donde tiene sus fábricas o sucursales o en los clientes con los que trabaja. 
  • Estructura matriarcal: Por último podemos distinguir esta clase de estructura donde se conjugan la estructura funcional y por división. Dentro de la misma se puede distinguir la estructura vertical: el empleado se vincula a un área o sector según la tarea que realice. Y la disposición horizontal: el mismo empleado se integra a un grupo de trabajo conformado por empleados de distintas áreas. 

¿Cómo se estructura una visión empresarial? 

La visión empresarial es un aspecto fundamental dentro de los objetivos de la empresa. Más allá de la estructura, que es la que permite el correcto funcionamiento de la misma, sin una clara visión empresarial los fines de la compañía no estarán lo suficientemente claros. 

Para confeccionar correctamente la estructura de la visión empresarial, primero es necesario tener claros los puntos de partida y el punto final que se quiere alcanzar. Comprender estos elementos será fundamental para poder alcanzar la meta. 

La visión empresarial no debe ser muy extensa. Es más, en ocasiones no es más que una frase. Aunque también puede ser un párrafo. La idea, sin embargo, es que la visión empresarial sea efectiva, concreta y concisa. 

¿Qué diferencia hay entre organización empresarial y cultura empresarial?

La estructura empresarial, como vimos, son aspectos concretos dentro de la propia organización de la compañía. Es decir, el organigrama que permite conocer las tareas y quienes están encargados de desempeñarlas. 

Por otro lado, la cultura empresarial, no está basada en algo tangible u operativo. Sino más bien ligado a valores o, en otras palabras, a la personalidad que se busca que tenga la empresa. La cultura de la compañía está vinculada a aquellas maneras de pensar y sentir, expresadas también hacia los clientes, que diferencian a nuestra organización de otras. 

Se trata, al fin de cuentas, de lograr la homogeneidad entre las visiones laborales y de vida de los integrantes de la empresa. Para así congeniar las maneras en las que se llevarán adelante los distintos plazos y objetivos que la compañía se plantee a futuro.

 A su vez es una forma de que el cliente identifique, y principalmente, se sienta identificado con la empresa y vuelva a elegir.