Factura: ¿Qué es y para qué sirve?

Constancia de percepciones y retención de impuestos: ¿De qué se trata?

La facturación es una gran aliada para tu negocio o empresa, sobre todo la factura electrónica ya que posee muchos beneficios tanto para tí como para tus finanzas.

Para seguir conociendo más sobre la facturación tradicional y electrónica te invitamos a leer este artículo. 

¿Qué es y para qué sirve la factura?

Una factura es un comprobante de carácter comercial en el que se indica si se ha comprado o vendido un bien y en el que, además puede figurar la prestación de un servicio por lo que posee validez legal y fiscal.  Al poseer este carácter fiscal, su emisión es obligatoria y en ella deben incluirse todos los datos sobre la actividad que se llevó a cabo; en suma, es una acreditación de una transferencia de un producto o servicio tras la compra del mismo.

A su vez, este carácter fiscal y comercial indica que la facturación debe realizarse sí o sí ya que si esto no se hace puede resultar en un delito tributario, perseguido y castigado por las autoridades fiscales del país. 

¿Cuándo se emite la factura?

La facturación es necesaria y obligatoria cuando este proceso recae sobre empresarios o autónomos y en cualquier individuo o sociedad que realiza una transacción de la índole que mencionamos anteriormente, ya sea compraventa o prestación de algún servicio. 

Por lo que es relevante afirmar que siempre que exista cualquier tipo de transacción, la emisión de una factura es necesaria y siempre debe hacerse como prueba de una compraventa ya sea por parte de un autónomo o una empresa constituída. 

Ya sean personas físicas o morales, todos estamos obligados a emitir un CFDI. 

¿Qué acredita la factura?

La factura es un documento físico y de carácter contable donde figura un informe de venta o prestación de servicio; se construye como una prueba de una operación comercial y que, a su vez, le otorga validez a cualquier transacción en el que se asienta el pago de la misma. 

¿Qué es una factura electrónica?

El CFDI (comprobante fiscal digital por internet) que es el equivalente a la factura electrónica, se ha transformado en el documento digital obligatorio en la ciudad de México para dar cuenta de las transacciones económicas para lo que, actualmente, cuenta con el 100 % de utilización en el ámbito financiero. 

La facturación electrónica ha demostrado un gran éxito y efectividad desde su implementación en México por lo que muchos gobiernos latinoamericanos están utilizando esta herramienta cada vez más debido a la gran aceptación en cuestiones financieras y contables. 

Para realizar una factura de manera correcta y según el anexo 20 de la miscelánea fiscal debe incluir los siguientes datos: datos del emisor, datos del receptor, conceptos e impuestos, anexo de información útil para su sistema interno.  

¿Qué es CFDI?

El CFDI es un documento fiscal cuyo objetivo es cumplir con los lineamientos del SAT y cuyas siglas indican cada una de sus características y especificaciones. 

Comprobante: se utiliza para confirmar y justificar que se ha realizado un proceso de compra y venta ante la administración fiscal ya que es un indicador de que efectivamente se llevó a cabo esa transacción y que se han pagado todos los impuestos que esto conlleva. sirve para poder confirmar que se ha producido algo. 

Este comprobante hace constar que se compró, qué se vendió y poder deducir impuestos en determinados casos.

Fiscal: esto indica que la transacción que se llevó a cabo está comprendida dentro del marco legal estipulado y cuyo comprobante cumple con lo requerido por lo que, en definitiva, se ajusta a la legislación que se le aplica.

Las facturas electrónicas deben cumplir con la autorización de un PAC (Proveedor Autorizado de Certificación)  para que adquiera valor.

Se debe indicar la fecha de la transacción, enviarse en tiempo y forma al SAT.

Digital:  la digitalización de los comprobantes fiscales que son creados en un sistema binario permite el almacenamiento masivo pero organizado y fácil de manipular, de la información de los procesos de facturación. 

Su almacenamiento en un disco duro es lo que permite el acceso instantáneo a una factura, ingresando algún dato relevante para el sistema como nombre o fecha de emisión. El almacenamiento digital tiene la característica de ser reproducible y de que se puede recuperar si se daña.

Internet: bien es sabido que el acceso a internet transforma la cotidianeidad de nuestros trámites de una manera más rápida y sencilla y claramente, la facturación no esta exenta de ello, ya que cada CFDI tiene su propio sistema de facturación.

Aunque los beneficios no terminan ahí, a través de la facturación electrónica se ahorra tiempo, dinero, se cuida al medio ambiente y se puede acceder a esa información desde un celular en un restaurante o desde la comodidad del hogar; ya que podremos enviar nuestra factura a un PAC a través de un correo electrónico y desde cualquier parte. 

La facturación electrónica es estable, te brinda seguridad con los más altos estándares, no se realizan costosos mantenimientos a equipos de impresión, si se corta el suministro eléctrico se puede seguir facturando igual, disminuye considerablemente el uso de rollos de papel o cartuchos de tinta., se reduce la demora en la facturación, se minimizan los errores, mayor comodidad y estabilidad.

¿Cuáles son los tipos de factura?

Comprobante de ingreso

Esta es la factura electrónica más común: es cuando el contribuyente emite la factura al cliente por una transacción. 

Comprobante de egreso

Generalmente se la conoce como nota de crédito; este tipo de comprobante ampara devoluciones, descuentos y bonificaciones para efectos de deducibilidad. También pueden utilizarse para corregir o restar un comprobante de ingresos en cuanto a los montos que documenta, como la aplicación de anticipos. Los comprobantes de ingresos pueden estar relacionados a varios CFDI de ingresos o solo uno.  

Comprobante de nómina

Este tipo de documento es aquel que se emite en razón de los pagos de sueldos, salarios y similares y funciona como una factura en la cual figuran los egresos de las compañías; en estos casos, la figura autorizada para emitirla es el empleador ya que es una prueba fundamental para comprobar que cumple con sus obligaciones de patrón. 

Comprobante de traslado

En este comprobante se contempla la posesión de la mercancía por parte del transporte en lo que dure el trayecto; este documento sólo podrá ser emitido por el transportista.

Pero si el propietario del producto debe transportarlo él mismo, el comprobante de traslado corre por su cuenta mientras que si lo hace un tercero, este debe comprobar que el propietario de la mercancía solicitó y contrató el servicio de traslado.  

Comprobante de retenciones e información de pagos

En él se establece la legalidad que implica la retención de impuestos que se generan a partir de la realización de pagos incluso aquellos que residan en el extranjero; este tipo de comprobante no se encuentra en la nómina de los CFDI más comunes ya que se generan de diferente manera. 

Comprobante de recepción de pagos

Si has tenido problemas con las mercancías en relación a un pago no completado o a la prestación del servicio; es decir, que el cliente solo haya pagado parcialmente o no haya pagado en lo absoluto y haya recurrido al pago en créditos, se emite un comprobante de recepción de pago ya que la liquidación total figurará en la factura posterior.