Financiación de proyectos: ¿Cómo realizarlo? 

Mantenimiento Productivo Total (TPM): ¿Qué es y en qué consiste?

Cuando decides comenzar con un emprendimiento es muy importante contar con el capital que te impulse a hacerlo; a esto se le conoce como financiamiento y acarrea muchos beneficios sobre todo para las pequeñas y medianas empresas. 

Si quieres saber más sobre sus características y las distintas fuentes de financiamiento, continúa leyendo este artículo. 

¿Qué es la financiación de un proyecto?

Las financiaciones para proyectos o empresas son parte de un beneficio económico que resulta el principal motor de comienzo o funcionamiento para una empresa o PyME. 

Estas, a su vez, ofrecen ciertos beneficios en lugar de la inversión que se realiza. 

Por lo general las fuentes de financiamiento a las que se recurre son de origen interno, externo, privadas, públicas o dependientes del gobierno y además, pueden ser otorgadas a corto y largo plazo. 

¿Cuáles son las fuentes de financiamiento de los proyectos?

Las fuentes de donde proviene el financiamiento son diversas y se clasifican de la siguiente manera: 

1. Financiamiento interno

Cuando se hace referencia a este tipo de financiamiento se tiene en cuenta al financiamiento que proviene desde la parte interna de una empresa, por ejemplo, puede provenir por parte de los socios de la misma. 

El financiamiento interno se corresponde con lo que se denomina como capital social, que justamente hace referencia al monto de efectivo que invierten los accionistas o socios para darle inicio a las funciones de una empresa. 

El dinero que se aporta lleva incluída la inversión inicial, así como su correspondiente disminución o aumento que se da con el correr del tiempo. 

2. Financiación externa

Cuando se habla de financiación externa, se hace referencia al dinero que ingresa a la empresa desde un tercero y es prestado bajo la condición de no tener relación alguna con la empresa. 

Sin embargo, para percibir este tipo de financiación se deben cumplir algunos requisitos como por ejemplo, poseer un historial crediticio positivo. 

Los préstamos, líneas crediticias, fondos de capital privado y crowdfunding son algunos de los métodos de financiamiento, entre otras fuentes posibles.  

3. Fuentes de financiamiento a corto plazo

Si tu objetivo es realizar algún pago o incrementar tus ingresos a partir del aumento de tus operaciones, esta opción de financiamiento es la opción ideal debido a que genera una rápida liquidez por lo que se cancela en un corto plazo de tiempo.  

Estos financiamientos a corto plazo de tiempo (generalmente duran menos de 1 año) es la más requerida por aquellos emprendedores que buscan una mayor ventaja en cuanto al beneficio económico. 

La principal ventaja de estos financiamientos es que disminuyen las tasas de interés y muchas veces no necesitan tantos requisitos para solicitarlos. 

4. Financiación a largo plazo

Si tu objetivo es pedir un financiamiento que te ayude a concretar un proyecto de gran magnitud o para la compra de algún inmueble, es obvio que necesitas dinero que puedas devolverlo a largo plazo, por lo que este tipo de financiamiento es el que te conviene ya que el plazo de devolución es mayor a un año. 

Por otro lado, debes tener en cuenta que para solicitar este tipo de financiamiento es importante que cuentes con un historial crediticio positivo, además de que la empresa que va a recibir el dinero no presente algún tipo de riesgo o inestabilidad económica para aquella institución financiera que te otorgará el préstamo. 

A su vez, debes tener en cuenta que los intereses que se generan con este tipo de financiamientos son más elevados, por lo que debes ser precavido en cuanto a su manejo. 

¿Cuáles son las características de un financiamiento?

Si bien en México hay muchas opciones a través de las cuales obtener financiamiento hay ciertas características que todas estas tienen en común: 

  • son el puntapié inicial para el comienzo y funcionamiento de una empresa.
  • obtención de beneficios a partir de la inversión que se realiza
  • pueden ser de carácter interno, externo, público o privado 
  • su duración es de corto y largo plazo 

¿Por qué es tan importante el financiamiento?

El financiamiento resulta en una herramienta fundamental para un gran número de empresas, ya que a partir de allí es donde comienza la productividad de la misma y muchas veces, es el único impulso con el que cuentan.  

Una buena manera de acceder a los beneficios del financiamiento es traducible en un incremento productivo, aumento de herramientas tecnológicas y una gran probabilidad de acceder y permanecer en los mercados.  

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de un financiamiento?

Ventajas

  • puedes acceder a un financiamiento inmediato para saldar tus deudas más próximas, rápida y fácilmente. 
  • la financiación se adapta a tus necesidades ya que hace una evaluación de tu situación financiera, sobre los cuales se define en cuánto tiempo lo devolverás además de los intereses que se genera. 
  • podrás prever tus gastos debido a la periodicidad de los mismos, establecidos en cuotas lo cual resulta beneficioso para tus finanzas ya que sabrás con anticipación cuándo debes hacer los pagos. 
  • tendrás conocimiento del total de tu deuda y el saldo a pagar. 

Desventajas

  • la entidad financiera a la que le pedirás el crédito tiene la obligación de pedirte una garantía de pago, que en caso de que no pagues, podrías perder ese dinero. 
  • muchas veces, estos créditos no solo generan intereses sino que también poseen comisiones agregadas que pueden incrementar el monto a pagar.
  • se origina una deuda a largo plazo con la entidad financiera, que arrastrarás hasta que logres devolver la totalidad del mismo. 
  • los trámites iniciales para acceder al préstamo suelen requerir de procesos muy largos, por lo que muchas veces resultan engorrosos por esta misma razón, pero es la fuente más confiable con la que cuenta el banco involucrado con respecto a tus finanzas.