Franquicia: ¿Qué es y cómo funcionan?

Pop up store: ¿Qué son y cómo funcionan?

A la hora de iniciar un negocio siempre se encuentran distintas preguntas difíciles de responder: desde el nombre hasta el funcionamiento del comercio que se busque emprender. Un modelo empresarial que facilita esta clase de cuestiones es la franquicia. 

Una de las formas más utilizadas para abrir negocios en el mundo actual es la franquicia. Una marca que, a través de contratos con nuevos inversores, se despliega en distintos puntos de una ciudad, país o continente. 

Veamos por qué las franquicias son uno de los modelos más elegidos en el mundo empresarial, cómo funcionan y qué son. 

¿Qué es una franquicia? 

Si bien las franquicias parecen un modelo comercial nuevo, tienen casi dos siglos. Comenzaron su existencia en Estados Unidos a mitad del 1800. 

Una franquicia es un modelo de contrato, en el que una compañía o franquiciante o franquiciadora, otorga a una persona física o moral, también llamada franquiciada, derechos y obligaciones vinculados a la comercialización de productos o servicios.

 Esto se enmarca en un espacio geográfico determinado y bajo condiciones estipuladas por la franquiciante. La parte franquiciada debe abonar periódicamente una compensación económica.

La parte franquiciada, es la que tendrá el derecho de utilizar la marca del franquiciante. Para esto debe respetar el modelo de trabajo, la estética y la calidad de los productos seleccionados por la empresa dueña de la marca. 

Existen tres clases de franquicia posibles:

  • Franquicia de distribución: La empresa otorga los derechos de venta de los productos fabricados por él mismo. 
  • Franquicias de servicios: La franquiciadora otorga un servicio y un modelo de brindarlo junto con la marca. En este caso se cede también el prestigio de la marca original, su know-how y la experiencia en el mercado.
  • Franquicia industrial: Combina los contratos de licencia y franquicia. A través de este se otorgan los derechos para la manufacturación y la comercialización de los productos bajo las reglamentaciones impuestas por la empresa que cede estos derechos.

¿Cómo funciona una franquicia? 

El contrato de franquicia es el vínculo a través del cual dos partes acuerdan la cesión de una marca, tanto para su fabricación como para su comercialización. 

Estas dos partes son: el franquiciante, es decir la compañía que traspasa los derechos sobre su marca; y el franquiciado, la persona física o moral que adquiere estos derechos. En este documento legal, se expresan los derechos y obligaciones del franquiciante y el franquiciado. 

A través de la caracterización de los derechos y obligaciones de cada una de las partes podemos observar el funcionamiento del contrato de franquicia:

  • Franquiciador o franquiciante: Es la parte poseedora de la marca. Cede los derechos de la misma a través de un cobro. El franquiciador, además de ser dueño, es quien establece los términos en los que la otra parte deberá iniciar el negocio: nombre comercial, diseño del establecimiento, calidad de los productos ofrecidos. Por otro lado, el franquiciante, también brinda su experiencia comercial, así como también asistencia técnica durante la duración del contrato.
  • Franquiciado: Es quien adquiere el derecho de uso y comercialización de la marca. Es, a su vez, el encargado de realizar las inversiones. A través del pago de un canon, accede a un modelo de negocio establecido junto con otros derechos como: exclusividad en una zona geográfica o en la venta de un tipo de productos. Este canon puede abonarse a modo de “derecho de entrada” o de manera periódica según, por ejemplo, cantidad de ventas.

¿Cuánto cuesta una franquicia? 

El costo de una franquicia puede variar según una gran cantidad de elementos: antigüedad, experiencia, éxito de ventas, facilidad para comenzar el negocio. Existe en México la Asociación Mexicana de Franquicias, una entidad encargada de regular este sistema comercial. 

En la página oficial de la AMF puede encontrarse una lista de marcas que ofrecen franquicias. Esta entidad busca apoyar a las empresas y orientar o ayudar a las personas físicas o morales que quieran ingresar en este modelo de negocio.

Entre los datos brindados por la Asociación Mexicana de Franquicias, están los valores de inversión inicial. Estos oscilan de 20 mil pesos mexicanos, en el caso más bajo, hasta el millón de pesos. De esto depende, claro, qué clase de negocio quieras comenzar.  

¿Cómo es un contrato de franquicia?

El contrato de franquicia es el documento legal donde se estipulan las cláusulas, condiciones, derechos y obligaciones entre las partes. En él, una parte cede el derecho a otra de usufructuar una marca y modelo de comercialización en beneficio propio a cambio de una cuota o canon. Las franquicias suelen ser un modelo elegido por su rentabilidad, ya que su modelo comercial ya está a la vista y por tanto probado para que los nuevos inversores conozcan sus falencias o ventajas.

Este modelo contractual posee determinadas características que lo distinguen de otros sistemas similares. En principio es oneroso, ya que una de las partes recibe una cuota o canon por la cesión de su marca. A su vez es comunicativo ya que en él se expresan los derechos y obligaciones que cada parte contrae. El mismo no tiene un carácter formal, en el sentido de que no existe una exigencia específica a la hora de instrumentarlo. 

Es un contrato de carácter atípico ya que no se encuentra regulado legalmente por la Ley Nacional o por el Código Civil. A su vez es consensual, ya que ambas partes llegan a un consenso sobre los derechos y obligaciones adquiridos. Por esto, es decir por tener dos partes, se lo considera bilateral. 

Por último es de trato sucesivo, ya que las obligaciones estipuladas en él no finalizan al momento de su rubricación, sino que perduran en el tiempo.

Ejemplo

 Existen numerosos ejemplos de empresas que utilizan el modelo de franquicia. A nivel mundial, las más conocidas suelen estar vinculadas a la venta de comida. Podemos nombrar a Mc Donald’s, Burger King, Wendy’s o KFC como marcas que despliegan sus franquicias a nivel mundial.

¿Cuál es el objetivo de una franquicia? 

El objetivo de una franquicia reside en vincular una red de cadenas para la explotación de una marca. Esto se realiza mediante una serie de compañías que repiten totalmente un modelo de comercio propiciado por el franquiciador. 

De esta manera ambas partes se benefician. Una adquiere una forma de negocio probada en el mercado y la otra ve cómo su marca se reproduce sin arriesgar su propio capital.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de tener una franquicia?

Existen una serie de ventajas y desventajas a la hora de abrir u otorgar el derecho de uso de una marca a un tercero. 

Uno de estos beneficios es claramente el reconocimiento de la marca, ya que el posible cliente ya conoce los servicios que esta brinda a otros establecimientos. Esto produce que el franquiciante se ahorre capital en publicidad o marketing para su propia marca.

De esta manera la franquicia es uno de los modelos más elegidos para formar una red de venta y comercialización en los mercados internacionales. 

A su vez, una gran ventaja para quien contrata el servicio de franquicia, es decir el franquiciado, es la dependencia para con el franquiciador. Ante un posible conflicto, el dueño de la marca corre con ventaja. De esta manera se limita la capacidad y flexibilidad para el franquiciado frente a cualquier modificación en el mercado.