Fuente de financiamiento a corto plazo: ¿Cómo sacarle el máximo provecho?

Fuente de financiamiento a corto plazo: ¿Como sacarle el máximo provecho?

Las empresas buscan cientos de caminos para poder saldar todas las deudas que hayan contraído tanto en el corto como a largo plazo. Para realizar una inyección rápida de dinero que le permita sanear considerablemente su estado financiero, recurren a las entidades bancarias que, si hay algo que poseen, es justamente grandes montos de efectivo a disposición.

Las fuentes de financiamiento a corto plazo son una de estas soluciones que encontraron las compañías para poder efectuar en tiempo y forma los pagos que se encuentren por vencer, ya sea a proveedores o prestadores de servicios.

A continuación, te contaremos de qué se tratan estas estrategias, qué importancia tienen para las empresas, cuáles son los diferentes tipos existentes, cómo sacarles el mejor provecho y en qué se diferencian con el financiamiento a largo plazo.

¿Qué es una fuente de financiamiento a corto plazo? 

Una fuente de financiamiento a corto plazo es una de las oportunidades que tienen las empresas para poder solventar los pagos de los gastos que se encuentran próximos a vencer. 

Estas oportunidades que se les presentan son brindadas por parte de ciertas entidades bancarias que tienen un flujo muy grande de dinero en efectivo que es de vital importancia para las compañías que necesitan justamente una inyección de billetes en su economía que les permita salir a flote y no tener deudas.

Los créditos que se les otorgan a estas empresas tienen un vencimiento de 12 meses, que es el motivo por el cual se los denomina como fuentes de financiamiento a corto plazo. En el caso de que sea de un tiempo mayor, será a largo plazo.

Durante la duración de este préstamo, la compañía deberá ir devolviendo paulatinamente el monto total de la operación, incluyendo también los intereses correspondientes que fueron previamente acordados. 

¿Qué importancia tienen las fuentes de financiamiento a corto plazo? 

La importancia de este tipo de financiamientos tiene que ver con que le dan a la empresa aire y dinero fresco en el caso de que haya pagos que deba realizar en muy poco tiempo y no cuente con los recursos suficientes para hacerlos.

El hecho de que la compañía no posea el dinero para cumplir con sus pagos, le otorga beneficios a todos los agentes que forman parte del circuito económico.

Por un lado, la financiera o banco saldrá ganando en el sentido que cobrará intereses y de esta manera no sólo recuperará el dinero que prestó, sino que tendrá un ingreso extra y también ganará un nuevo cliente en caso de que la empresa vuelva a necesitar otro desembolso.

Además, los proveedores y prestadores de servicios del emprendimiento en cuestión también serán ganadores ya que no tendrán retrasos en los pagos por la venta de mercancías o cualquiera sea la razón por la cual la compañía tenga una deuda con ellos.

Finalmente, la empresa también es de alguna manera beneficiaria en esta historia. Esto se da porque no tendrá deudas por pagar y con la inyección de dinero podrá aumentar la cantidad de productos que tenga en el inventario y volver a ponerse en funcionamiento para solventar las pérdidas que puedan significar el hecho de tener que abonar algo extra por los intereses del préstamo.

¿Qué son fuentes de financiamiento a corto plazo sin garantía? 

En el caso de las fuentes de financiamiento a corto plazo sin garantía, estas se tratan de ingresos que obtendrá la empresa sin involucrar a una parte de sus activos fijos ofreciéndo a estos en parte de garantía. 

Asimismo, este tipo de financiación posee 3 clases diferentes de fuentes:

  1. Espontáneas: allí se encuentran los pagos que la empresa debe realizar en un lapso corto de tiempo. En este caso, se trata de ejecuciones que se hacen a menudo en la compañía. 
  1. Bancarias: el objetivo principal que tienen las financiaciones de esta clase es el de permitirle a quien las solicita paliar las deudas que haya contraído y que sean más urgentes de cancelar. Otra de las características que presenta es que son automáticamente liquidadas ya que el dinero se podrá recuperar con el aumento de los productos que los dueños de la empresa comprarán y venderán en el local o tienda que posean, generando de esta manera recursos para no atrasarse en ningún pago de cuotas con la entidad bancaria. 
  1. Extra bancarias: Estas funcionan con la transacción de documentos negociables, adelantos otorgados por parte de terceros y créditos privados. 

¿De qué manera puedo sacarle provecho a una fuente de financiamiento a corto plazo? 

La mejor manera en la que los emprendedores pueden sacarle el máximo provecho a las fuentes de financiamiento a corto plazo es evaluando todas las posibilidades que le otorgarán las entidades bancarias. Nunca hay que quedarse con la primera impresión que reciba por parte de un banco y hay que buscar distintas alternativas hasta dar con la que más se adapte a las necesidades de la empresa.

Para escapar del aprieto que pueda significar el hecho de tener más cuentas por pagar que por cobrar, la solución es buscar asesoramiento financiero y encontrar un plan de créditos a corto plazo que permita no sólo cancelar deudas, sino también invertir en nuevas mercancías que le den una inyección de dinero rápida y sencilla al negocio.

Una de las mejores ventajas que tienen estos financiamientos es que son de valores menores que los que se otorgan a largo plazo. Así es como la persona que lo solicita puede recuperarse de manera mucho más rápida y abonar tanto las cuotas como los intereses con la venta de las mercancías que puede comprar gracias al dinero que ingresó.

Diferencia entre fuente de financiamiento de corto y largo plazo

Estos tipos de financiamiento en los que puede incurrir una empresa que se encuentre con la necesidad de realizar pagos por vencer en un muy corto plazo, tienen varias diferencias entre sí que distinguen a unos de otros.

  1. Período de tiempo. Mientras que el de corto plazo es menor a un año, el de largo se refiere a una cantidad mayor a los doce meses.
  1. Requisitos para conseguir los créditos. En el caso del financiamiento a corto plazo, este aspecto tendrá menos trabas ya que generalmente se trata de montos menores y que serán cancelados en un tiempo más reducido. Por el contrario, en el largo plazo habrá un monto mucho mayor y más chances de que este sea rechazado.
  1. Funcionalidad. Mientras el primero es utilizado para tener flujo de dinero instantáneo, el segundo sirve más para realizar grandes inversiones que perduren en el tiempo o para una persona que desea poder abrir su primer local y necesita de una cantidad mucho mayor de inversiones.
  1. Garantías. El financiamiento a corto plazo generalmente no tiene la necesidad de tener como requisito estricto la presentación de garantías. Por el contrario, el de largo plazo si lo tiene como algo indispensable.
  1. Obtención del dinero. El lapso de tiempo para tener la disponibilidad completa del monto acordado del financiamiento a corto plazo es mucho menor que la de largo plazo, ya que el número en estos casos es más grande.
  1. Intereses. La cantidad de intereses que se le abonan a las entidades que ofrecen los créditos son generalmente mayores en los de corto plazo.