Fuente de financiamiento a largo plazo: ¿De qué se trata?

Fuente de financiamiento a largo plazo: ¿De qué se trata?

Sin lugar a dudas, a la hora de desarrollar una actividad comercial o llevar adelante un emprendimiento de este tipo, los recursos financieros son un factor determinante. Es por ello que quienes pretenden llevar adelante una empresa se plantean, como primera medida, cuáles son los medios económicos con los que cuentan y de qué manera obtendrán aquellos sustentos financieros con los cuales mantenerse en el circuito de producción y/o ventas de manera sustentable.

Así mismo, este tipo de planteos referidos a los recursos económicos con los que se cuenta, no solo propio de quienes se inician en la actividad empresarial. Sino que también es algo que condiciona a todos aquellos que ya se encuentran en el circuito comercial a la hora de emprender nuevas alternativas para aumentar su productividad en el área.

Es por estas cuestiones que en todo circuito empresarial y comercial toman preponderancia las fuentes de financiamiento con las que cada organización, empresa o emprendedor cuenta para su actividad específica. Teniendo en cuenta que las mismas pueden ser internas, generadas por todos aquellos recursos propios con los que se cuenta, o externas, proveniente de agentes económicos privados o gubernamentales.

Y es justamente esta última opción la que nos interesa en este artículo, ya que con las variaciones económicas que afectan los mercados, cada vez son mayores las entidades que ofrecen distintos tipos de financiamientos externos a las empresas y comercios. 

Por ellos, intentaremos describir de qué se tratan los financiamientos a largo plazo, así como cuáles sus características básicas, de dónde pueden provenir y cuáles son los beneficios que conlleva su adquisición, entre otras cosas.

¿Qué es una fuente de financiamiento a largo plazo? 

Tal como lo nombramos anteriormente, una fuente de financiamiento es el medio por el cual una empresa, organización o emprendimiento, adquiere los fondos necesarios de su estructura económica para desarrollar su actividad. 

Por lo tanto, al referirnos a una fuente de financiamiento a largo plazo, nos referimos a que aquella adquisición de fondos, deberá ser saldada o pagada en el transcurso de un año o en un periodo mayor a este.

Si bien es posible generar un tipo de financiamiento con recursos internos o mediante inversiones propias de las empresas, al hablar de financiamientos a largo plazo, mayormente se indica que la misma proviene de agentes externos. Siendo quizás el método más utilizado para adquirir los fondos monetarios necesarios para el crecimiento o progreso comercial.

¿Cuáles son las fuentes de financiamiento a largo plazo? 

En todo ámbito comercial y empresarial es de vital importancia contar con los medios económicos que permitan desarrollar la actividad específica a la que cada organización se dedica. Siendo las fuentes de financiamiento externas una de las posibilidades actualmente más utilizadas por su fácil acceso.

En esta línea, si bien las particularidades con las que cuenta cada opción de financiamiento varían según la opción que se elija por ser más conveniente, entre aquellas otorgadas por  entidades privados o gubernamentales, que permiten ser saldadas a largo plazo encontramos:

  • Créditos y Préstamos Económicos: donde se recibe un monto de dinero específico, con el compromiso de que sea reintegrado en un periodo de tiempo específico, junto con el monto de los intereses preestablecidos al momento de adquirir los fondos.
  • Hipoteca: es un tipo de crédito donde, mayormente, las entidades financieras toman como garantía una propiedad de bienes raíces, la cual podrá ser embargada, vendida o utilizada como medio de pago por el prestamista, en el caso de que el beneficiario no se cumplan con las obligaciones legales asumidas al tomar el crédito.
  • Bonos y Pagarés: son instrumentos legales que permiten materializar una deuda adquirida con el compromiso de ser saldada en el futuro en una fecha específica preestablecida, junto con sus intereses.
  • Acciones: en estos casos, el capital empresarial es particionado y cedido a un nuevo inversionista a cambio capital líquido o efectivo, según los valores que dicho dinero represente en los activos de la organización.

Ventajas de las fuente de financiamiento a largo plazo 

Claramente, a la hora de desarrollar una actividad productiva o comercial, contar con una fuente de financiamiento que podamos ir cubriendo durante un periodo largo de tiempo, es un factor importante para la economía diaria. Ya que permite mantener los activos estables y afrontar nuevas alternativas empresariales, sabiendo que se contará con los tiempos y los medios para cubrirlos durante el paso del tiempo.

Por ellos, es conveniente describir otros características que tienen los financiamientos a largo plazo y que pueden ser resaltadas como beneficiosas para quienes los adquieran:

  • Otorgan un ingreso de efectivo en valores elevados y automático.
  • Los créditos y préstamos de este tipo fijan tasas de intereses bajas.
  • Cada vez son mayores las entidades que otorgan estos financiamientos.
  • Cuentan con varias opciones de financiamiento y mayor flexibilidad de pago.
  • Permiten un aumento en la capacidad operativa y de productividad.
  • Cumplir con las responsabilidades de pago asumidas, favorece el historial crediticio de la empresa y posibilita acceder a nuevos créditos o préstamos en un futuro.

Desventajas de las fuentes de financiamiento a largo plazo 

Por otro lado, acceder a financiamientos a largo plazo no resulta algo sencillo y exige grandes responsabilidades, por lo cual algunas organizaciones pueden considerar poco favorable adquirir fondos mediante este sistema de adquisición de deudas.

En referencia a esto último, a continuación nombraremos algunos puntos que pueden ser entendidos como desventajas de los financiamientos a largo plazo:

  • La aprobación de los mismos conlleva mucho tiempo de análisis de caso.
  • Las entidades que pretendan acceder a uno deben contar con un historial crediticio sólido y favorable.
  • Debido a su largo período activo, debe contar con un respaldo en el flujo de efectivo que permita pagarlo mes a mes.
  • Normalmente, las entidades que los otorgan, exigen distintos tipos de condiciones a cumplir, principalmente en lo que respecta a las garantías de pago. 
  • Las consecuencias por su incumplimiento son más severas que la de aquellos a corto plazo, pudiendo poner en riesgo el futuro de la empresa.

Diferencia entre financiamiento a largo plazo y a corto plazo.

Si bien hemos resaltado la importancia que tienen la adquisición de fondos económicos en el circuito productivo comercial, nos vemos con la obligación de aclarar las diferencias que tienen los financiamientos a corto y a largo plazo.

Por lo tanto, la diferencia primordial radica en el periodo de tiempo en el cual deberá ser saldado cada uno de ellos. Entendiendo que estos (principalmente aquellos a largo plazo) dependen de las características de pago que propongan las entidades encargadas de otorgar dichos financiamientos.

En fin, una fuente de financiamiento a corto plazo es aquella en la cual los fondos recibidos deberán ser devueltos o saldados en un lapso de tiempo menor a doce meses, siempre ajustándose a las especificidades determinadas previo a la adquisición del mismo.

Mientras que, como hemos descrito anteriormente, los financiamientos a largo plazo refieren a aquellas adquisiciones económicas que tendrán activa su obligación de pago durante un periodo superior a un año.

Debido a las particularidades de cada caso, muchas veces los financiamientos a largo plazo son utilizados para grandes inversiones iniciales, que permitan poner en marcha una estructura comercial o incorporar nuevos elementos que doten de una mejor infraestructura con la cual dar un salto de calidad en la cadena productiva o de posicionamiento empresarial.

En este sentido, la mayoría de los financiamientos a corto plazo son utilizados para obtener liquidez de forma inmediata para cumplir con obligaciones primarias o de existir inconvenientes relacionados directamente con los ingresos económicos que se cuentan.

En conclusión, a la hora de realizar algún tipo de inversión empresarial o comercial, toda entidad necesita tener asegurado los medios económicos con los cuales va a afrontar dicha actividad. Y si bien, puede acceder a medios de financiamiento externo, que doten en la inmediatez de aquellos activos que necesiten para cumplir sus obligaciones, necesitará generar un flujo de caja lo suficientemente estable para poder cumplir con los el pago de los créditos tomados a largo plazo, sin poner en riesgo la estabilidad y salud de la organización.