Impuestos de las empresas: ¿Cuáles son y para qué sirven?

Régimen simplificado de confianza: ¿De que se trata?

Todas las empresas en México deben pagar impuestos y tributos. Las microempresas, las pequeñas, las medianas y las grandes. En mayor o menor medida y, en la mayoría de los casos, según sus ingresos, deben abonarlos.

Las preguntas que se hacen muchos contribuyentes, que es como se llama a quien contribuye con el pago de impuestos, es: ¿Por qué se pagan? ¿Cuál es su finalidad? ¿Qué clase de aporte se hace a la hora de pagar impuestos?

En la siguiente nota veremos qué tipos de impuestos pagan las empresas mexicanas, por qué se pagan impuestos, cuáles son los artículos deducibles de impuestos, cómo se clasifican las empresas según sus pagos y mucho más.

¿Qué tipos de impuestos pagan las empresas? 

Las empresas mexicanas, o que tienen domicilio y ganancias en México, deben realizar pagos periódicos a diferentes entes estatales. En algunos casos son al gobierno federal, en otros a los estados y en otros a los departamentos donde se ubican. 

A esta clase de pago se la llama impuestos. Son obligatorios y realizar el pago corre por parte del contribuyente, en este caso la empresa. Sin embargo, no todos los impuestos son iguales. Algunos son cargos sobre las ganancias, otros sobre las ventas y otros sobre la producción. 

Hay impuestos que, si bien son pagados por la empresa, su cargo se traslada a los compradores o consumidores. Esto se hace recargando el precio de los bienes o servicios con el valor del pago del impuesto. 

Tal es el caso del Impuesto al Valor Agregado o IVA. Este se abona ante cada transacción que vincule una compra o venta de un bien o servicio. Aunque no todas las empresas pagan IVA: aquellas vinculadas a la producción primaria no deben hacerlo.

Otro de los impuestos que atraviesan a la mayoría de las empresas mexicanas es el Impuesto Sobre la Renta o ISR. Como su nombre lo indica es un cargo vinculado a los beneficios o ganancias obtenidos por la compañía durante un período. Deben abonar el ISR tanto personas físicas como morales.

También existen otros impuestos, aunque menos frecuentes, debido a que su cobro está más localizado a un determinado sector o industria. Tal es el caso, por citar un ejemplo, del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios o IEPS. 

El órgano estatal encargado del cobro y la fiscalización de los pagos es el SAT o Servicio de Administración Tributaria. Esta institución provee la información necesaria a sus contribuyentes sobre calendarios de pagos. Mantener los pagos al día es obligación de la empresa. 

¿Para qué pagan impuestos las empresas? 

Los impuestos son herramientas que utiliza el Estado para regular o favorecer producciones o el desarrollo de una determinada industria, para distribuir o redistribuir ganancias y para mantener los propios gastos del Estado o realizar obras. 

Si bien la mayoría de los ciudadanos pagan en mayor o menor medida impuestos, es a través del cobro a las medianas y grandes empresas que los diferentes gobiernos pueden obtener una verdadera recaudación.

El destino que tienen los impuestos varía según los gobiernos. Pueden ser utilizados para brindar subsidios, incluso a las propias empresas, para mantener los gastos que el propio estado genera en su estructura, para desarrollar y realizar obras como carreteras, parques, etcétera.

El pago de impuestos es una herramienta que el estado tiene para fortalecer o impulsar determinados sectores de la industria. De esta manera lo que pueden realizar es una quita o baja de impuestos durante un determinado período para que más empresas se vuelquen al sector de la industria deseado.

Así mismo, si el gobierno busca desalentar, por ejemplo, la importación de un determinado producto, entonces se hará el proceso inverso. De esta manera, a través de la suba de impuestos se buscará evitar la compra a otros países de ese bien o servicio.

¿Cuáles son los artículos deducibles de impuestos para las empresas? 

Cuando hablamos de deducción de impuestos hacemos referencia a la instancia en que las empresas pueden retener alguna parte del pago del impuesto a través de una acción como puede ser: compra, donaciones, etcétera. 

La propia ley estipula que en algunas ocasiones las empresas pueden recibir bonificaciones o deducciones por algunos hechos puntuales. En muchos casos están vinculados a que son hechos fundamentales para la existencia de la propia empresa.

Veamos entonces en qué circunstancias la empresa puede obtener una deducción de impuestos:

  • Compra de insumos.
  • Donaciones.
  • El pago de algún impuesto en particular.
  • Gastos operativos fundamentales en su existencia.

¿Cómo se clasifican las empresas según el pago de impuestos? 

Las empresas mexicanas pueden clasificarse según diferentes criterios, todos ellos vinculados a cuestiones relacionadas al pago de impuestos o tributos demandados por el Gobierno Federal. 

De esta manera, podemos decir que las empresas pueden clasificarse, siempre bajo la mirada del pago de impuestos, a través de dos grandes categorías: una referida a su tamaño y una a su actividad industrial.

Con la actividad industrial nos referimos principalmente a si es una empresa productora, distribuidora o de venta al consumidor. Esto marca una diferencia importante en qué impuestos deberá pagar la empresa.

Por otro lado según su tamaño también cambian los impuestos y los montos. En esta categoría encontramos cuatro formas de denominar una empresa: 

  • Microempresa.
  • Pequeña Empresa.
  • Mediana empresa.
  • Grandes empresas.

¿Las empresas sin fines de lucro pagan impuestos?

Las empresas sin fines o ánimos de lucro, son aquellas en las que su actividad principal o fin último no es la obtención de ganancias. Es decir, las organizaciones que no se reúnen con el objetivo de generar beneficios.

Esto no implica que la empresa no comercialice o produzca bienes, sino que la venta o producción de estos no es realizada con fines lucrativos sino, en la mayoría de los casos, para poder solventar otras actividades con fines sociales o benéficos.

De esta forma, la empresa no debe pagar impuestos. Salvo algunas excepciones, donde la producción o venta tenga que abonar IVA, las empresas sin ánimo de lucro están exentas de pagar impuestos.