Indicadores de Compromiso (IOC): ¿qué es y para qué sirve?

Indicadores de Compromiso (IOC): ¿Qué es y para qué sirve?

Las empresas están cada vez más expuestas a ciberataques, por lo que deben contar con herramientas de seguridad informática que les permitan proteger sus sistemas de almacenamiento de datos de cualquier amenaza. Los indicadores de compromiso son una de estas herramientas de ciberseguridad, ya que son pistas que permiten identificar cualquier brecha de seguridad.

Saber qué son los indicadores de compromiso y tener algunos ejemplos de referencia te puede ayudar a reconocer cuál es su importancia en el ámbito de la seguridad informática. No basta con la protección que brindan los sistemas antimalware y antivirus, las empresas deben anticiparse a cualquier amenaza y analizar esos datos que pueden servir para prevenir un ataque.

¿Qué es un indicador de compromiso?

Un indicador de compromiso o indicator of compromise (IOC) es un término que se utiliza para hablar de cualquier rastro o evidencia que indique que se accedió sin autorización a un sistema de datos. Este tipo de evidencia se utiliza para reforzar la estrategia de ciberseguridad y robustecer los sistemas ante cualquier amenaza.

Los indicadores de compromiso se recolectan y analizan cada vez que hay actividades sospechosas dentro de un sistema de datos, por ejemplo, cuando se trata de iniciar sesión muchas veces con los datos de usuario o la contraseña equivocada. Este análisis sirve no solo para reconocer si hubo un ataque, sino para identificar qué tipo de herramientas se utilizaron y cuál era su propósito.

Son elementos que ayudan a detectar actividades maliciosas en cualquiera de los componentes de la infraestructura IT. Tener esta información le permite a las empresas tomar medidas preventivas y estar preparadas para cualquier tipo de ataque o amenaza, o en caso de que se trate de un ataque en curso, responder a tiempo.

Estos indicadores de compromiso se suelen presentar en forma de registro de datos, metadatos, o cadenas de código. La tarea de los expertos en seguridad informática es identificarlos, analizarlos y determinar cuál es su importancia.

Ejemplos de indicadores de compromiso

Existen diferentes tipos de indicadores de compromiso, y cualquiera se puede utilizar para reconocer si los sistemas de datos de alguna organización están expuestos. Cuando un analista de seguridad informática revisa si existen riesgos de un ciberataque, se puede encontrar con uno o varios de estos indicadores de compromiso.

Tráfico de datos inusual

Uno de los indicadores de compromiso más claro es el tráfico de datos desde el servidor de una organización hacia una dirección IP sospechosa. Los ciberataques tienen el propósito de recolectar datos de valor de una empresa y extraerlos hacia un servidor de almacenamiento controlado por el responsable del ataque, por lo que el tráfico de datos hacia direcciones IP desconocidas puede ser un reflejo de ello.

De igual manera, para violar los sistemas de seguridad informática, este tipo de actividades se realiza fuera de las horas de mayor actividad dentro de la empresa, por lo que el tiempo en el que se realiza el tráfico de datos también puede servir como indicador de compromiso.

Cambios en la actividad de los usuarios con privilegios

Los sistemas de seguridad informática limitan el acceso a los datos, por lo que gran parte de ellos solo están disponibles para usuarios de alto nivel. En este sentido, el análisis de la actividad de los usuarios con privilegios también puede servir como indicador de compromiso.

Si desde una cuenta de este tipo se accede a los datos en horarios irregulares, o si se consulta archivos que no tienen ninguna relación con la persona que posee la cuenta, es posible que las credenciales de acceso hayan sido robadas o suplantadas.

Actividad en diferentes regiones geográficas

Las organizaciones suelen tener claro cuáles son las regiones geográficas en las que tienen actividad, por ello, cualquier variación en la ubicación desde la que se accede a los sistemas o a la que se transmiten datos de valor, puede indicar que existen vulnerabilidades de seguridad informática.

Es importante estar atento a estos indicadores de compromiso, pues son los más comunes cuando se trata de un ciberataque.

Numerosas fallas de autenticación

Para acceder a un determinado tipo de archivos de datos es necesario tener una cuenta con privilegios, y si se intenta acceder desde una cuenta con permisos limitados, el sistema refleja que hay un fallo de autenticación.

En la práctica, cuando un atacante ha logrado apropiarse de las credenciales de acceso, intenta entrar al sistema con diferentes cuentas, y cada vez que introduce los datos de una cuenta sin los permisos adecuados se produce una falla de autenticación. Los expertos en ciberseguridad pueden tomar esto como un indicador de compromiso y reforzar los sistemas de seguridad.

Actividades inusuales en la lectura de la base de datos

Una variación inusual en las operaciones sobre una base de datos puede ser un reflejo de que los datos de una empresa están comprometidos. Cuando esto sucede se puede considerar que alguien se infiltró en el sistema y está extrayendo datos de valor.

Numerosas solicitudes de acceso a archivos importantes

Las fallas de autenticación no solo se producen cada vez que se intenta entrar a una parte del sistema que requiere de una cuenta con privilegios, esto también sucede cuando se solicita el acceso a archivos importantes. Los indicadores de compromiso de este tipo son evidentes cuando se trata de consultar un archivo de datos desde la misma dirección IP o área geográfica de una forma excesiva.

Cambios de configuración sospechosos

Otro de los indicadores de compromiso que se suelen ver en el análisis de seguridad informática son los cambios de configuración que se realizaron en los servidores, en los archivos, o en los permisos de acceso. Esto podría representar un alternativa de entrada para un atacante y un aumento en las vulnerabilidades de un sistema ante un malware o virus.

Señales de actividad DDoS

La pérdida de conectividad y la sobrecarga de la infraestructura IT también es un indicador de compromiso. Este tipo de ataques se realizan para saturar el tráfico de datos de una organización, y puede ser altamente perjudicial, ya que afecta todos los servicios que presta y paraliza gran parte de sus procesos.

Tráfico web con conductas sospechosas

Algunas veces los analistas de ciberseguridad se encuentran con un registro de tráfico web que no responde a las conductas de una persona, es decir, encuentran señales de que se trata de un comportamiento automatizado, por lo que lo más probable es que se trate de un bot.

Analizar la conducta de los usuarios que tienen acceso a una base de datos y encontrar algún tipo de anomalía o la presencia de ciertos patrones constituye un indicador de compromiso.

¿Cuál es la importancia de los indicadores de compromiso?

Como mencionamos antes, los indicadores de compromiso sirven para saber si existe alguna brecha de seguridad en un sistema de datos, y tomar medidas que le permitan a las empresas estar preparadas ante cualquier amenaza.

En pocas palabras, son un elemento indispensable para que las organizaciones puedan detectar y reaccionar de una forma más efectiva a un evento de seguridad que ponga en peligro sus datos.

Cuando los equipos de seguridad informática recopilan y encuentran vínculos entre los indicadores de compromiso, pueden identificar actividades sospechosas que los sistemas de seguridad automatizados pasaron por alto. De alguna manera, sirven para tener una capa de protección adicional y reforzar la seguridad de los datos.

Hay que tener en cuenta que cuanto estas actividades sospechosas se identifican a tiempo, los equipos de seguridad informática tienen un mayor margen de maniobra. Es decir, pueden tomar mejores decisiones y responder a tiempo, lo que evita que los problemas se extiendan y causen daños mayores.