Insolvencia: ¿Qué es y cómo se da?

Estanflación: ¿Qué es y cuáles son sus causas?

En este artículo te contaremos todo lo que necesitás saber acerca del estado de insolvencia de una persona o de una empresa. Entérate cómo actuar en el caso de ser deudor o acreedor, qué autoridad competente se encarga de esa situación y qué significa entrar en convocatoria de acreedores. 

¿Qué es el estado de insolvencia? 

 Se llama estado de insolvencia a aquella situación en la cual el estado patrimonial de un deudor, sea una persona física o una empresa, se encuentra con que no puede cumplir con las obligaciones de pago ya que carece o no cuenta con los medios económicos para hacerlo. 

 Esta insolvencia puede ser de hecho o inminente, con lo cual deben intervenir las autoridades jurídicas a cargo, para ordenar el pago de las deudas y, quizás, convocar a un concurso de acreedores, herramienta jurídico económica que permite definir el estado de situación de la cuestión y que un tercero, objetivo e imparcial, generalmente un juez, administre el dinero o las posibles fuentes de dinero para cumplir con el o los acreedores. Si se alcanza a llegar a la convocatoria o concurso de acreedores, la empresa o comercio se encuentra en situación de quiebra.  

¿Qué tipos de insolvencia hay?

 Existen diversos tipos de insolvencia, que dependen de las circunstancias, de los actores involucrados (sujeto físico o empresa), de la cantidad de acreedores y de la situación económica del deudor. 

 Lo que determina, en última instancia el tipo de insolvencia, es el patrimonio con el cual cuenta el deudor. Ya hemos visto que este se encuentra en una situación en la cual no puede afrontar con regularidad y suficiencia sus obligaciones económicas actuales o a futuro. 

 El estado de insolvencia, entonces, puede producirse incluso cuando el deudor cuenta con un patrimonio suficiente, compuesto de alguna manera por lo que se conoce como activos inmovilizados, es decir, bienes inmuebles, muebles o herramientas fuera del mercado. Esta situación lleva a que existan dos tipos de estado de insolvencia: 

  • Insolvencia actual: en este tipo de insolvencia, el deudor, sea una persona física o una empresa, no tiene ninguna posibilidad de cumplir con el pago de sus deudas.

 Las leyes, generalmente similares en toda la región latinoamericana, lo obligan a que se presente ante la justicia y solicite ante la autoridad correspondiente un concurso de acreedores, aquellos que deben cobrar la deuda, quienes serán convocados por la autoridad para que se presenten, demuestren la documentación que justifica la deuda y dejen en manos del juez el proceso que llevará a la devolución de los montos adeudados. 

  • Insolvencia inminente: en este tipo de insolvencia, el deudor, sea una persona física o una empresa, calcula o llega a la conclusión de que no podrá hacerse cargo de los montos adeudados a corto, mediano o largo plazo.

A diferencia del estado de la insolvencia actual, las leyes que rigen estas situaciones no lo obligan a pedir la convocatoria o concurso de acreedores, pero sí le da la posibilidad al deudor de que lo pueda hacer, es decir, este puede, si quiere, iniciar el proceso de la convocatoria ante el inminente estado de insolvencia. 

 Otra diferencia con el estado de insolvencia actual, es que los acreedores no pueden presentarse ante la justicia y exigir que esta convoque a un concurso de acreedores, dado que la insolvencia aún no se ha producido, aunque esté cercana y sea una posibilidad. Solo el deudor, en este tipo de insolvencia, está facultado por la justicia para pedir que se realice el proceso y la posterior convocatoria.  

¿De qué se trata la Ley de Insolvencia en México? 

 La conocida Ley de Insolvencia en México dicta que ante un estado de quiebra, el deudor se verá impedido de administrar sus bienes y estos pasarán a estar bajo el control de un síndico, figura jurídica que se encargará de manejarlos hasta que el deudor salde sus deudas con los acreedores, ya sea de manera total o hasta donde los bienes del deudor alcancen, con lo cual se corre el riesgo de que no se totalice el pago absoluto e íntegro de la deuda. 

 Lo que establece esta Ley, además, es que para vigilar y controlar las actividades realizadas por el síndico y su administración, el juez a cargo puede nominar hasta un total de cinco acreedores, declarados interventores. Este control, entonces, busca que se evite el remate de los bienes con los que cuente el deudor, que su comercio o empresa no sea rematada, pero a su vez que este cumpla con sus pagos adeudados. 

¿Cuáles son los riesgos por insolvencia? 

 Los riesgos que se corren en un estado de insolvencia, actual o inminente, son la pérdida de la administración del comercio o empresa durante una determinada cantidad de tiempo, que los acreedores declarados como interventores o el síndico dispongan con mala praxis del manejo de la situación con el fin de cobrar sus deudas, y el riesgo principal es el remate de uno o varios bienes, incluso la empresa matriz que generó la deuda u otras fuentes de ingresos que cuentan con superávit. 

 Sea cual sea el proceso de convocatoria de acreedores y quiebra, los riesgos del deudor son tan mayúsculos como diversos, y hasta un punto impredecibles.   

¿Cómo y dónde se realiza una declaración por insolvencia? 

La declaración de insolvencia se realiza ante las autoridades competentes, en este caso ante la justicia mexicana a cargo del ámbito ecónomico civil-penal. La declaración se realiza por el deudor, debiendo presentar este la documentación acorde que demuestre el estado de insolvencia actual o inminente, informando, a su vez, sobre la cantidad de acreedores que corren el riesgo de no cobrar sus deudas, para que sean convocados por el juez o la autoridad competente en esta instancia.  

¿Cómo se puede obtener una constancia por insolvencia? 

 Para obtener una constancia por insolvencia, el deudor está obligado a presentarte ante la justicia competente. Los únicos organismos autorizados para obtener esta constancia son los de la administración pública. De ninguna manera un estudio jurídico privado puede dictar esta constancia, aunque sí ayudar a presentar la documentación requerida por la autoridad competente. 

¿Cuál es el principal motivo por el cual las empresas caen en insolvencia? 

 El principal motivo por el cual las empresas caen en insolvencia es un mal manejo administrativo de la misma, una inadecuada inversión o una situación adversa ajena a la empresa, que involucra a la economía de todo el país, e incluso, a la del mundo, tal como se ha visto con la pandemia surgida en el año 2020. 

¿Cuáles son los elementos de una insolvencia fraudulenta?

 Los elementos de una insolvencia fraudulenta surgen cuando el deudor entiende que debe afrontar, de manera inminente, un estado de insolvencia, y se apura a rematar algunos bienes, a resguardar su capital pasándoselo a un tercero o a vender la empresa que originó la deuda. Ante estas acciones, la justicia puede investigar y determinar que el deudor ha actuado de mala fe, con lo cual la carátula del expediente señalará el posible fraude económico.