Liquidación de empresa: ¿De qué se trata?

Liquidación de empresa: ¿De qué se trata?

Cuando una empresa entra en quiebra o cumple sus objetivos pactados con anterioridad, entra en un proceso de cierre, a través del cual vende sus activos y salda sus deudas con los acreedores. Esto es conocido como Liquidación de Empresa.

Se trata de un proceso legal donde la empresa literalmente liquida todos sus activos. En la mayoría de los casos esto sucede por estar la compañía en quiebra, de manera que la venta de muchos de esos activos se utiliza para cubrir los pasivos, es decir las deudas que la empresa había contraído con anterioridad.

En la siguiente nota veremos qué es la liquidación de una empresa, cómo se realiza, quién puede liquidar una empresa, cuáles son los principales motivos para que esto suceda y mucho más.

¿Qué es una liquidación de una empresa? 

Se llama liquidación de empresas a aquello que sucede cuando una compañía declara la quiebra. Es decir, que no puede hacer frente a sus obligaciones económicas debido a que las pérdidas son más altas que los beneficios.

La liquidación de empresas es el proceso legal que debe atravesarse para que esto suceda, ya que no puede cerrarse la compañía sin más. Se debe hacer frente a las obligaciones que se hayan adquirido. Para que esto suceda los activos son liquidados.

En otras palabras, la liquidación de una empresa se traduce en la extinción o cierre de la misma. Este proceso permite a los socios o dueños saldar las obligaciones pendientes. A su vez, si esta tuviera créditos o ventas por cobrar, deberán ser cobrados. 

El patrimonio que resulte de los activos por cobrar y los pasivos por pagar, es lo que deberá repartirse entre los socios, dueños o accionistas. No sin antes haber saldado todas las deudas y, en caso de que fuera necesario, abonado las liquidaciones de sus empleados.

¿Cuál es el proceso de liquidación de una empresa?

A grandes rasgos, durante este período lo que se hace es vender todos los activos. El objetivo es generar liquidez para poder hacer frente a las diversas deudas que la empresa pudiera tener.

A tal fin, la empresa designa liquidadores que son los que llevarán a cabo la liquidación de la compañía. Estas son las personas encargadas de llevar adelante el proceso legal abierto por la quiebra y la liquidación. 

Los liquidadores son quienes realizan los inventarios para hacer el respectivo balance de la compañía. A su vez, llevan adelante las transacciones para finalizar la liquidación. En caso de que existan problemas legales durante este período, los liquidadores representan a la compañía. 

Los liquidadores también exigen los derechos adquiridos con terceros, es decir los pagos que no se han recibido. Los bienes y activos de la empresa son vendidos para generar la liquidez necesaria para pagar a los acreedores. Finalmente son quienes se sientan con los acreedores para para saldar las deudas y ordenar los pagos.

¿Cuánto dura un proceso de liquidación de una empresa? 

La liquidación de una empresa es un proceso que debe seguir un orden legal para que tenga validez. Es decir, no puede realizarse de cualquier manera. Caso contrario la compañía estará excediendo los límites de la ley. 

En este marco legal, la empresa debe informar sobre el comienzo del proceso de liquidación judicial. A partir de ese momento todos los acreedores, es decir a quienes la empresa les debe, cuentan con veinte días para presentar el crédito que poseen a los liquidadores. Los mismos deben poder comprobar la existencia y legalidad de este crédito.

¿Qué pasa cuando una empresa entra en liquidación? 

Cuando la empresa entra en liquidación comienza el proceso de cierre de la misma. Igualmente debe seguirse el curso legal para que la extinción de la misma no deje deudas pendientes. 

Por otro lado, quienes deben ser debidamente notificados son los empleados. Estos deben percibir una correcta liquidación de sus salarios y la indemnización correspondiente a cada caso

Una vez realizado este proceso, la empresa puede conservar su razón social. Incluso puede seguir funcionando, con el único detalle de que en la razón social figurará la leyenda “en liquidación. Los liquidadores realizarán todo el proceso correspondiente a la liquidación.

¿Cuándo se puede liquidar una empresa?

Los casos de liquidación de empresas no solo se dan por eventuales quiebras de la compañía. En realidad podemos distinguir cuatro escenarios en los que se puede generar la liquidación de una empresa. No necesariamente esto se da por malos resultados de la compañía. Incluso, a veces puede ser todo lo contrario. 

En primer lugar, puede liquidarse una empresa por decisión de sus socios o accionistas. Cuando los socios deciden que la empresa deje de funcionar, entonces se procede a la liquidación para saldar todas las deudas de la misma.

También puede darse por la finalización del período por el que se creó la empresa. Esto se da en casos en los que, en el estatuto de la empresa, figura una fecha límite o de expiración para la sociedad.

También hay compañías que incluyen en su estatuto una serie de objetivos que, al ser cumplidos, la sociedad se disuelve. Una vez cumplidas estas condiciones, la empresa pasa a liquidación.

Por último, también puede suceder, tanto que se consiga el objetivo para el que se constituyó la sociedad o lo contrario. Que el objetivo resulte imposible y deba disolverse la compañía.

¿Qué hay que hacer para liquidar una empresa?

Para realizar una correcta liquidación de la empresa deben seguirse una serie de pasos de manera que no exista ningún error. Esto es lo que debe realizarse:

  • Realización del correspondiente balance de liquidación.
  • Los socios deben acordar y aprobar esta disolución y la correspondiente liquidación de la empresa. Así mismo debe ser aprobado el balance y, finalmente, el reparto de la liquidez que quede.
  • El administrador o liquidador debe certificar el acuerdo para liquidar que hubieran aprobado los accionistas.
  • La liquidación final debe ser firmada ante un escribano público. A esto se lo llama Escritura Pública de Liquidación.
  • Cierre de las cuentas corrientes de la empresa.
  • Bajar a la empresa de los vínculos impositivos o laborales.

¿Quién líquida una empresa?

Los socios o accionistas de la compañía deben designar un liquidador o varios liquidadores. Estos deben trabajar en conjunto con los contadores de la empresa. El liquidador será quien se encargue de cobrar las deudas, pagar a los acreedores y realizar el reparto de beneficios entre los socios.